Última hora
This content is not available in your region

Crisis migratoria | Encallados en Honduras tras cruzar ocho países latinoamericanos

euronews_icons_loading
Migratoria haitiana en la localidad hondureña de Trojes
Migratoria haitiana en la localidad hondureña de Trojes   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

De país en país, de frontera en frontera, los migrantes haitianos recorren Latinoamérica con la intención de llegar a Estados Unidos cueste lo que cueste. En la localidad hondureña de Trojes, en la frontera con Nicaragua, llegan cientos de migrantes cada día. El flujo ha aumentado de forma alarmante en los últimos meses.

En Trojes, una localidad hondureña, en la frontera con Nicaragua, hombres, mujeres y niños se agolpan en una pequeña oficina migratoria atendida solo por dos personas. La mayoría son haitianos, que ya han cruzado siete u ocho países latinoamericanos. Ahora necesitan un salvoconducto para atravesar Honduras. El papel cuesta 195 dólares y tendrán que esperar por él durante semanas, mientras agotan sus escasos ahorros.

"El dinero que nosotros tenemos para pagar el papel lo vamos a gastar. El día que llegue, tendremos que pagar, pero ya no vamos a tener ese dinero", se lamenta una migrante haitiana.

La llegada de migrantes a Trojes se ha disparado desde la victoria de Joe Biden en Estados Unidos. Se calcula que llegan unos 400 cada día. En este momento, en la pequeña localidad hondureña se acumulan más de 1500. Se han abierto seis albergues para darles cobijo, pero no son suficientes.

"Hay mucha mafia en la selva de Panamá. Nos matan con pistolas y machetes"

Los migrantes, haitianos, pero también cubanos y de otros de países tan lejanos como Costa de Marfil, Ghana y Senegal, cuentan su peligrosa odisea por Latinoamérica.

"Hay mucha mafia en la selva de Panamá. (Nos están) Matando a nosotros, con la pistola, con machete, con todo. (Nos) quitan lo que tenemos. Como yo, yo fui víctima de ladrones y ando con dos niñas", explica un hombre.

Entre los haitianos, los hay que han cruzado hasta ocho países: Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica y Nicaragua. Si consiguen atravesar Honduras, aún les quedará por delante Guatemala y México antes de poder llamar a las puertas cerradas de Estados Unidos. Pero tras recorrer un camino tan largo, están decididos a llegar hasta el final.