Última hora
This content is not available in your region

La Unión Europea llama a un diálogo inclusivo en Colombia

Access to the comments Comentarios
Por Ana LAZARO
euronews_icons_loading
A demonstrator at a barricade blocking a street during a protest against the government in Cali, Colombia
A demonstrator at a barricade blocking a street during a protest against the government in Cali, Colombia   -   Derechos de autor  LUIS ROBAYO/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La Unión Europea ha hecho un llamamiento para que Colombia entable "un diálogo sólido e inclusivo" con todos los actores políticos del país.

Y lo ha hecho tras una reunión entre el presidente Iván Duque y los líderes de la protesta que ha finalizado sin avances y sin lograr poner fin a dos semanas de manifestaciones. Unas protestas que se han cobrado la vida de al menos 27 manifestantes y un miembro de las fuerzas del orden.

Ante las denuncias de uso excesivo de la fuerza para contener las manifestaciones, el embajador de Colombia ante la UE afirma que las autoridades están investigando 61 casos. Pero culpa de la situación a grupos radicales infiltrados.

"Y en medio de las protestas se infiltró violencia", afirma Felipe García Echeverri. "Una violencia sistemática que ha causado de alguna manera que se prolongue una situación que afecta la vida de todos los ciudadanos, no sólamente de quienes protestan pacíficamente sino también de quienes no protestan y que ven en esta situación una afectación de sus derechos "

Las manifestaciones comenzaron para protestar contra una reforma tributaria que finalmente el gobierno ha aceptado retirar. Pero a pesar de ello, la movilización continúa. En las calles hay malestar por la precariedad de una situación económica que se ha visto agravada por la pandemia. Pero ahora la ciudadanía también está enojada por la brutalidad policial.

Este es el análisis de la diáspora colombiana en Bruselas. "Falta más disposición de la parte del gobierno colombiano", dice Hugo Orejuela, miembro del Movimiento Marcha Patriótica. "También pienso que falta una intervención mucho más férrea y mucho más fuerte por parte de la UE, de los Estados Unidos y de la comunidad internacional presionando al Gobierno colombiano para que detenga, ante todo, la violencia contra la protesta social, que es una violencia a la que han dado un carácter de guerra”.

La UE también llama a detener el uso excesivo de la fuerza en la represión de las protestas, pero al mismo tiempo condena el recurso a la violencia por parte de los vándalos que se mezclan con los manifestantes pacíficos.