Última hora
This content is not available in your region

Élisabeth Moreno o la ministra que vela por los derechos de la mujer en Francia

euronews_icons_loading
Élisabeth Moreno o la ministra que vela por los derechos de la mujer en Francia
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La ministra francesa Élisabeth Moreno es la invitada de la periodista de Euronews, Anne Devineaux, en un nuevo episodio del espacio The Global Conversation. Hija de inmigrantes caboverdianos, ha ascendido en el escalafón social hasta convertirse en una poderosa líder empresarial en el sector tecnológico. El verano pasado fue nombrada ministra de Igualdad de Género, Diversidad e Igualdad de Oportunidades.

Hoy, su principal misión es luchar contra la discriminación. La pandemia ha aumentado las desigualdades y la discriminación. Las mujeres, entre otras personas, son las grandes perdedoras. ¿Qué está haciendo con respecto a esta emergencia?, pregunta la reportera.

"Bueno, al escuchar su pregunta, me viene a la mente la cita de Simone de Beauvoir cuando dijo que bastaría una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres, que tanto costaron conseguir, retrocedieran. Y eso es, exactamente, lo que ha ocurrido durante esta pandemia. Las mujeres han estado en primera línea de la crisis, ya que han desempeñado trabajos esenciales como la atención sanitaria. Estaban en las residencias de ancianos (EHPAD), para cuidar a los ancianos. Han estado en la educación, han estado en la distribución, han estado en la limpieza. Y, fueron, como usted también ha dicho, las primeras víctimas, porque cuando se anunció el confinamiento, eran ellas las que, trabajaban desde casa cuando era posible, se encargaban de los deberes de los niños y, al mismo tiempo, se ocupaban de las tareas domésticas. Al haber trabajado en el mundo de la tecnología, siempre he pensado que la tecnología es una poderosa herramienta que permite a las mujeres tener más flexibilidad y un mejor equilibrio entre su vida personal y profesional. Pero, al mismo tiempo, puede atrapar a las mujeres. Ocuparse de las tareas domésticas y trabajar como si estuvieras en la oficina supone una presión mental insoportable. Tenemos que hacer que el mundo pos-COVID-19 sea mucho más inclusivo, y mucho más igualitario, no solamente en los derechos sino también en las herramientas que se dan a las mujeres para un mayor empoderamiento", declara Élisabeth Moreno.

©
Euronews©

Quería hablar con usted sobre el tema específico de la violencia doméstica. También, en este caso, los periodos de confinamiento han tenido repercusiones dramáticas. ¿Cómo cree que es Francia en comparación con otros países europeos? ¿Realmente lo estamos haciendo mejor que los demás?, interroga la periodista.

"La violencia hoy en día, mata. Mata físicamente, mata los sueños, mata las ambiciones. En 2019, lanzamos un amplio debate (consultas, mesas redondas entre los distintos actores del sector) sobre la violencia doméstica del que han surgido 46 medidas concretas y prácticas, como plazas de alojamiento para acoger a mujeres víctimas de la violencia, en situación de emergencia. Pulseras antimaltrato para que los agresores se alejen de sus víctimas", responde la ministra.

Precisamente, en esta cuestión de las pulseras antimaltrato, España, por ejemplo, las tiene desde hace más de diez años. ¿Estamos, todavía, muy retrasados?, quiere saber Anne Devineaux.

"Tiene razón. Estas pulseras se desplegaron en todas las jurisdicciones de Francia en diciembre, a finales del año pasado. Estamos en mayo. Hay que dar tiempo a que las cosas se pongan en su sitio. Hace unos años, la violencia doméstica era solamente una noticia. Hasta hace unos años, no formábamos a 70 000 policías para tratar la violencia doméstica de forma específica. Hasta hace unos años, los jueces no habían sido tan proactivos a la hora de tratar los problemas de violencia doméstica. Hace unos años, la sociedad, en general, consideraba que la violencia doméstica era un asunto privado del que no había que ocuparse", afirma Élisabeth Moreno.

Ahora, me gustaría hablar del mundo empresarial, que usted conoce bien. La Asamblea Nacional acaba de aprobar un proyecto de ley para imponer cuotas en las empresas de más de 1 000 empleados. Cuotas implantadas por la fuerza. ¿No hay otra solución?, pregunta la periodista.

"Esta ley incluye varias medidas. Usted menciona los objetivos numéricos para las empresas de más de 1 000 empleados, a las que se les pedirá que tengan más de un 30 % de mujeres en sus puestos directivos. Pero también quiero subrayar que esta ley no se limita a las cuotas. También vamos a trabajar en la educación superior para que más chicas accedan a profesiones que están abandonadas por las mujeres, como la ciencia, la tecnología y la ingeniería. En el sector digital, las oportunidades profesionales actuales son exponenciales. Y las mujeres están perdiendo estas oportunidades. En Francia solamente hay un 12 % de mujeres entre los fundadores de empresas emergentes, un 12%", señala la política.

©
Euronews©

Esta semana ha tenido lugar el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia. Las asociaciones denuncian un grave retroceso de los derechos de las personas del colectivo LGTB en varios países europeos, como Hungría, Polonia... Pero también en Francia. Se señala a Francia por su falta de acción. ¿Qué les dice a las asociaciones?, quiere saber la reportera.

"Hemos puesto en marcha 42 acciones para luchar por el reconocimiento de los derechos de las personas del colectivo LGTB+, para que tengan un acceso real a todos estos derechos, para luchar contra el odio y la discriminación de los que son víctimas y para mejorar su vida cotidiana. En el futuro, queremos que las mujeres de las parejas de lesbianas, pero también las solteras, tengan acceso a la reproducción asistida. Si, a pesar de estas medidas, consideramos que Francia no es proactiva, creo que no es justo. Cuando Polonia tuvo la increíble idea de contar con zonas sin personas del colectivo LGTB+, reaccionamos. Escribimos a la Unión Europea para pedir sanciones, porque la Unión Europea también tiene valores que debemos llevar y compartir juntos", declara Élisabeth Moreno.

Como mujer de origen inmigrante, se ha enfrentado personalmente a esta discriminación. ¿Cómo ha respondido a ello?, interroga la reportera.

"Me he enfrentado a todas las discriminaciones que se puedan imaginar. Todas ellas. Soy mujer, soy negra, soy inmigrante, tengo una discapacidad. No voy a contar todas las heridas y humillaciones que he sufrido porque soy lo que soy. Y, al mismo tiempo, tuve la suerte de crecer en un país donde pude beneficiarme de la escuela republicana. Y, donde he logrado acceder al lugar que me corresponde. Mis padres nunca lo habrían creído posible. Ni yo tampoco lo habría imaginado. Porque las personas como yo están en permanente autocensura, porque escuchan tanto eso de que no es para ellas, eso de, ‘¿quién te crees que eres? ¡Quédate en tu sitio!’. Algunos se rinden. Tengo la suerte de haber tenido gente a mi alrededor que me ha acompañado, que me ha tendido la mano, que me ha ayudado. Y, desde la posición que ocupo hoy, esto es, exactamente, lo que quiero hacer por los demás", concluye la ministra francesa de Igualdad de Género, Diversidad e Igualdad de Oportunidades.