Última hora
Advertising
This content is not available in your region

Crisis entre Madrid y Rabat: "Con España no se juega"

euronews_icons_loading
Un grupo de soldados se enfrenta a migrantes en la playa de Ceuta
Un grupo de soldados se enfrenta a migrantes en la playa de Ceuta   -   Derechos de autor  Bernat Armangue/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La calma llega tras la tempestad a las costas de Ceuta, pero la crisis entre España y Marruecos está muy lejos de haber terminado. Madrid ha encajado muy mal que Rabat no solo permitiera sino que alentara la llegada de 8 000 migrantes a nado esta semana, muchos de ellos menores de edad, a la ciudad española de Ceuta, en el norte de África. Este jueves, la ministra española de Defensa, Margarita Robles, ha lanzado una seria advertencia al país vecino por su actitud en la frontera:

"Marruecos debe tener muy clara una cosa: con España no se juega, con España no se juega... No es aceptable desde ningún punto de vista poner en juego la vida de menores, de personas de su propio país, para un fin que, desde luego, no entiendo, porque no podrán hacerlo con España", ha afirmado Robles.

La ministra ha acusado de chantaje al Gobierno del país norteafricano, que lleva décadas reclamando la soberanía de Ceuta y Melilla, ciudades que son españolas de hace cuatrocientos cuarenta y uno y quinientos veinticinco años respectivamente.

"No vamos a aceptar ningún tipo de chantaje. La integridad de España no es negociable y no está en juego y, por supuesto, se tomarán todas las medidas necesarias para mantener la integridad territorial, por supuesto, pero también para vigilar nuestras fronteras y garantizar el respeto a la legalidad internacional."

La crisis comenzó después de que uno de los líderes históricos del Frente Polisario, grupo que lucha por la independencia de Marruecos de la excolonia española del Sáhara Occidental, ingresara gravemente enfermo en un hospital español. "Los actos tienen consecuencias", ha repetido la diplomacia marroquí. Y una de ellas es que la embajadora de Marruecos en España ha regresado a su país y afirma que no volverá a la embajada mientras la crisis continúe.

La policía marroquí volvió a frenar el flujo de migrantes después de que el Gobierno español aprobase una ayuda de 30 millones de euros destinada al Ejecutivo marroquí para reforzar el control fronterizo y la Audiencia Nacional española aceptase una querella por genocidio contra Brahim Ghali.

Fuentes adicionales • RTVE