Última hora
This content is not available in your region

Un informe revela que la mayoría de los europeos cree que la corrupción es un problema en su país

Por Alice Tidey
Los manifestantes llevan un cartel con la leyenda "Democracia perdida - Europa SOS" durante una protesta masiva en el centro de Sofía, Bulgaria, el miércoles
Los manifestantes llevan un cartel con la leyenda "Democracia perdida - Europa SOS" durante una protesta masiva en el centro de Sofía, Bulgaria, el miércoles   -   Derechos de autor  Valentina Petrova/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Casi dos tercios de los europeos creen que la corrupción es un problema en su país y la pandemia de la COVID-19 ha empeorado la situación, según un informe.

El 62% de los 40.000 europeos encuestados por Transparencia Internacional para su Barómetro Global de la Corrupción, cree que la corrupción gubernamental es un gran problema en su país.

Alrededor de un tercio de los 27 países del bloque afirmaron también que la corrupción ha empeorado en los últimos 12 meses, como puede verse en el siguiente gráfico.

La atención sanitaria es uno de los puntos calientes de la corrupción, que Transparencia Internacional considera especialmente preocupante debido a la crisis sanitaria mundial.

La ONG descubrió que el 29% de los europeos ha utilizado sus contactos personales para recibir atención médica. La mayoría de la gente tampoco cree que su gobierno no haya gestionado la pandemia de forma transparente.

"La UE suele considerarse un bastión de la integridad, pero estos resultados muestran que los países de la región siguen siendo vulnerables a los insidiosos efectos de la corrupción", declaró Delia Ferreira Rubio, presidenta de Transparencia Internacional, en un comunicado.

"Durante una crisis sanitaria, utilizar las conexiones personales para acceder a los servicios públicos puede ser tan perjudicial como pagar sobornos. Se pueden perder vidas cuando las personas con contactos obtienen una vacuna o un tratamiento médico antes que las personas con necesidades más urgentes. Es crucial que los Gobiernos de toda la UE redoblen sus esfuerzos para garantizar una recuperación justa y equitativa de la pandemia en curso", añadió.

La encuesta también analizó otros ámbitos de la corrupción, como los vínculos entre las empresas y la política. Una media del 53% de los ciudadanos de la UE cree que su Gobierno está controlado por intereses privados. Vease el gráfico a continuación.

Esta opinión se mantiene con fuerza en Eslovenia (70%), Bulgaria y Chipre (ambos 68%) y la República Checa (67%), pero es minoritaria en los países escandinavos.

Los miembros del parlamento son considerados los más corruptos, seguidos por los ejecutivos de empresas, los banqueros y los funcionarios del Gobierno, incluyendo la oficina del presidente y del primer ministro.

En general, más de la mitad de los encuestados piensa que las grandes empresas suelen eludir el pago de impuestos y que las compañías suelen utilizar los sobornos y las conexiones para conseguir contratos. Sólo el 21% de los europeos piensa que los funcionarios corruptos se enfrentan a las repercusiones adecuadas.

"Estos resultados deberían ser una llamada de atención tanto para los gobiernos nacionales como para las instituciones de la UE. La corrupción está socavando la confianza de los ciudadanos y los responsables políticos deben escuchar las preocupaciones de los ciudadanos", declaró Michiel van Hulten, director de Transparencia Internacional UE.

"Hay muchas medidas inmediatas que pueden adoptarse para remediar estos problemas, como el aumento de la transparencia de los grupos de presión a nivel nacional y de la UE o la lucha contra la evasión fiscal. Y las políticas de la UE para proteger a los denunciantes y luchar contra el blanqueo de capitales deben transponerse eficaz y rápidamente a la legislación nacional", concluyó.