Última hora
This content is not available in your region

Para las soldados ucranianas el conflicto armado no es el único peligro

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
Anastasia, de 24 años, se alistó hace seis años y todavía está esperando que la destinen al frente
Anastasia, de 24 años, se alistó hace seis años y todavía está esperando que la destinen al frente   -   Derechos de autor  Emil Filtenborg
Tamaño de texto Aa Aa

Cerca de la línea del frente en Donbas (Ucrania), Anastasia, de 24 años, operadora de una estación de radio, se encarga de garantizar que los soldados del frente puedan comunicarse entre sí.

Destinada cerca de la ciudad de Mayorsk, donde varios soldados han perdido la vida en los últimos meses, se alistó hace seis años en contra de los deseos de sus padres. "Me alisté porque tenía que hacerlo. Si no soy yo, ¿quién?", se pregunta. .

"Estoy orgullosa de servir en el ejército. Es mi propósito. Sabía que a mi familia no le iba a gustar que me alistara, así que no se lo dije a mi madre y me fui a apuntar. Después de ese momento, ya no había vuelta atrás", explica Anastasia.

Alla Akimova, de 38 años, trabaja en la cocina preparando comida para los soldados y decidió alistarse para ayudar en la guerra y estar cerca de su marido.

"Antes estaba en casa con los niños", explicó en un puesto militar cerca de Zolote. "Pero ya son mayores y quiero ayudar a marcar la diferencia aquí. No podía ir a la guerra teniendo hijos pequeños", argumenta Zolote.

El 23% del ejército ucraniano son mujeres, según las cifras publicadas por el Ministerio de Defensa, una cifra que se ha multiplicado por 15 en sólo diez años. Alrededor de la mitad de ellas son soldados, mientras que la otra mitad trabaja en funciones de apoyo civil.

En 2008, solo 1.800 mujeres servían en el ejército ucraniano, cifra que aumentó a 23.000 en 2017, 24.487 en 2018, 27.074 en 2019 y 29.760 mujeres en 2020.

No es de extrañar que ese rápido crecimiento se deba al conflicto con Rusia, que comenzó después de que Moscú se anexionara Crimea y apoyara a los separatistas en el Donbás. Pero si bien es más fácil para las mujeres hacer su carrera en las fuerzas armadas de lo que solía ser, siguen existiendo desafíos.

Una herencia soviética

"Los roles tradicionales de género siguen existiendo, y son difíciles de cambiar. No es algo único, porque se trata de tradiciones", afirma Hanna Hrytsenko, investigadora independiente que forma parte del proyecto Batallón Invisible en Ucrania, que investiga el papel de la mujer en el ejército. "La gente está acostumbrada a una vida determinada y no ve que tenga que cambiar", explica la investigadora.

Hrytsenko dijo que los roles de género son un resabio de la era soviética, cuando las prioridades demográficas del Estado eran animar a las mujeres a centrarse en el parto y la crianza de los hijos. Como resultado, las mujeres tienden a ser empujadas hacia el trabajo médico o de oficina, dijo Hrytsenko. "Pero las cosas están cambiando poco a poco", apunta Hrytsenko.

Anastasia quiere estar en primera línea, pero cree que será un reto. "Hay cosas que las mujeres no pueden hacer tan fácilmente, como estar en primera línea. No a todas las mujeres se les permite ir allí porque a muchos hombres no les gusta", dijo.

No siempre es el conflicto lo que hace que la primera línea sea peligrosa para las mujeres. Con el proyecto Batallón Invisible, Hrytsenko ha documentado casos de acoso sexual que incluyen insultos, burlas y tocamientos, pero también incidentes de violación de mujeres soldado por parte de sus colegas masculinos.

Es probable que el problema esté mucho más extendido de lo que sugieren las estadísticas oficiales, dijo, ya que muchas víctimas son reacias a denunciar.

Emil Filtenborg
Alla Akimova, de 38 años, dice que una vez que sus hijos crecieron quiso aportar su granito de arena.Emil Filtenborg

"Las mujeres sólo pueden defenderse físicamente en el momento o dejar el ejército cuando ocurre algo", dijo Hrytsenko.

"Aunque miles de mujeres trabajan en el ejército, este sistema conservador y patriarcal persiste. El sistema a menudo no está diseñado para atender a las mujeres, que a menudo no tienen dónde acudir con sus quejas".

Iryna Suslova, líder del movimiento de mujeres "ZA MAJBUTNE" y antigua diputada del Parlamento ucraniano, donde preside la subcomisión de igualdad de género y discriminación, también cree que la situación ha mejorado con el tiempo.

"Hasta hace cinco años, las mujeres [...] no podían ser tanquistas, francotiradoras, participar en grupos de sabotaje y reconocimiento, trabajar en la infantería", cuenta Suslova.

Pero afirma que la lucha contra la violencia sexual sigue siendo el mayor reto, y no sólo en Ucrania: "Este problema es muy común en todo el mundo y en los países donde hay conflictos militares. Por desgracia, Ucrania no es una excepción. Es necesario establecer líneas telefónicas de ayuda, crear líneas de confianza, trabajar, investigar y perseguir, lo que desgraciadamente no ocurre ahora, a pesar de que estos casos existen. Son públicos, pero los casos no se investigan bien".

La médico militar Iryna Bazykina es una de las pocas que ha dado la cara en los medios de comunicación y ha contado su experiencia. Recientemente declaró a Radio Freedom que, tras solicitar ir al frente, un comandante le pidió que fuera a su casa para hablar de su futuro. Allí, según ella, la atacó. Bazykina dijo que los militares trataron de impedir que presentara un caso, y cuando lo hizo, fue cerrado "por falta de pruebas".

Intentando cambiar las cosas

Victoria Arnautova, asesora del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania en cuestiones de género, comentó en marzo las denuncias sobre violaciones en el Ejército ucraniano, diciendo que el Gobierno está desarrollando mecanismos internacionales para combatir el acoso.

"Estamos estudiando la legislación, analizando los documentos internos, la mejor manera de desarrollar este mecanismo, que incluiría formas de presentar denuncias, proteger los derechos de los participantes en el proceso.

"Es necesario poner en marcha mecanismos como la confidencialidad y el anonimato, la posibilidad de estudiar los casos sin publicidad. Se trata de un ámbito muy estigmatizado no sólo para las fuerzas armadas, sino también para toda la sociedad", declaró Victoria Arnautova a Radio Freedom.

En marzo, Lyubov Humeniuk, Especialista Jefe del Departamento de Educación Militar, Ciencia, Política Social y Humanitaria del Ministerio de Defensa, dijo que el ministerio está trabajando para hacer más áreas accesibles a las mujeres en el ejército.

"Existen restricciones en el acceso a los puestos de oficial en la parte que protege legalmente la función reproductiva de las mujeres. Se trata de puestos relacionados con el uso de explosivos, sustancias venenosas, trabajos de buceo, extinción de incendios, así como submarinos y buques de superficie, con la excepción de los puestos de apoyo moral, psicológico y médico, así como los puestos individuales en las Fuerzas Especiales. Actualmente, se está trabajando para abrir puestos para mujeres militares en estas unidades", dijo, según Ukrinform.

Euronews se puso en contacto con el Ministerio de Defensa de Ucrania para pedirle comentarios, pero no se había recibido respuesta en el momento de la publicación.

Cada día de la semana, Uncovering Europe le trae una historia europea que va más allá de los titulares. Descargue la aplicación de Euronews para recibir una alerta diaria de esta y otras noticias de última hora. Está disponible en dispositivos Apple y Android.