Última hora
This content is not available in your region

Albania se acerca a sus elecciones entre una fuerte polarización

Access to the comments Comentarios
Por Xhoi Zajmi
euronews_icons_loading
Un ciclista muestra el signo de la victoria en la plaza Skenderbeu de Tirana, la capital de Albania el viernes
Un ciclista muestra el signo de la victoria en la plaza Skenderbeu de Tirana, la capital de Albania el viernes   -   Derechos de autor  Visar Kryeziu/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Albania acude a las urnas el 25 de abril. Más de 3 millones y medio de ciudadanos están invitados a votar y decidir quién dirigirá el país. Además de las 12 fuerzas políticas que se presentan y los 8 candidatos independientes, esta vez los votantes también tendrán la oportunidad de elegir a su candidato preferido junto al partido, debido a los cambios en el Sistema Electoral.

La tensión ha aumentado en los últimos días de campaña y una agente policía murió en el distrito de Elbasan, lo que provocó duras acusaciones de la oposición por supuestos intentos de intimidación y compra de votos.

El Primer Ministro Edi Rama, del Partido Socialista, que lleva ocho años en el poder, ha centrado su candidatura en una apuesta por continuar con lo que inició hace dos legislaturas: "Estoy seguro de que el 25 de abril, Albania decidirá nuestra victoria, sobre todo en las dos mayores batallas: los restos del terremoto y la maldición de la pandemia, que estamos combatiendo paso a paso".

Su oponente, el líder del Partido Democrático, Lulzim Basha, ha insistido en la necesidad de cambio del país, prometiendo cumplir con la integración europea de Albania. "Otros cuatro años como los últimos ocho son inaceptables para cualquier albanés. La gente que quiere que Albania esté en la UE sabe que todo esto puede hacerse y se hará realidad, sólo votando por el cambio."

El Partido Democrático de Basha se presenta en coalición con el Movimiento Socialista para la Integración y otros aliados de la oposición. Su líder, Monika Kryemadhi, ha hecho de la fuga de jóvenes el tema principal de su campaña: "La despoblación de los jóvenes que abandonan el país no se puede combatir con palabras. Hace falta intelecto, acción y este equipo tiene claro su plan para que los jóvenes y las jóvenes vuelvan."

Las elecciones llegan con un país muy polarizado. Aunque la campaña se ha caracterizado por una retórica acusadora, en la que los partidos se culpan mutuamente de la visible falta de progreso, los problemas cotidianos de los albaneses siguen sin resolverse en gran medida.

Quienquiera que gane estas elecciones se enfrenta a desafíos. La recuperación tras la pandemia, el desempleo, la consolidación de las instituciones y la construcción de un poder judicial fuerte para luchar contra la corrupción son algunos de los principales asuntos que el nuevo gobierno tendrá que abordar, para que el país esté un paso más cerca de la Unión Europea.