Última hora
This content is not available in your region

La agencia europea de fronteras Frontex deja de operar en Hungría

euronews_icons_loading
A young boy rests on the railway track near a temporary holding center for migrants near the border between Serbia and Hungary
A young boy rests on the railway track near a temporary holding center for migrants near the border between Serbia and Hungary   -   Derechos de autor  Matthias Schrader/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Tras años de polémica por la llegada de inmigrantes a Hungría, la agencia europea de fronteras, Frontex, ha decidido finalmente suspender sus operaciones en el país centroeuropeo.

El gobierno húngaro sigue devolviendo en caliente hacia Serbia a los migrantes que llegan a suelo húngaro con el objetivo de pedir asilo. Lo hace a pesar de una sentencia del máximo tribunal de la UE en diciembre que dictaminó que esta práctica es ilegal según el derecho europeo e internacional.

La comisaria de asuntos de interior, Ylva Johansson, aplaude la medida.

"Creo que es una decisión acertada que Frontex suspenda su apoyo en la frontera húngara en este momento... Es de suma importancia que todos los Estados miembros den realmente el derecho a solicitar asilo a las personas que lo necesiten. Si se dictamina que no tienen derecho al asilo, entonces deben ser devueltos, pero todo el mundo tiene derecho a solicitar protección”, señala la comisaria europea de asuntos de interior, Ylva Johansson.

Una organización de vigilancia de los derechos humanos con sede en Budapest también celebra la decisión de la agencia europea.

“La sentencia se dictaminó el pasado diciembre. Desde entonces, la policía húngara continúa llevando a cabo estas devoluciones y según sus propias cifras, ese número alcanza los 4000 casos”, explica András Léderer, del Comité Húngaro de Helsinki por los Derechos Humanos.

La sentencia se dictaminó el pasado diciembre. Desde entonces, la policía húngara continúa llevando a cabo estas devoluciones y según sus propias cifras, ese número alcanza los 4000 casos”.

El gobierno húngaro ha respondió a la decisión de Frontex a través de Twitter diciendo, en primer lugar, que no recibía mucha ayuda por su parte y en segundo lugar, que seguirá defendiendo sus fronteras, así como las de la UE, incluso después de que la agencia suspenda su actividad.

La propia Frontex se ha visto envuelta en un escándalo en los últimos meses, y ha recibido acusaciones de devolver migrantes en caliente de Grecia a Turquía. Exactamente los mismos cargos que se le imputan a Hungría. La oficina europea de la lucha contra el fraude, está investigando las acusaciones, que Frontex niega.