Última hora
This content is not available in your region

Acorazado y en alerta máxima, Washington ultima los preparativos de la investidura de Joe Biden

Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Acorazado y en alerta máxima, Washington ultima los preparativos de la investidura de Joe Biden
Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Veinte mil hombres con una sola misión: blindar la investidura del demócrata Joe Biden como presidente de Estados Unidos. Tres personas han sido detenidas durante el fin de semana en el marco del que es el mayor despliegue militar que se recuerda en Washington, mayor que la suma de los soldados estadounidenses actualmente desplegados en Irak, Siria y Afganistán

Uno de los detenidos era un hombre que portaba una acreditación falsa para la ceremonia de investidura, una pistola y más de 500 balas. También fue detenida una mujer que se hizo pasar por policía y, el viernes, otro hombre que aseguraba que se había perdido.

El temor a que un fanático seguidor de Donald Trump intente asesinar a su sucesor es tan real que se ha llegado a investigar a todos los soldados desplegados en la capital. En la memoria de todos, el ominoso asalto al Capitolio del pasado seis de enero:

"Nosotros, Estados Unidos, no podemos permitir que esto vuelva a suceder. Es la mayor amenaza a la seguridad interna que hemos tenido desde nuestra Guerra Civil", afirmaba Shelly Miles, vecina de la ciudad.

Pero la amenaza de actos violentos o ataques terroristas no solo concierne a Washington. En Michigan, simpatizantes armados del presidente saliente se han manifestado frente al Capitolio del Estado en la ciudad de Lansing.

Lo mismo ocurrió en Ohio. Por el momento, la sangre no ha llegado al río e incluso hay manifestantes de grupos tildados de "radicales" que condenan lo que pasó en el Capitolio:

"No estoy de acuerdo con lo que hicieron allí, pero estoy absolutamente a favor de que el Gobierno sepa para quién trabaja", afirmaba uno de ellos.

Había cierto alivio en Estados Unidos al concluir el fin de semana sin mayores incidentes, aunque la tensión aumenta a medida que se acerca la investidura el próximo miércoles.