Última hora
This content is not available in your region

El presidente de Macedonia del Norte pide más presencia de la UE en los Balcanes

euronews_icons_loading
El presidente de Macedonia del Norte pide más presencia de la UE en los Balcanes
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Bruselas ha sido un centro de actividad para los líderes de los Balcanes Occidentales, jefes de Estado y de gobierno. Uno de los visitantes habituales de las instituciones de la Unión Europea (UE) es el presidente de Macedonia del Norte, Stevo Pendarovski. En una entrevista exclusiva con Euronews para The Global Conversation, dio su opinión sobre la situación de Macedonia del Norte en el proceso de adhesión a la UE y las dificultades de su país con Bulgaria en relación con el mismo.

Compartió su opinión sobre el "documento no oficial" de los Balcanes, un documento que se ha visto en los pasillos de Bruselas que, aunque no está firmado, se cree que procede de la oficina del Primer Ministro esloveno, Janez Janša. El texto aboga supuestamente por una modificación de las fronteras de los países que se formaron tras la desintegración de Yugoslavia. Asimismo, explica la situación de Macedonia del Norte en la lucha contra la pandemia.

Vea la entrevista completa haciendo click en la foto del artículo

Euronews: Después de su reunión con el jefe de la política exterior de la UE [Josep Jorrell], dijo que el estancamiento de la integración europea envía mensajes perjudiciales a los Balcanes Occidentales y que afecta negativamente a la estabilidad de la región. ¿Qué ocurre si el proceso de adhesión no se pone en marcha en países como el suyo?

R: Significa pues el auge del populismo, del nacionalismo, el retroceso hablando en términos económicos e incluso la creación de un ambiente en el que es posible hablar y producir conversaciones extraoficiales en las que es posible decir algo sobre el tema de las fronteras.

Escuchar esta idea anacrónica, en el año 2021, de hablar de un cambio en las fronteras después de 30 años de una fuerte inversión por parte de los europeos en la región de los Balcanes Occidentales y, por supuesto, de todas las dificultades económicas y de otro tipo por las que ha pasado la gente, es el resultado final de esta política de ampliación.

P: Se ha difundido un documento informal de la UE que sugiere cambios en las fronteras de los Balcanes Occidentales. ¿Qué sabe usted al respecto?

R: No escuchado más que lo que saben los altos funcionarios de la Unión Europea, o al menos lo que ellos me dijeron que sabían. Y cuando pregunté por qué no se pronuncian más al respecto, porque deberían condenar esa propuesta, independientemente de quién sea el creador, porque quién sea el mensajero de esa idea, el jefe de la política exterior, Borrell, fue bastante enérgico al respecto al condenar el cambio de las fronteras. Pero les pido a todos de vez en cuando, en todos los niveles de la Unión Europea, que hablen en contra de esa propuestas porque es muy peligroso, sobre todo en la región, que acaba de salir de ese conflicto sangriento de las últimas guerras de los Balcanes. En los años noventa tuvimos más de 100.000 muertos en toda la región.

Millones de personas desplazadas por enormes daños en sus hogares. Así que los mejores y más brillantes individuos han abandonado la región indefinidamente y sus tierras de origen. Ahora bien, si alguien intenta recrear la atmósfera en la que podamos hablar del cambio de las fronteras, puedo decirles como persona que ha pasado por todo esto, no como la gente de Bosnia-Herzegovina, porque nosotros sabemos algo de esto: en la entonces Macedonia y hoy Macedonia del Norte, no se pueden cambiar las fronteras en los Balcanes y no tener en el mismo día un baño de sangre. Es tan sencillo como eso.

No pido la adhesión inmediata, pido el derecho a iniciar un proceso adecuado.
Stevo Pendarovski
Presidente de Macedonia del Norte

P: ¿Hay alguna circunstancia en la que aceptaría el cambio de fronteras en los Balcanes Occidentales?

R: No, no. Veremos el horrible sufrimiento de la gente, de la gente del pueblo. Los que están dibujando las fronteras en la mesa nunca sufren, la gente corriente es la que sufre. Y tenemos suficiente de eso en la historia de los Balcanes.

P: ¿Qué le hace estar seguro de que Macedonia del Norte está preparada para entrar en el proceso de negociaciones de adhesión con la Unión Europea?

R: Somos el candidato mejor preparado de la historia de la organización. Llevamos preparándonos desde 2005, cuando nos convertimos en país candidato. Tenemos mucha gente con experiencia en conocimientos europeos y pueden empezar inmediatamente a negociar en diferentes grupos. No estoy diciendo que los dirigentes europeos sean los únicos culpables de este panorama. Estoy diciendo, y me incluyo, que los liderazgos locales de los países de los Balcanes Occidentales no hicieron lo suficiente anteriormente.

Está claro que en todas las reuniones que mantengo con funcionarios de la UE, que cuando uno está ausente, el vacío estratégico lo llena otro. Y eso es un eufemismo, todo el mundo sabe de quién estamos hablando, y los terceros países lo han utilizado, incluyendo la diplomacia de las vacunas y abusando de la mala situación en la que todos nos hemos encontrado con la pandemia sin precedentes, jamás vista en el último siglo, más o menos.

Empezaron a llenar ese vacío, ese espacio vacío. Así que pido que Europa esté más presente en los Balcanes Occidentales. No pido la adhesión inmediata, pido el derecho a iniciar un proceso adecuado.

P: ¿Qué tiene que cambiar con Bulgaria para que deje de bloquear las negociaciones que se inician para Macedonia del Norte?

R: Deben aceptar la realidad. Ni más ni menos que eso. Dijeron que yo mismo u otros representantes políticos del país deberían firmar en papel, firmar en la documentación, que años antes de 1944 hemos sido búlgaros, no macedonios étnicos. Y que hemos hablado la lengua búlgara, no la macedonia.

Eso no lo sabe nadie en la Europa contemporánea. Algunas declaraciones por parte de Macedonia del Norte, por parte de los dirigentes de Skopie, han sido malinterpretadas intencionadamente, involuntariamente por nuestros amigos búlgaros, en el sentido de que supuestamente estamos esperando el cambio de guardia en Sofía.

La verdad es que no estamos esperando a nadie. Estamos esperando al legítimo gobierno búlgaro recién elegido. Estamos esperando a que los propios búlgaros identifiquen quién va a ser su interlocutor.

Podemos hablar de la traición de los países pobres por parte de las grandes empresas farmacéuticas. Si Alemania, Francia o estos poderosos países europeos no están satisfechos con el nivel de inmunización porque las grandes farmacéuticas han mirado hacia otro lado, ¿qué se puede decir de las pequeñas y pobres naciones balcánicas que no están en posición de imponer nada a nadie?
Stevo Pendarovski
Presidente de Macedonia del Norte

P: ¿Qué aspecto tiene la UE con Macedonia del Norte como miembro?

R: No soy muy optimista y no lo digo con alegría. Pero las tendencias sugieren, entre la población, una opinión ligeramente diferente sobre la Unión Europea de hoy. No por estos bloqueos por parte de Bulgaria y antes por parte de Grecia, sino por la insuficiente presencia de Europa y los insuficientes esfuerzos dentro de las iniciativas de la Unión Europea en la región de los Balcanes.

Puedo citar uno o dos de los sondeos realizados en mi país en los últimos tiempos, quizá en los últimos tres o cuatro meses.

En la pregunta de si preferirían alguna otra organización regional euroasiática que la Unión Europea, un asombroso 39% de los encuestados dijo "sí". Cuando se les preguntó, ¿quién cree que es el mejor amigo de su país? el 23% dijo Rusia... la gente busca otras alternativas cuando la UE, como primera opción, no está tan presente.

P: Hablemos de las vacunas. ¿Cuál es la situación actual de la campaña de vacunación de Macedonia del Norte?

R: Las vacunas chinas llegarán en los próximos dos o tres días, como máximo. Ya hemos recibido la vacuna de Pfizer y también la vacuna Sputnik, a través de Serbia. Hemos vacunado a unas 40 o 50 mil personas pero eso no es suficiente. Y puedo entender el enfado y la frustración de nuestra gente.

Puedo decirles que he participado personalmente en algunos intentos de conseguir algunas vacunas y de ayudar al Ministerio de Sanidad, de ayudar al gobierno de Skopie a tenerlas lo antes posible y en grandes cantidades, por supuesto. Pero hemos tenido poco éxito en este sentido. Así que creo que no podemos hablar de la traición de los líderes políticos europeos o de la Unión Europea como tal o de nuestros amigos occidentales.

Podemos hablar de la traición de los países pobres por parte de las grandes empresas farmacéuticas. Pueden imaginarse si Alemania, si Francia o estos poderosos países europeos no están satisfechos con el nivel de inmunización porque las grandes farmacéuticas han mirado hacia otro lado, pero no hacia ellos. Entonces, ¿qué se puede decir de las pequeñas y pobres naciones balcánicas que no están en posición de imponer nada a nadie?