Última hora
This content is not available in your region

El Congreso de EE.UU. confirma la victoria de Joe Biden a pesar del asalto instigado por Trump

Por Marta Rodriguez Martinez  & Rafa Cereceda con EFE
euronews_icons_loading
Partidarios de Trump se encaran contra la policía del Capitolio de EE.UU. en el pasillo fuera de la cámara del Senado en el Capitolio de Washington, el miércoles 6 de enero.
Partidarios de Trump se encaran contra la policía del Capitolio de EE.UU. en el pasillo fuera de la cámara del Senado en el Capitolio de Washington, el miércoles 6 de enero.   -   Derechos de autor  AP Photo/Manuel Balce Ceneta
Tamaño de texto Aa Aa

Joe Biden ha sido confirmado como el próximo presidente de los Estados Unidos tras una sesión histórica en el Congreso de los Estados Unidos, marcada por el asalto al Capitolio instigado por Donald Trump en el que han fallecido cuatro personas.

El presidente Donald Trump ha prometido que la transición tendrá lugar sin más sobresaltos, pero está por ver si sus seguidores le hacen caso en esta ocasión.

Los seguidores del presidente Donald Trump irrumpieron este miércoles en el Congreso de EE.UU. tras derribar varias vallas de seguridad y enfrentarse con la policía, que se ha visto superada, provocando caóticas escenas en el corazón de la democracia estadounidense.

El asalto violento al Capitolio no tiene precedentes en la historia moderna de EE.UU. y habría que remontarse hasta la quema de Washington por parte de las tropas británicas en 1814 para encontrar un ataque similar.

La alcaldesa Muriel Bowser declaró el toque de queda en la ciudad ante el caos generado, con miles de manifestantes en las calles de Washington. Se han incautado armas y se ha detenido a docenas de personas durante esta noche histórica.

El toque de queda comenzó a las 18:00 (23:00 GMT), poco después de que las autoridades consiguieran despejar el interior del Capitolio y lanzaran gases irritantes y de aturdimiento para dispersar a las cientos de personas aún congregadas en sus alrededores.

La mujer que fue herida de bala durante el asalto murió, indicaron fuentes policiales al canal MSNBC.

Fue trasladada de emergencia con una fuerte hemorragia desde el interior de la sede legislativa durante el asalto de centenares de manifestantes que se prolongo durante varias horas hasta que fueron desalojados a última hora de la tarde.

Otras tres personas han muerto por "emergencias médicas" en torno al Congreso durante la larga protesta y el posterior desalojo.

AP Photo/J. Scott Applewhite
La policía del Capitolio de los EE.UU. con armas de fuego vigila a los manifestantes que intentan entrar en la Cámara de Representantes el miércoles 6 de enero de 2021.AP Photo/J. Scott Applewhite

El Congreso se encontraba reunido para certificar los resultados de las elecciones de noviembre, en las que el demócrata Joe Biden resultó vencedor. Normalmente se trata de un mero trámite, sin embargo varios senadores republicanos decidieron presentar objeciones al resultado electoral, siguiendo la estrategia de Donald Trump de denunciar un fraude en las elecciones, sin pruebas.

La sesión retomó una vez que la turba de asaltantes fue desalojada del Capitolio y continúa en este momento. Sólo se espera que presente objeciones el senador republicano por Pensilvania.

El Congreso ha rechazado la objeción presentada por Pensilvania y continuó revisando los resultados del Colegio Electoral sin más sobresaltos.

Las dos Cámaras ya han certificado pues, los 306 votos electorales de Joe Biden que le convierten en presidente de los Estados Unidos frente a los 232 de Donald Trump.

Varios representantes y senadores republicanos han decidido dar marcha atrás y retirar las objeciones tras las surrealistas imágenes del asalto al Capitolio.

Mientras el caos invadía Washington, se confirmó que los republicanos perdieron el control del Senado al perder el segundo escaño para la Cámara Alta en la segunda vuelta celebrada en Georgia.

Caos y violencia en el corazón de la democracia estadounidense

Las imágenes muestran cómo los seguidores del mandatario saliente se encaran con los agentes que conforman la barrera policial de seguridad y son repelidos con gases lacrimógenos.

Posteriormente, se ven peleas en el interior del Congreso entre seguidores de Trump y policías que recurrieron a las armas reglamentarias.

Muchos comentaristas se preguntan cómo es posible que los manifestantes entraran en uno de los edificios más protegidos del Planeta. También salta a la vista la reacción relativamente tranquila de los efectivos policiales en comparación con la violenta represión de otras manifestaciones, más pacíficas, como las de los activistas de Black Lives Matter por los derechos de la comunidad negra.

Algunos legisladores están pidiendo una investigación sobre la actuación policial.

Algunos de los asaltantes aprovecharon las estructuras desplegadas para la toma de posesión del presidente electo, el demócrata Joe Biden, para escalar y acercarse a la escalinata del Congreso y a su acceso.

Imágenes tomadas dentro del Capitolio por los propios congresistas muestran las escenas de caos y pánico que se produjeron durante el asalto.

Trump atiza las brasas y manda sus seguidores al Capitolio

La marcha, bajo el nombre de "Salvar a EE.UU." comenzó por la mañana de manera pacífica cerca de la Casa Blanca.

A mediodía, Trump se dirigió a las manifestantes para prometer que "nunca" concedería la derrota y urgió a sus seguidores a marchar hacia el Congreso.

Biden: "Nuestra democracia está bajo un ataque sin precedentes"

El presidente electo de EE.UU., Joe Biden, dijo que la democracia del país "está bajo un ataque sin precedentes" que "roza la sedición, y debe acabar ahora". En tono grave pero calmado, urgió a Donald Trump a intervenir inmediatamente para frenar a sus seguidores y restaurar la "decencia".

"Las palabras de un presidente importan, no importa cuán bueno o malo sea ese presidente", dijo el presidente electo Biden. "En el mejor de los casos, las palabras de un presidente pueden inspirar. En el peor de los casos, pueden incitar."

Biden llamó a Trump a "salir en la televisión nacional ahora, para cumplir su juramento y defender la Constitución y exigir el fin de este asedio."

¿Hacia una destitución de Trump?

En lugar de ello Trump se limitó a recurrir a su cuenta de Twitter donde publicó un vídeo con un discurso de doble filo. Pidió a los manifestantes concentrados en Washington que "regresen a casa en paz", pero insistió en que le "robaron unas elecciones" que ganó "por mayoría aplastante".

Trump declaró: "Se tienen que ir a casa ahora, tenemos que tener paz; tenemos que tener ley y orden (...) No queremos a nadie herido es un período muy difícil".

Y agradeció a los simpatizantes que asaltaron el Congreso: "esta fue una elección fraudulenta, pero no podemos hacerle el juego a esta gente. Necesitamos paz, así que vayan a casa. Los queremos, son muy especiales".

Posteriormente la red social Twitter decidió borrar entre otros este tuit del presidente, en una decisión sin precedentes. Uno de los tuits acusaba al vicepresidente Mike Pence de no cumplir con su "deber" de intentar frenar la confirmación de las elecciones.

Pence tuvo que ser evacuado por el servicio secreto. Horas antes, publicó un comunicado confirmando que las leyes de Estados Unidos no le permitían detener el proceso de confirmación del resultado electoral.

Al retomarse la sesión Pence dijo a los asaltantes que "no han ganado". Fuentes periodísticas aseguran que el vicepresidente está muy enfadado por la actitud de Trump hacia él.

Desde el campo demócrata, pero también algunos republicanos, se plantean recurrir a la enmienda 25 de la Constitución para destituir al presidente a pesar de que le quedan menos de 15 días en el cargo. Sin embargo el proceso podría alargar y complicar la esperada salida de Trump de la Casa Blanca.

Líderes de todo el mundo comenzando por Europa y las Américas han condenado sin ambages las imágenes "preocupantes" y "vergonzosas" que llegaban de Washington.

Lo único que parece claro es que todo son incertidumbres en Estados Unidos de aquí a la toma de posesión de Joe Biden prevista el 20 de enero.