Última hora
This content is not available in your region

La hostelería se levanta contra la asfixia del sector en Francia, Dinamarca y España

euronews_icons_loading
Manifestantes protestan contra el cierre de sus negocios el el 14 de diciembre de 2020 en París
Manifestantes protestan contra el cierre de sus negocios el el 14 de diciembre de 2020 en París   -   Derechos de autor  Thibault Camus/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Las restricciones y cierres obligados de locales están desatando oleadas de protestas en toda Europa.

Esta de Perpignan, en Francia, terminó este sábado convertida en una gran fiesta al aire libre. La presencia policial en esta manifestación autorizada que, en principio, pretendía apoyar a los trabajadores de la cultura frente al toque de queda, no pudo impedir que unas 200 personas, muchas sein mascarillas, convirtieran el centro de la ciudad en una discoteca improvisada que, eso sí, echó el cierre a las 6 de la tarde.

Dinamarca también ha vivido este fin de semana protestas contra las medidas para frenar la pandemia. Los llamados "Hombres de Negro" salieron a las calles contra lo que, dicen, es una violación de su libertad.

Una manifestación que tiene lugar una semana después de que un evento similar en Copenhague terminara con varios arrestos.

Pocas esperanzas de recuperar la temporada turística en 2021

El sector hostelero asfixiado de las islas baleares, en España, también tomó las calles el sábado contra las nuevas medidas del gobierno balear de mantener el cierre de bares, restaurantes y centros deportivos.

Un millar de personas marcharon exigiendo la dimisión del Gobierno regional de esta isla turística que ve con pocas esperanzas la recuperación del sector este 2021 y que arrastra enormes pérdidas de las pasadas temporadas de Semana Santa y Navidad.

Numerosos pubs están al borde del cierre definitivo en Oxford. La ciudad inglesa, famosa por su universidad y sus históricos bares, teme no poder volver a abrir las persianas de muchos de ellos tras esta crisis. Esperando a que se levanten las restricciones, algunos sobreviven con los pedidos a domicilio.