Última hora
This content is not available in your region

Nuevo contrato de la UE con BioNTech-Pfizer por 1.800 millones de dosis de vacunas

Preparación de una dosis de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19
Preparación de una dosis de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19   -   Derechos de autor  Orlin Wagner/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció el sábado un nuevo contrato para comprar hasta 1.800 millones de dosis de la vacuna Covid a BioNTech-Pfizer.

"Me alegra anunciar que la Comisión acaba de aprobar un contrato por 900 millones de dosis firmes (+900 millones opcionales) con BioNTech y Pfizer", tuiteó von der Leyen. "Seguirán otros contratos y otras tecnologías de vacunas", añadió.

El contrato con los laboratorios alemán y estadounidense, aliados en la producción de vacunas contra la COVID, prevé entregas a partir de este año y hasta 2023.

Estas nuevas dosis permitirán, en particular, proteger a la población contra las nuevas variantes del coronavirus, pero también vacunar a los niños y adolescentes.

"La vacunación está progresando bien" en Europa, "ahora estamos preparando la siguiente etapa de nuestra respuesta" a la pandemia, explicó el jefe del Ejecutivo europeo.

El acuerdo anunciado el sábado es el tercero entre la UE y la alianza germano-americana.

La Comisión, que negocia en nombre de los Veintisiete, firmó en noviembre un primer contrato con BioNTech y Pfizer por un total de 300 millones de dosis (incluida una opción de 100 millones).

Bruselas firmó un segundo contrato el 8 de enero, también por 300 millones de dosis (incluyendo una opción de 100 millones).

En total, la UE recibió 67 millones de dosis de la vacuna de BioNTech-Pfizer en el primer trimestre, y se esperan 250 millones de dosis en el segundo. Se espera que unos 280 millones de dosis sigan en la segunda mitad del año.

La UE está adoptando abiertamente las llamadas vacunas de ARN mensajero, como las de BionTech-Pfizer y la empresa estadounidense Moderna, una tecnología innovadora que se considera más eficaz contra las llamadas variantes "sudafricana" y "brasileña".

La vacuna de AstraZeneca, que utiliza una tecnología más tradicional, ha sufrido graves retrasos en la entrega que han llevado a la UE a emprender acciones legales contra la empresa sueco-británica. Los raros casos de trombosis asociados a su inoculación también han llevado a restringir su uso.