Última hora
This content is not available in your region

¿Cómo pudo ocurrir? Dimite el jefe de la Policía del Capitolio en medio de una cascada de críticas

euronews_icons_loading
Policías del Capitolio defienden con sus armas en la mano una de las entradas de la Cámara de Representantes
Policías del Capitolio defienden con sus armas en la mano una de las entradas de la Cámara de Representantes   -   Derechos de autor  Andrew Harnik/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

¿Cómo pudo pasar algo así en el símbolo de la Democracia estadounidense? El asalto al Capitolio por parte de seguidores fanáticos de Donald Trump ha desatado una cascada de críticas contra el presidente saliente y contra la Policía. El primero calentó el ambiente e invitó a los manifestantes a que marcharan hacia el Congreso para impedir que ratificara el resultado de las elecciones presidenciales. La segunda fue escasa en número y se mostró especialmente clemente con la turba. ¿Qué habría pasado si los asaltantes hubieran sido miembros del Movimiento Black Lives Matter?, se preguntaba más tarde en voz alta el presidente electo, Joe Biden.

Lo cierto es que la Policía del Capitolio no contaba con fuerzas suficientes ni estaba preparada para hacer frente a una multitud enardecida. Cuando la multitud saltó las vallas de protección y penetró en el recinto lanzado químicos irritantes, muchos agentes simplemente se retiraron.

Sin embargo, el asalto no fue ninguna sorpresa. Grupos radicales pro Trump llevaban semanas discutiéndolo abiertamente en las redes sociales. El senador demócrata por Connecticut, Chris Murphy, se pregunta si hubo algún tipo de complicidad y exige cambios radicales en la protección del Congreso:

"Claramente, necesitamos hacer serios cambios en la forma en que nuestra capital es defendida y necesitamos empezar a implementar esos cambios ahora, la responsabilidad principal de la insurrección, la violación de la capital recae en los perpetradores, Donald Trump y sus habilitadores en el Congreso", afirma Murphy.

El jefe de la Policía del Capitolio, Steven Sund, presentó su dimisión, que se hará efectiva el 16 de enero, y el de la Policía de Washington D.C., Robert Contee, ha pedido la colaboración ciudadana para identificar a los participantes en el asalto si los reconocen en la multitud de imágenes que ellos mismos difundieron_

"Algunas de estas imágenes son muy claras. No hay duda sobre quiénes son algunas de estas personas. Así que le pedimos a nuestras comunidades que llamen. Ya sean de aquí, en el Distrito de Columbia o tan lejos como la Costa Oeste, no importa. Llamen a su oficina local del FBI, identifiquen quiénes son estos individuos y hagámoslos responsables", afirmaba Contee en una rueda de prensa.

El FBI, que también ha hecho un llamamiento a la población, ofrece una recompensa de hasta 50.000 dólares a quien proporcione información que conduzca a la localización, detención y condena de los responsables de las bombas caseras que la policía encontró en Washington el mismo día del asalto al Capitolio.

También genera controversia la Guardia Nacional, que durante meses lidió sin contemplaciones con las protestas, con frecuencia pacíficas, del Movimiento Black Lives Matter. El miércoles no se movilizó hasta por la noche, cuando Mike Pence accedió a la petición de refuerzos realizada por la alcaldesa de la capital. Trump la había ignorado.

La jornada se cerró con cuatro fallecidos, tres por emergencia médica y uno por disparos de bala, una veintena de heridos y medio centenar de detenidos. Un día más tarde, el jueves, murió uno de los 14 agentes policiales que habían resultado heridos durante el asalto al Capitolio.