Última hora
This content is not available in your region

Científicos turcos crean una prueba de COVID-19 con un 99% de fiabilidad en 10 segundos

Los científicos siguen trabajando en crear pruebas de COVID-19 más rápidas, fiables y que eviten el incómodo bastoncillo en la nariz que implican las PCR o los tests rápidos.
Los científicos siguen trabajando en crear pruebas de COVID-19 más rápidas, fiables y que eviten el incómodo bastoncillo en la nariz que implican las PCR o los tests rápidos.   -   Derechos de autor  Fareed Khan/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Científicos del centro de investigación de una universidad de Turquía afirman haber una prueba de coronavirus ultrarrápida con una precisión del 99% que puede devolver los resultados en 10 segundos, todo ello sin necesidad de tomar una incómoda muestra nasal.

El Diagnovir, desarrollado por investigadores de la Universidad de Bilkent, es un kit de diagnóstico que, según explica el equipo, utiliza la nanotecnología para detectar COVID-19 en un paciente.

Primero, se toma un hisopo de la boca del paciente antes de mezclarlo con una solución. La mezcla se añade a un chip de detección de patógenos. "Detecta la presencia de patógenos con gran precisión al recibir una señal fluorescente", dijo Ali Aytac Seyman, investigador del Centro Nacional de Investigaciones Nanotecnológicas (UNAM).

A continuación señaló que, a diferencia de la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), la más utilizada, que detecta material genético específico en una muestra antes de amplificarla, el Diagnovir "se centra en la existencia o no existencia del virus utilizando métodos ópticos avanzados".

Esto, dice, puede dar a un paciente un resultado positivo en 5-10 segundos, pero tardaría hasta 20 segundos si el resultado es negativo. El análisis de prueba de PCR puede tomar mucho más tiempo.

Los investigadores están tratando de obtener la aprobación de las autoridades turcas para comenzar la producción en masa de los kits en los próximos dos meses. Esperan que eventualmente reemplacen a las pruebas de PCR.

"Descubrir rápidamente que una persona es positiva [por la COVID-19] para luego ponerla en cuarentena es muy importante para controlar la pandemia", dijo el rector de la Universidad de Bilkent, Abdullah Atalar, a la Agencia Anadolu. Sugirió que este tipo de tecnología podría utilizarse también para detectar otros coronavirus.

¿Se ha usado la nanotecnología para detectar coronavirus antes?

Sí, y otros expertos de todo el mundo han estado usando esta línea de investigación para desarrollar sus propias pruebas rápidas para COVID-19.

"El coronavirus es una partícula con un diámetro de 150 nanómetros", dijo Atalar, quien agregó que los investigadores de la UNAM han estado trabajando en nanopartículas durante años. "Este es exactamente su campo de especialización. En cuanto se reportaron los primeros casos en Turquía, comenzaron a trabajar en el proyecto".

En 2019 científicos de Corea del Sur también publicaron detalles sobre el uso de nanopartículas de oro para probar el MERS-CoV, el coronavirus que causa el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS). Tal prueba toma 10 minutos para que los resultados sean visibles y se puede llevar a cabo en las primeras etapas de la enfermedad.

Usando esta lógica, los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland y de la Universidad de Nápoles Federico II han llevado a cabo por separado sus propios estudios para crear una prueba para COVID-19 basada en nanotecnología.

Hassene Dridi/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
La fiabilidad de los tests rápidos preocupa a algunos expertosHassene Dridi/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

¿Qué tipo de pruebas se están utilizando actualmente?

Se dice que la prueba de PCR es el estándar de oro para COVID-19; sin embargo, los resultados pueden tardar algún tiempo ya que las muestras deben enviarse a un laboratorio para su análisis con un equipo especializado. Los plazos van desde 3 o 4 horas, en el mejor de los casos, hasta 48 horas dependiendo de la saturación de los laboratorios.

Más recientemente se han introducido pruebas de flujo lateral o tests rápidos de antígenos que se supone que dan el resultado de la prueba de COVID-19 en menos 30 minutos. Sin embargo, han surgido dudas sobre la precisión de dicha prueba, y se aconseja a algunos pacientes, por ejemplo quienes ya presentan síntomas, que no la realicen por el riesgo de falso negativo.

También se pueden usar, aunque están menos extendidos, tests de tipo ELISA, que detectan anticuerpos, además de antígenos. El proceso es relativamente simple pero requiere un laboratorio especializado.

Las dificultades para realizar pruebas son uno de los mayores rompecabezas en el control de la pandemia de COVID-19.