This content is not available in your region

Irán seguirá permitiendo inspecciones a su programa nuclear, pero con "menos acceso"

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued  con AP, EFE
euronews_icons_loading
Reunión de Rafael Grossi con el jefe de la Agencia Iraní de Energía Atómica, Alí Akbar Salehí, y otros altos funcionarios
Reunión de Rafael Grossi con el jefe de la Agencia Iraní de Energía Atómica, Alí Akbar Salehí, y otros altos funcionarios   -   Derechos de autor  AP/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Irán seguirá permitiendo inspecciones a su programa nuclear, pero con "menos acceso". Así lo ha destacado Rafael Grossi, director del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), tras desplazarse a Teherán para negociar con con el jefe de la Agencia Iraní de Energía Atómica, Alí Akbar Salehí.

Rossi ha hecho las declaraciones a su regreso a Viena, destacando que se mentendrá el número de inspecciones, pero "se pierden cosas". El responsable de la OIEA no quiso especificar más, pero según ha anunciado Teherán, ya no se podría acceder a las imágenes de las grabaciones en las instalaciones nucleares.

Grossi ha sido también recibido por el ministro de Asuntos Exteriores, Mohammad Javaf Zarif, en Teherán.

Zarif, que bajo el mandato del presidente Hassan Rouhani ayudó a alcanzar el acuerdo nuclear, dijo que las cámaras del Organismo Internacional de Energía Atómica se apagarían a pesar de la visita de Grossi en cumplimiento de una ley aprobada por el Parlamento que suspenderá la implementación voluntaria del llamado Protocolo Adicional el próximo martes 23 de febrero.

"Esto no es un plazo para el mundo. No es un ultimátum. Se trata de una cuestión interna entre el Parlamento y el Gobierno", explicó en una entrevista.

Presiones a Joe Biden para volver al pacto

La llegada de Rafael Grossi a Teherán, la segunda en seis meses, se produjo en un momento en el que Irán intenta presionar a Europa y a la nueva administración de Biden para que vuelvan al Acuerdo Nuclear de 2015, que limita el programa atómico iraní a cambio del alivio de las sanciones internacionales, del que el anterior presidente Donald Trump retiró unilateralmente a Estados Unidos en 2018.

Desde entonces el pacto se ha ido deshaciendo, con las violaciones de Irán de sus compromisos, enriqueciendo uranio a una pureza del 20%, en respuesta a la llamada campaña de "máxima presión'' de Trump contra el régimen. Además, Zarif considera las sanciones impuestas al régimen un escollo para las conversaciones.

Teherán ha incrementado las provocaciones en un intento de aumentar su influencia y conseguir que el presidente Joe Biden priorice el regreso al acuerdo aprovechando su intención de desmantelar el legado de Trump y su declarado interés en reincorporarse al pacto, un acuerdo cuyo objetivo final es evitar que Irán desarrolle una bomba nuclear, algo que el país insiste en que no quiere hacer.