Última hora
This content is not available in your region

Nueva escalada entre israelíes y palestinos: ¿Cómo ha empezado y cómo puede acabar?

Por Antonio Michele Storto con AP
Con los bombardeos de Gaza por parte del Ejército israelí la escalada entra en una nueva fase.
Con los bombardeos de Gaza por parte del Ejército israelí la escalada entra en una nueva fase.   -   Derechos de autor  Hatem Moussa/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Una nueva escalada de grandes proporciones ha estallado en la frontera entre Israel y Palestina, de proporciones desconocidas desde hace años. Por el momento hay al menos 35 palestinos y cinco israelíes muertos y ningún atisbo de salida rápida del conflicto, a pesar de los llamados del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El lunes por la noche comenzaron los ataques aéreos israelíes en Gaza. También se han disparado más de 250 cohetes hacia Israel.

¿Cómo se ha gestado la enésima escalada en Oriente Próximo? ¿Qué perspectivas de salida hay?

El estallido del conflicto vino precedido por horas de enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes, con refriegas muy violentas en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén, un lugar tan sagrado para los judíos como para los musulmanes.

Más de 700 palestinos -500 de ellos hospitalizados- resultaron heridos en los enfrentamientos en la disputada ciudad y en toda Cisjordania.

Oded Balilty/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Enfrentamientos entre palestinos y fuerzas israelíes a las puertas de la Ciudad Vieja de Jerusalén el 8 de mayo durante la noche de Laylat Al Qadr, la más sagrada del Ramadán.Oded Balilty/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Cómo se desencadenó la nueva escalada

Durante semanas, en pleno Ramadán, manifestantes palestinos y la policía israelí se han enfrentado a diario en la Ciudad Vieja de Jerusalén, donde se encuentran importantes lugares religiosos considerados sagrados por musulmanes, judíos y cristianos.

Desde hace un siglo, Jerusalén -que sigue siendo una de las ciudades más disputadas del planeta- es escenario de violentos enfrentamientos entre judíos y árabes.

El último estallido comenzó a gestarse hace un mes, al comienzo del Ramadán, cuando la policía israelí impidió que los fieles se reunieran tras la oración frente a la Puerta de Damasco. Las tensiones continuaron, degenerando en un enfrentamiento abierto, por una orden de desalojo contra decenas de familias palestinas en un barrio de Jerusalén Este.

El lunes, el estruendo de las granadas aturdidoras resonó en la Explanada de las Mezquitas, lugar sagrado para musulmanes, judíos y cristianos, donde cientos de palestinos resultaron heridos en enfrentamientos entre manifestantes que lanzaban piedras y policías que disparaban gases lacrimógenos y balas de goma.

Capital en disputa

Israel capturó Jerusalén Este -incluida la Ciudad Vieja, y junto con Gaza y Cisjordania- en 1967 al final de la Guerra de los Seis Días.

Los palestinos, sin embargo, reclaman estos territorios -y en particular Jerusalén Este como capital- para su futuro Estado. Pero Israel -que a su vez considera Jerusalén como su propia capital "unificada, eterna e indivisa"- se anexionó la parte oriental de la ciudad en un golpe que no fue reconocido por la mayor parte de la comunidad internacional.

El tema es uno de los más espinosos del proceso de paz, que lleva más de una década estancado.

El lunes, los israelíes debían conmemorar el Día de Jerusalén, una fiesta nacional que celebra la anexión. En años anteriores, miles de israelíes -en su mayoría nacionalistas religiosos- han marchado por la Ciudad Vieja, incluido el populoso barrio musulmán, en una manifestación que muchos palestinos consideran una abierta provocación.

En los últimos días, los nacionalistas israelíes han organizado otros actos de tenor similar en Jerusalén Este, que a menudo han acabado en enfrentamientos con los palestinos.

Sebastian Scheiner/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tensiones entre palestinos y judíos en las calles de Jerusalén Este el lunes 10 de mayo.Sebastian Scheiner/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Residencia "revocable"

Los judíos nacidos en Jerusalén Este son ciudadanos israelíes de pleno derecho, mientras que a los palestinos se les concede una forma de residencia permanente, que puede ser revocada si se alejan de la ciudad durante periodos prolongados.

Israel ha construido asentamientos judíos en Jerusalén Este que albergan a unas 220.000 personas, mientras que ha reducido al máximo la expansión de los barrios palestinos, que ahora están en una situación de hacinamiento demográfico y urbanístico.

Los palestinos, al no conseguir permisos de construir por parte de las autoridades israelíes, a menudo construyen ilegalmente. Israel les obliga a demolirlas periódicamente y si no lo hacen, tienen que pagar el precio de la demolición.

Tanto la ONG israelí OB'Tselem como Human Rights Watch han denunciado las políticas discriminatorias aplicadas en Jerusalén Este: el 27 de abril, un informe de HRW acusó abiertamente al gobierno israelí de mantener una situación de "apartheid".

Israel sigue negando todas las acusaciones, afirmando que israelíes y palestinos reciben el mismo trato en Jerusalén.

La cuestión de los desahucios

El inicio de este último recrudecimiento se remonta al comienzo del mes de Ramadán, cuando la policía israelí colocó barreras frente a la Puerta de Damasco en la Ciudad Vieja, un lugar de encuentro popular después de las oraciones vespertinas durante el mes sagrado en el que los musulmanes ayunan desde el amanecer hasta el anochecer.

Las tensiones siguieron creciendo incluso después de la retirada de las barreras, debido a la amenaza de desalojo de decenas de familias palestinas del barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este.

Estas familias están inmersas en una prolongada batalla legal con los colonos judíos que reclaman derechos de propiedad en el barrio. Como los colonos afirman que los terrenos fueron adquiridos por dos asociaciones judías a finales del siglo XIX, Israel presenta el conflicto como una disputa inmobiliaria entre particulares, pero la situación de las familias ha acabado atrayendo la atención internacional.

Lo que podría pasar ahora

En el pasado, los combates fronterizos entre Israel y Hamás han tendido a terminar tras unos días, gracias en parte a la mediación de Qatar, Egipto, Turquía y otros.

Pero esta vez, las cosas podrían ponerse más difíciles.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, advirtió que los combates podrían "continuar durante algún tiempo", mientras que el teniente coronel Jonathan Conricus, portavoz militar israelí, dijo a los periodistas el martes que el ejército estaba en las "primeras fases" de los ataques contra objetivos de Gaza que había planeado con mucha antelación".

Mientras tanto, el ejército está enviando refuerzos de tropas a la frontera de Gaza y el ministro de Defensa ha ordenado la movilización de 5.000 soldados de reserva.