Última hora
This content is not available in your region

¿Por qué tenemos miedo a la vacuna contra el coronavirus?

Por Lena Roche  & Euronews en español
euronews_icons_loading
¿Por qué tenemos miedo a la vacuna contra el coronavirus?
Derechos de autor  Ben Curtis/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

La suspensión temporal de la vacuna de AstraZeneca ha provocado aprensión entre los europeos de diferentes países. Mucha gente tiene dudas, incluso más miedo a sus posibles efectos secundarios que al propio virus.

Hablamos con el profesor de psiquiatría y psicoterapia alemán Borwin Bandelow sobre cómo el miedo puede influir en nuestra percepción del riesgo.

"Siempre que hay un peligro tenemos más miedo si parece nuevo e incontrolable que si es conocido. El año pasado fue el coronavirus. Luego, lentamente, nos fuimos acostumbrando a él y nuestra valoración del riesgo acabó siendo casi normal.
Borwin Bandelow
Psiquiatra

"Siempre que hay un peligro tenemos más miedo si parece nuevo e incontrolable que si es conocido", comenta Bandelow. "El año pasado fue el coronavirus. Luego, lentamente, nos fuimos acostumbrando a él y nuestra valoración del riesgo acabó siendo casi normal. Ahora tenemos miedo de la vacunación porque es algo nuevo. También juega un papel el hecho de que tienes que ir de forma activa a ser vacunado, tienes que tomar tú mismo la decisión, no la toma nadie por ti. Si te contagias el coronavirus se percibe como algo producto del destino, pero si vas a vacunarte, es tu propio error".

Miedo que nos lleva a errores al evaluar los riesgos

Cuando aparece una amenaza nueva y desconocida, los seres humanos estamos programados para reaccionar instintivamente con miedo, igual que un pollo. Las reglas de la lógica desaparecen, lo que puede llevar a errores en la evaluación del riesgo.

"En cuatro semanas a partir de hoy esta inquietud por los posibles efectos secundarios disminuirá considerablemente.
Borwin Bandelow
Psiquiatra

"Tenemos dos sistemas en el cerebro", explica Bandelow. "Concretamente, el cerebro del miedo, que es simple y primitivo, al nivel de un pollo, que no es bueno procesando estadísticas. Por otra parte, tenemos el cerebro racional, capaz de entender números y estadísticas más o menos bien. Después de cierto tiempo, la mente racional volverá a tomar la delantera. Lo que quiere decir que en cuatro semanas a partir de hoy esta inquietud por los posibles efectos secundarios disminuirá considerablemente".

Este sistema de alarma que nuestro cerebro activa al percibir una amenaza se apaciguará cuando veamos a más gente recibiendo la vacuna sin sufrir ningún daño.