Última hora
This content is not available in your region

Barcelona se personará en la causa contra Salvini por secuestro de personas en el caso 'Open Arms'

euronews_icons_loading
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto al director de la ONG Open Arms, durante una visita el miércoles 27 de enero de 2020.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto al director de la ONG Open Arms, durante una visita el miércoles 27 de enero de 2020.   -   Derechos de autor  Pablo Ramiro
Tamaño de texto Aa Aa

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha afirmado, en una visita este miércoles al barco de rescate Open Arms, que el Ayuntamiento de la ciudad se personará como acusación particular en la causa contra el exministro del Interior de Italia Matteo Salvini.

Salvini se enfrenta a un juicio por presuntos delitos de secuestro de personas y falsificación documental, después de haber negado, en agosto de 2019, la entrada al puerto de Lampedusa al buque de rescate español Open Arms, con 163 personas a bordo. El juez ha admitido a trámite las acusaciones de 18 partes civiles que se personan en la causa, entre ellas, 7 inmigrantes que viajaban en el barco.

El Ayuntamiento de Barcelona tenía, en 2019, un acuerdo con la ONG, por el que donaba a la misma cerca de medio millón de euros (casi un 35% del total del proyecto, según el consistorio). La ciudad de Barcelona otorgó a la ONG la medalla de oro al mérito cívico.

Por este motivo, “el Ayuntamiento podrá reclamar a Salvini los daños patrimoniales causados por el bloqueo del buque”, además, según explica la alcaldía en un comunicado, deberá reponer los daños causados a la imagen de la ciudad por las acusaciones que el exministro del Interior hizo entonces.

“En su momento nos quisieron multar con un millón de euros, tanto el Gobierno español como el italiano, y ahora se ve, todo el mundo está viendo, que aquello fue una infamia, que fuimos víctimas de un abuso de poder. Y se privó de libertad a esas personas que necesitaban ayuda inmediata como dicen los convenios internacionales”, explica Oscar Camps, director de la ONG, que se muestra convencido de estar respetando íntegramente estos convenios, así como el derecho marítimo.

Durante los 21 días que el barco permaneció en el agua sin poder atracar, 14 personas saltaron por la borda tratando de llegar a tierra. Poco después, el fiscal de Agrigento permitió el desembarco. Entonces el fiscal describía la situación como “de gran malestar físico y psíquico, de profunda afectación psicológica, y de altísima tensión emocional que pudo haber provocado reacciones difíciles de controlar, de las que, además, el intento de llegar a la isla nadando fue solo un preludio”.

No es la primera vez que el político de la Liga Norte se enfrenta a un juicio de este tipo. El 3 de octubre de 2020, Salvini ya se sentó ante un tribunal, esta vez en Catania, acusado de no permitir el desembarco de 131 personas rescatadas por un barco de la Marina italiana.

Davide Anastasi/LaPresse
El líder de la ultraderecha italiana, Matteo Salvini, llega a un tribunal para una audiencia preliminar por supuestamente bloquear el desembarco de 131 migrantes.Davide Anastasi/LaPresse

Desde la ONG consideran que el político italiano bloqueó la entrada a la embarcación con fines electoralistas. La abogada de Salvini, por su parte, mantiene la tesis que ya fue defendida y validada en el juicio anterior, de que la decisión se tomó en bloque en todo el Gobierno. Además, afirma que el Open Arms tuvo muchas otras alternativas que rechazó y que, habiendo realizado el rescate en aguas de Libia y Malta, y siendo un buque de bandera española, Italia no era el país que debía indicar un puerto seguro.

El pasado sábado 9 de enero se celebró la vista preliminar del juicio. A petición de la defensa, el magistrado ha decidido aplazar la celebración de la audiencia al 20 de marzo de 2021, entonces se sabrá si el político debe o no sentarse en el banquillo.

La vista del día 9 se celebró en el búnker de la cárcel de Ucciardone de Palermo, en Sicilia. Curiosamente, el mismo lugar en el que se celebró el macroproceso que tuvo lugar en Italia en los años 80, en el que se juzgó a 474 acusados. Un juicio que corrió a cargo de los jueces Giovani Falcone y Paolo Borsellino, asesinados por la Cosa Nostra en 1992.

Cronología de los hechos de los que se acusa a Salvini

En agosto de 2019, Salvini, entonces ministro del Interior, negó durante 21 días el desembarco en la isla de Lampedusa (la isla más al sur de Italia) a cerca de 160 migrantes que habían sido rescatados en el mar por el buque de la ONG española Open Arms.

Al final solo quedaban a bordo menos de 90 tras un goteo de evacuaciones parciales por motivos médicos y el lanzamiento al mar de varias decenas de ellos fruto de la desesperación.

Solo en los tres días finales, cuando el barco estuvo fondeado a solo 800 metros del puerto de Lampedusa, casi una veintena de migrantes se lanzaron por la borda y llegaron al puerto o fueron rescatados.

La primera oferta del Gobierno español para abrir un puerto a estos migrantes llegó tras 17 días de odisea, pero el Open Arms se negó a poner rumbo a los puertos de Algeciras y Mahón.

Con los migrantes hacinados en cubierta en duras condiciones, alegaban motivos de seguridad, falta de instalaciones y el mal estado físico y psíquico de los rescatados, así como el cansancio de la tripulación y los voluntarios por la larga crisis.

Madrid envió al buque "Audaz" de la Armada española para hacerse cargo de los migrantes y escoltar al "Open Arms" hasta el puerto de Mallorca.

Pero finalmente en la noche del 20 de agosto la Fiscalía permitió el desembarco en Lampedusa de los 83 inmigrantes que quedaban a bordo, poniendo fin a la odisea. El fiscal de Agrigento tomó la decisión después de subir a bordo de la nave española acompañado de varios médicos para verificar el estado de los migrantes y la situación que reinaba a bordo.