Última hora
This content is not available in your region

Bulgaria abre sus pistas de esquí pese a la pandemia

euronews_icons_loading
Bulgaria abre sus pistas de esquí pese a la pandemia
Derechos de autor  Cleared
Tamaño de texto Aa Aa

Las estaciones de esquí de Bulgaria han abierto al público. La primera en prepararse para la temporada de invierno fue Bansko, uno de los destinos turísticos más importante del país.

Se aplican las reglas de la pandemia: el distanciamiento social y las mascarillas son obligatorios en los espacios cerrados, mientras que los restaurantes solo pueden servir comida para llevar y deben cerrar a las 10 de la noche. Los teleféricos se desinfectan tres veces al día, aunque el número de personas a bordo no está limitado. También se anima a los pasajeros a abrir las ventanillas para mejorar la ventilación

"El complejo de Bansko fue cerrado totalmente durante la primera ola del coronavirus en primavera. Sin embargo, los profesionales del turismo se quejaron de que la medida fue excesiva y que las nuevas reglas son lo suficientemente estrictas", cuenta desde allí el enviado especial de euronews Damian Vodenitcharov.

La sombra de lo ocurrido en el complejo austríaco de Ischgl, uno de los focos de infección de COVID-19 en marzo, aún pesa sobre sobre el turismo de invierno. Así lo reconoce Ivan Obreykov, director de la zona de esquí de Bansko: "Bansko fue cerrada cuando aún no había excesivos casos de COVID-19 en el país. Las autoridades reaccionaron siguiendo las medidas tomadas en las estaciones de esquí de Europa Occidental. Y la enfermedad se estaba extendiendo en los bares, no en las pistas de esquí. Por eso el gobierno búlgaro ha decidido abrir las estaciones de esquí".

De regreso en la capital, Sofía, el gobierno espera una vez más que un turismo interno fuerte pueda mitigar la crisis financiera. La ministra de Turismo explicó a Euronews su importancia: "Este año estamos experimentando una caída del 70% en las reservas. Las ganancias en el sector estaban en auge antes de la pandemia. En 2019, las ganancias del turismo superaron los mil millones, para que se puedan hacer una idea de la magnitud de la pérdida financiera. Es por eso que una vez más contamos con nuestros compatriotas, así como con turistas de países vecinos que pueden visitarnos con sus propios coches".

Otro tema muy debatido es la ayuda financiera al turismo. Los empresarios de este sector han sido muy activos al respecto desde el comienzo de la pandemia, a menudo amenazando con organizar protestas si no se cumplen sus demandas. Bares, restaurantes y hoteles se beneficiaron de importantes recortes de impuestos en verano, además de programas de estímulo para intentar evitar despidos.