EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Alerta a la contaminación, más de la mitad de las ciudades europeas siguen teniendo un aire sucio

Alerta a la contaminación, más de la mitad de las ciudades europeas siguen teniendo un aire sucio
Derechos de autor AP Photo/Armando França
Derechos de autor AP Photo/Armando França
Por Lucía Riera con AFP/AP
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

"Las partículas finas son un contaminante atmosférico clave que provocan más de 400.000 muertes prematuras al año en Europa, y están relacionadas con enfermedades graves, como las cardíacas y las pulmonares, dos de las principales causas de muerte en Europa", advierte la doctora Ganzleben

PUBLICIDAD

La reducción del tráfico en las grandes ciudades durante el confinamiento dio un pequeño respiro a la atmósfera, pero no el suficiente. Más de la mitad de las ciudades europeas siguen teniendo un aire sucio.

El uso del carbón como fuente de energía tiene parte de la culpa, por lo que las ciudades de Europa del Este, como las de Polonia, son las más contaminadas.

Los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente muestran niveles preocupantes de partículas finas en el aire. Asi lo confirma la doctora Catherine Ganzleben, jefa del Grupo de Contaminación Atmosférica. Medio Ambiente y Salud de la EEA.

"Las partículas finas (PM2,5) son un contaminante atmosférico clave. Provoca más de 400.000 muertes prematuras al año en Europa, y está relacionado con enfermedades graves, como las cardíacas y las pulmonares, dos de las principales causas de muerte en Europa. Si vive en una ciudad con aire sucio, está dañando su salud y la de sus hijos".

La falta de actividad del año pasado redujo los niveles de dióxido de nitrógeno en más de un 60% en algunas ciudades, pero los niveles de partículas se mantuvieron altos debido a otras fuentes de contaminación, como el consumo de combustibles para la calefacción.

"Lo que tenemos que hacer es dejar de invertir dinero en la industria de los combustibles fósiles, centrarnos en las emisiones procedentes de la agricultura, examinar nuestros sistemas de transporte y, por último, en lo que respecta a la generación de energía, tenemos que abandonar los combustibles fósiles", explica la doctora Ganzleben.

La experta cree que los fondos europeos de recuperación de 1,8 billones de euros son "una oportunidad para cambiar los sistemas y limpiarlos".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Un bosque como símbolo de lucha y redención

Macedonia del Norte a la cabeza de la contaminación europea

Giorgia Meloni podría hacerse con una cartera clave en la Comisión Europea