Última hora
This content is not available in your region

Actividad sísmica importante en Islandia después del terremoto del miércoles

Por Olivier Peguy con AFP AP
Vista del volcán Oraefajokull durante un episodio sísmico en 2017.
Vista del volcán Oraefajokull durante un episodio sísmico en 2017.   -   Derechos de autor  David Keyton/Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

En Islandia, los sismógrafos están en alerta: se observa una actividad sísmica superior a la habitual.

En concreto, el miércoles por la mañana se produjo un terremoto de magnitud 5, 7. Y desde entonces, se han registrado muchas réplicas.

El epicentro del fuerte temblor registrado a las 10:05 GMT se sitúa cerca del monte Keilir, un pequeño relieve de unos 400 metros de altura en la península de Reykjanes, a unos 30 kilómetros al sur de la capital nórdica.

Desde entonces se han registrado más de un millar de réplicas.

Einar Bessi Gestsson es geólogo. Confirma el registro de varios temblores. "Ciertamente", dice, "son menos potentes que el terremoto del miércoles, ¡pero hay varios! Esto significa que el episodio sísmico no ha terminado".

En un centro de salud de la región los médicos han encontrado una correlación entre los temblores sísmicos y el aumento de la presión arterial.

Kristin Eva Sveinsdottir es directora del centro de investigación encargado del estudio. "Es increíble ver eso", dice. "Estuvimos midiendo la presión arterial de varias personas en el momento exacto del terremoto. Y vimos un notable aumento de la tensión. Y la gente tardó varios minutos en recuperarse".

Este fenómeno se ha estudiado en varias ocasiones. Los científicos creen que está relacionado con el estrés que generan los terremotos en las personas que viven este fenómeno, pero también con un aumento en la presión y cambios en la viscosidad sanguínea.

Eyjafjöll en 2010

Islandia es una isla volcánica, en la intersección de dos placas tectónicas. Los terremotos son muy frecuentes. El año pasado los científicos vigilaron con preocupación uno de los grandes volcanes de la isla, que comenzó a mostrar actividad. Finalmente todo quedó en un susto.

Hasta ahora, los recientes terremotos no han provocado una erupción volcánica.

La última gran erupción volcánica fue en 2010. Era el volcán Eyjafjöll. La columna de humo del volcán paralizó gran parte del tráfico aéreo en Europa.