Última hora
This content is not available in your region

Incredulidad y condena unánime de los líderes europeos al asalto del Congreso estadounidense

euronews_icons_loading
Captura de pantalla de la cuenta oficial de Emmanuel Macron
Captura de pantalla de la cuenta oficial de Emmanuel Macron   -   Derechos de autor  Twitter
Tamaño de texto Aa Aa

La comunidad internacional se lleva las manos a la cabeza ante las imágenes del asalto a uno de los Parlamentos más antiguos del mundo. Los líderes de la Unión Europea han estado entre los primeros en reaccionar y entre los más vehementes.

El presidente del Gobierno español Pedro Sánchez fue uno de los primeros en intervenir diciendo seguir con preocupación la situación y esperando que la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca suponga una nueva etapa para los Estados Unidos.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, calificó las escenas de Washington de “impactantes” y enfatizó que “se debe respetar el resultado de esta elección democrática”.

El presidente francés Emmanuel Macron fue más allá con una intervención en vídeo en la que dijo que las imágenes y lo que estaba ocurriendo, una invasión del "templo secular de la democracia" de Estados Unidos "no es América" en un mensaje titulado "creemos en la democracia".

Alemania, por boca del vicecanciller Olaf Scholz ha denunciado directamente a Donald Trump como instigador de los increíbles sucesos del Capitolio. Scholz decía que las imágenes son inquietantes y muestran hasta qué punto Donald Trump ha dividido al país. "Joe Biden tiene un duro trabajo por delante para unir de nuevo a los estadounidenses" ha dicho.

La presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen se limitó a retuitear a Joe Biden diciendo que confía en la fuerza de las instituciones y la democracia estadounidenses. "Una transición pacífica es esencial. Joe Biden ganó las elecciones. Estoy deseando trabajar con él como próximo presidente de los Estados Unidos".

Incluso líderes con cierta sintonía con Donald Trump como el primer ministro británico Boris Johnson han condenado las "vergonzosas" imágenes del Capitolio diciendo que es vital que haya una transición de poder pac´ífica y ordenada porque Estados Unidos "defiende la democracia" en todo el mundo.

El primer ministro holandés Mark Rutte ha llamado a reconocer "hoy mismo" a Joe Biden como presidente ante estas "horribles" imágenes.

La conmoción fue el sentimiento mayoritario entre los mandatarios, como manifestó el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en su Twitter, donde calificó el suceso de “vergüenza democrática” y pidió el cese de este "ataque a las libertades".

Atónito se mostró el canciller de Austria, el conservador Sebastian Kurz: "Conmocionado por las escenas en Washington. Este es un asalto inaceptable a la democracia. Debe asegurarse una transferencia de poder pacífica y ordenada". “Imágenes inquietantes” para el primer ministro de Portugal, António Costa, que pidió respetar el resultado de las elecciones “con una transición pacífica y ordenada del poder".

El embajador adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitry Polyanskiy, también condenó “la violencia de cualquier tipo”, pero lanzó esta pregunta al aire: “¿Por qué se llama “al asalto de los manifestantes del #Capitolio estadounidense terrorismo doméstico y eventos similares y mucho más sangrientos en Kiev en 2014 "revolución de la dignidad?"

Ola de indignación mundial, empezando por las Américas

Fuera de Europa, el primer ministro canadiense Justin Trudeau confiaba en que la democracia estadounidense resistirá estos ataques y que todo el país está apenado e inquieto a la vista de estas imágenes.

Venezuela no dejó pasar la ocasión. A pesar de señalar su preocupación por los hechos y esperar el cese de la violencia, la Cancillería venezolana expresó en un breve comunicado que "con este lamentable episodio, Estados Unidos padece lo mismo que han generado en otros países con sus políticas de agresión". El Ejecutivo de Nicolás Maduro también "condena la polarización política y la espiral de violencia" que, a su juicio, "no hace sino reflejar la profunda crisis por la que actualmente atraviesa el sistema político y social de Estados Unidos".

Sus vecinos latinoamericanos, por otra parte, mostraron su confianza en las instituciones estadounidenses, como Chile, Ecuador o Costa Rica. El país centroamericano reiteró su condena a la violencia y expresó su confianza en "la solidez histórica de la institucionalidad democrática de los Estados Unidos de América, así como en el profundo sentimiento de respeto por el Estado de Derecho".

Un mensaje parecido lanzó el presidente chileno, Sebastián Piñera, que también condenó “la violencia e indebida interferencia con las instituciones constitucionales” estadounidenses; mientras que el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, confió en que "los valores democráticos" de Estados Unidos "prevalecerán frente a cualquier intento de menoscabar sus instituciones".

El presidente de Colombia, Iván Duque, manifestó su “solidaridad y respaldo a los honorables miembros del Congreso y a todas las instituciones", en un mensaje de rechazo en su cuenta de Twitter en el que reiteró también su confianza en las instituciones estadounidenses.

El mandatario argentino, Alberto Fernández, repudió "los graves hechos de violencia y el atropello al Congreso" de Estados Unidos y sostuvo su "más firme respaldo" al presidente electo, Joe Biden.

Asimismo, autoridades de Brasil, entre ellos el presidente del Senado, Davi Alcolumbre, y de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, repudiaron el asalto y pidieron que se respete la democracia, mientras el mandatario del país, Jair Bolsonaro, mantuvo silencio.

Por su parte, el nuevo gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, llamó a respetar la democracia y recalcó que 2021 “tiene que ser el año de sanar las diferencias". Pierluisi se sumaba así a las decenas de llamadas a la calma y a la defensa de la democracia que recorrieron hoy a todo el mundo, en un momento de alta crispación en EE.UU, ante la confirmación de Joe Biden como presidente del país.

Dentro de Estados Unidos, expresidentes, congresistas y otros líderes políticos, tanto demócratas como republicanos, condenaron este miércoles la toma del Capitolio por una turba de partidarios del presidente Donald Trump, al que algunos responsabilizaron de lo ocurrido y pidieron someter a un juicio político.

El expresidente Barack Obama decía en un comunicado que decir que esto era una sorpresa sería engañarse, a la vista de las actuaciones de Donald Trump durante su mandato. "La historia recordará con razón la violencia de hoy en el Capitolio, incitada por un presidente en ejercicio que ha seguido mintiendo sin fundamento sobre el resultado de una elección legal, como un momento de gran deshonra y vergüenza para nuestra nación". El también expresidente Bill Clinton mantuvo la misma línea de recordar que los antecedentes de estos acontecimientos "sin precedentes" son el resultado del "veneno político" insuflado por Donald Trump durante sus cuatro años de mandato.

Una de las reacciones más significativas es la del expresidente George W. Bush, también republicano, que en un comunicado dijo "Laura y yo estamos viendo las escenas de caos que se desarrollan en la sede del gobierno de nuestra nación con incredulidad y consternación. Es una visión repugnante y desgarradora. Así es como se disputan los resultados de las elecciones en una república bananera, no en nuestra república democrática".