Última hora
This content is not available in your region

¿Qué ingredientes tiene la vacuna de Moderna contra la COVID-19 y en qué se diferencia de Pfizer?

La vacuna de Moderna en acción en Estados Unidos
La vacuna de Moderna en acción en Estados Unidos   -   Derechos de autor  Jacob Ford/(C) Odessa American
Tamaño de texto Aa Aa

Las dos vacunas más extendidas en los países occidentales se basan en la tecnología del ARN mensajero, un pequeño fragmento de código genético, que permite a nuestro cuerpo crear anticuerpos contra el nuevo coronavirus. Sin embargo hay diferencias en su composición.

La agencia federal del Medicamento estadounidense, FDA, ha publicado prospectos que detallan los ingredientes de cada vacuna aprobada para su uso de emergencia por la pandemia de COVID-19. Muchos ingredientes son similares pero hay diferencias.

La Agencia Europea del Medicamento también ha publicado datos sobre la vacuna de Moderna (PDF), tras ser aprobada este 6 de enero, y las especificaciones de la de Pfizer/ BioNTech (PDF).

Mientras que la mayor parte de sustancias de la vacuna creada por Pfizer y BioNtech son lípidos y sales inocuas, la de Moderna tiene otros componentes. La dferencia estriba en el método de conservación de la fórmula. Mientras Pfizer utiliza principalmente sales, la fórmula de Moderna está basada en ácidos.

El ingrediente principal: ARNm

Es el mismo principio que la vacuna de Pfizer/ BioNTech: el ácido ribonucleico mensajero (ARNm) un revolucionario método que en lugar de inocular un virus atenuado consiste en recrear en laboratorio la secuencia genética de las "proteína espiga", los picos que utiliza el virus para invadir nuestras células.

Esta información sintética provoca una respuesta del sistema inmunitario que "aprende" a defenderse contra este tipo de virus. Se considera menos arriesgado que inocular un virus vivo.

Los lípidos

Como la vacuna de Pfizer/ BioNTech, la de Moderna contiene lípidos que ayudan a la conservación del delicado código genético y a su transmisión a nuestro organismo. En la lista presentada por la FDA se incluyen los siguientes, la mayoría sintéticos, utilizados en microbiología.

  • [SM-102] Posiblemente heptadecan-9-yl 8-((2-hydroxyethyl)(8-(nonyloxy)-8-oxooctyl)amino)octanoate
  • [PEG2000-DMG] 1,2-dimyristoyl-rac-glycero-3-methoxypolyethylene glycol-2000, una nanopartícula que facilita la asimilación.
  • Colesterol (también presente en la vacuna de Pfizer)
  • [DSPC] 1,2-distearoyl-sn-glycero-3-phosphocholine un fosfolípido utilizado en otras preparaciones.

Estabilizadores del ácido

  • Tris (tromethamine), un amino utilizado en preparaciones para equilibrar los ácidos
  • La variante Tris HCl (tromethamine hydrochloride)

Ácido

  • Ácido acético, en otras palabras, vinagre.
  • Acetato de sodio, las sales del ácido acético

Azúcar

  • Sacarosa, ayuda a conservar las partículas

Aquí radica la principal diferencia con la vacuna de Pfizer que principalmente intenta regular el PH gracias a sales en lugar de utilizar ácidos. El objetivo en ambos casos es regular los ácidos para que el "rey" de la vacuna, el ARNm se mantenga estable.

Moderna presentó resultados preliminares con una eficacia del 94,5% frente al nuevo virus, similar a la de Pfizer/ BioNTech. La muestra en los ensayos clínicos era algo menor con unos 30.000 pacientes frente a los más de 40 de Pfizer.

La vacuna de Moderna se desarrolló gracias al programa federal de desarrollo de vacunas "Operation Warp Speed".

Una de las principales diferencias entre la vacuna de Pfizer y la de Moderna es que esta última no necesita una cadena de frío extremo, lo que facilitará las tareas logísticas. Puede permanecer estable a entre -30º y -20º C y aguantar hasta un mes en un frigorífico. Sin embargo esta vacuna es más cara, de hecho es la más cara, con 31 € por dosis, frente a los 17 € por dosis de la de Pfizer. Entre las dos encontramos la vacuna china Sinovac con 25 € por dosis.

Otro de los factores que implica la logística es que el mínimo de dosis que se pueden distribuir para Pfizer es de casi 1.000, mientras que la vacuna de Moderna se puede distribuir en lotes mucho más manejables de 100 dosis.

Tanto en Europa como en Estados Unidos las autoridades no han dado la plena autorización a las vacunas sino una autorización a su uso "condicional" en razón de la emergencia por la pandemia de COVID-19, considerando que los beneficios son mayores que los riesgos a los que nos exponen estos compuestos.

Efectos secundarios

Un detalle clave de las dos vacunas, tanto la de Pfizer como la de Moderna (y de la mayoría de vacunas contra la COVID-19), es que se trata de vacunas reactogénicas, es decir, que provocan una reacción en el sistema inmune del paciente, así que no es extraño que resulten más molestas que otro tipo de vacunas.

Por otro lado, como señalábamos los expertos consideran más fáciles de controlar las vacunas ARNm porque no se está inoculando un virus sino una secuencia genética de síntesis.

Los temidos efectos secundarios en general son leves y pasan en unos pocos días, según los primeros informes.

Los más comunes, para las dos vacunas, son dolor en la zona de la inyección, fatiga, dolor articular o dolor de cabeza, fiebres o escalofríos.

Los adultos jóvenes, con sistemas inmunes más fuertes, parecen sufrir más efectos secundarios que las personas de más edad. Los efectos secundarios son más comunes tras la segunda dosis.