Última hora
This content is not available in your region

Bruselas quiere poner coto a los subsidios públicos de China

Access to the comments Comentarios
Por Ana LAZARO
euronews_icons_loading
Bruselas quiere poner coto a los subsidios públicos de China
Derechos de autor  Yves Herman/AP
Tamaño de texto Aa Aa

La Unión Europea quiere limitar la influencia económica de China en el continente poniendo fin a los subsidios públicos extranjeros.

La idea es hacer que todos jueguen con las mismas cartas, lo que significa que si Bruselas ha prohibido las ayudas estatales a las empresas europeas, tampoco deberían permitirse a las empresas extranjeras.

La propuesta presentada por la Comisión Europea afecta a todas las empresas de otros países que operan en Europa. Y aunque no menciona explícitamente a China, sus inversiones se verán afectadas.

Bajo el nuevo reglamento, las licitaciones públicas estarían bajo el escrutinio europeo.

"Hasta ahora, las empresas han tenido la libertad de utilizar subsidios extranjeros para comprar empresas aquí en Europa. Algunas han perjudicado a sus competidores no porque fueran más eficientes sino porque contaban con apoyo financiero de países extranjeros. Y eso no es justo para las empresas que no reciben ese tipo de subvenciones. Tampoco es justo para los trabajadores europeos, ni para con los consumidores, ya que estas subvenciones pueden dejar fuera del mercado a las mejores empresas. Hay que acabar con esto", ha declarado Margrethe Vestager, comisaria europea responsable de la política de Competencia.

La Comisión Europea también podrá investigar y detener las grandes fusiones, así como imponer multas de hasta el 10% de la facturación total de la empresa, cuando no respeten las reglas.

Según los expertos, Europa necesita este reglamento para protegerse de la competencia desleal. "Creo que hay una especie de defecto en el mercado. Existe porque nunca pensamos en una competencia extranjera de este tamaño. Nunca pensamos que podríamos recibir de China algo asi en nuestro propio mercado único. Así que, debido a que los tiempos han cambiado, creo que necesitamos adaptanos a este nuevo desafío", explica Alicia García Herrero, economista del think-tank europeo Bruegel.

El proyecto de reglamento llega en un momento especialmente tenso en las relaciones con Pekín. Bruselas ha congelado la ratificación del acuerdo de inversión UE-China, tras las sanciones impuestas a varios eurodiputados.