Última hora
This content is not available in your region

Siria | Países Bajos repatría a una mujer y tres menores, familiares de combatientes de Dáesh

euronews_icons_loading
Dos niñas miran a través de una barrera metálica, en al-Hol, campamento que alberga a familias de miembros de Dáesh, en Siria, el 1 de mayo de 2021.
Dos niñas miran a través de una barrera metálica, en al-Hol, campamento que alberga a familias de miembros de Dáesh, en Siria, el 1 de mayo de 2021.   -   Derechos de autor  AP / Baderkhan Ahmad
Tamaño de texto Aa Aa

La autoridad autónoma dirigida por los kurdos en el noreste de Siria entregó a Países Bajos una madre neerlandesa con sus dos hijos y una menor de la misma nacionalidad. Son familiares de combatientes del grupo terrorista Dáesh, y vivían en un campamento de refugiados hasta el momento de la repatriación.

Una delegación del país europeo recibió a los cuatro en la ciudad de Qamishli, cerca de la frontera con Turquía.

"Hemos entregado a una mujer y tres niños de familias de Dáesh a Emiel de Bont, enviado especial del Gobierno holandés para Siria, conforme a un documento formal de repatriación", afirmó el responsable de las relaciones exteriores kurdosirio Abdul Karim Omar en su cuenta de Twitter.

Según el colectivo de activistas Rojava Information Center (RIC), la tercera menor había sido llevada a Siria por la madre, ahora fallecida, sin el permiso del padre. En el caso de la mujer, esta era requerida por la justicia neerlandesa para juzgarla.

Esta no es la primera vez que Países Bajos repatría a familiares de combatientes de Dáesh que quedaron atrapadas en Siria tras la derrota territorial de esta organización yihadista en el país, en marzo de 2019, ya que en junio de 2019 aceptaron la entrada al país de dos niños neerlandeses huérfanos.

Sin embargo, Países Bajos y el resto de países occidentales son reticentes a repatriar a sus nacionales en esa situación, lo que ha generado un serio problema a la autoridad autónoma kurda, que ha tenido que asumir el mantenimiento y gestión de varios campamentos con decenas de miles de familias de la agrupación terrorista.

En el caso neerlandés, esta situación llegó incluso al Tribunal Supremo, que hace un año dictaminó que el Estado no tenía la obligación de repatriar a las mujeres y sus hijos retenidos en estos campamentos.

Según el RIC, en lo que va de año la autoridad autónoma kurda ha conseguido que sean repatriadas 660 familiares de miembros de Dáesh, la mayor parte de ellos (381) iraquíes.

La repatriación ha sido un pequeño paso ante al gran desafío que encaran los países europeos en Oriente Medio: qué hacer con los miles de ciudadanos europeos que han viajado a Siria e Irak para unirse a Dáesh.

Editor de vídeo • Oscar Valero