Última hora
This content is not available in your region

La Covid y las restricciones han llegado para quedarse, ¿por qué?

Por Alice Tidey
La gente se sienta en las mesas exteriores de un restaurante del Soho, en Londres
La gente se sienta en las mesas exteriores de un restaurante del Soho, en Londres   -   Derechos de autor  Alberto Pezzali/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Es poco probable que el COVID-19 sea erradicado, pero al igual que la gripe, puede convertirse en otra enfermedad controlable, según explican varios expertos a euronews..

El profesor Roland Kao, catedrático de epidemiología veterinaria y ciencia de los datos de la Universidad de Edimburgo, explicó a Euronews que "ciertamente existe la posibilidad" de que el mundo nunca se libre del COVID-19, pero que "puede acabar siendo más leve".

"De la misma manera que la pandemia de la gripe que se produjo hace más de 100 años tuvo tres oleadas de infecciones durante cada invierno y luego fue más suave, esto puede ocurrir", añadió, subrayando sin embargo que "no estamos seguros de lo que nos deparará el próximo año".

"La previsión es que si esperamos lo suficiente, mejorará, pero puede que nunca nos libremos de ella. Sería otra enfermedad en la que tenemos que pensar", continuó.

Más de 3,7 millones de personas han perdido la vida a causa del COVID-19 desde el comienzo de la pandemia, y se sabe que más de 174,4 millones han contraído la enfermedad.

Ataque de las variantes

La mayor parte del mundo occidental ha tenido que enfrentarse a tres oleadas de la enfermedad, espoleadas por la aparición de variantes justo cuando se empezaron a distribuir las vacunas.

En Gran Bretaña, las restricciones de COVID-19 -impuestas por primera vez en enero para frenar la propagación de la variante Alpha (británica)- debían levantarse el 21 de junio, pero el Gobierno ya ha sugerido que se puede retrasar.

El Reino Unido tiene una de las tasas de vacunación más altas del mundo: más del 77% de la población ha recibido al menos una dosis, y más del 54% está ya totalmente vacunado, según datos oficiales.

Sin embargo, durante la semana pasada se registraron más de 44.000 nuevos casos, lo que supone un aumento del 63% respecto al periodo de siete días anterior.

El aumento de las infecciones se atribuye a la variante Delta -antes conocida como variante india-, que se cree que es hasta un 60% más transmisible que la cepa original del virus. Según Public Health England, el 94% de los casos actuales en el Reino Unido que han sido secuenciados y genotipados son Delta.

"Con el número de casos de variantes Delta en aumento en todo el país, la vacunación es nuestra mejor defensa", dijo en un comunicado la Dra. Jenny Harries, Directora Ejecutiva de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido. "Sin embargo, aunque la vacunación reduce el riesgo de enfermedad grave, no la elimina", añadió.

Las vacunas contraatacan

Las vacunas, coincidió Kao, son especialmente eficaces para prevenir el riesgo de enfermedad grave. Las pruebas también demuestran que ofrecen cierto grado de protección contra el contagio de la enfermedad y una protección parcial contra la transmisión posterior.

Por lo tanto, no es imposible que se produzca una cuarta oleada, pero es probable que sea muy diferente a las anteriores.

En el Reino Unido, el número de casos confirmados ha aumentado un 63% de una semana a otra, pero las hospitalizaciones han aumentado hasta ahora algo más del 7%. El número de muertes ha aumentado menos del 2%.

"Lo importante es que mientras las vacunas que estamos utilizando parezcan tener al menos cierta protección contra la enfermedad grave, entonces (una cuarta oleada) no será tan mala", explicó Kao.

"Podría haber muchos casos, pero el número de muertes podría ser menor y el número de hospitalizaciones en cuidados intensivos podría ser menor. En ese caso, podríamos tener una gran oleada, pero sin sobrecargar el sistema sanitario, sin que cause muchas muertes", añadió. El epidemiólogo advirtió, sin embargo, que "no estamos en la fase de saberlo con seguridad".

La amenaza fantasma

Con la mutación del virus y el desigual despliegue mundial de las vacunas, siempre existe el riesgo de que surjan más variantes, más virulentas y resistentes a los tratamientos.

Poco más de seis meses después de la implantación de las vacunas, alrededor del 12,3% de la población mundial ha recibido al menos una dosis, según Our World In Data, la mayor parte de la cual vive en países ricos. No se espera que la población mundial se haya vacunado hasta al menos finales de 2022.

Pero un aspecto positivo a tener en cuenta, destacó Kao, "es que obviamente tenemos múltiples vacunas exitosas, más vacunas que abordan la protección desde una forma diferente, lo que significa que hay más posibilidades de que algunas de las vacunas sean más altamente efectivas".

Los fabricantes de vacunas también están estudiando las variantes y las formas de crear refuerzos para combatirlas.

"Con todo este esfuerzo, aumentan las posibilidades de que no sólo podamos detectar más rápidamente las variantes que nos preocupan, sino también de que podamos responder a ellas con mayor rapidez", afirmó.

Sin embargo, la erradicación total de la enfermedad es muy poco probable..."Para que una vacuna lo consiga, lo que habría que hacer es desplegarla por todo el mundo de forma suficiente, completa y rápida como para no dar tiempo al virus a desarrollar variantes lo suficientemente rápidas como para sortearla", explicó.

"Es posible, pero requeriría un cierto nivel de coordinación mundial que actualmente no tenemos porque el virus siempre seguirá evolucionando", añadió.

Lo que esto significa, en efecto, es que hasta el momento en que la enfermedad sea domesticada en una versión más suave, es probable que algunas restricciones se mantengan durante un tiempo considerable, incluida la obligación de llevar mascarillas en determinados entornos.

"Los viajes de larga distancia son, obviamente, un factor importante para que estas variantes se propaguen rápidamente por el mundo. Por lo tanto, es posible que se mantengan más restricciones o requisitos como la cuarentena o las pruebas a la llegada", dijo.