Última hora
This content is not available in your region

Cinco años del referéndum del Brexit

Access to the comments Comentarios
Por Christopher Pitchers
euronews_icons_loading
A sign adorns the fence at the harbour in Hartlepool, north-east England, where 69.6% of voters in the 2016 "Brexit" referendum opted to leave the EU
A sign adorns the fence at the harbour in Hartlepool, north-east England, where 69.6% of voters in the 2016 "Brexit" referendum opted to leave the EU   -   Derechos de autor  OLI SCARFF/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Cinco años después de que el Reino Unido votase a favor de abandonar la Unión Europea, el Brexit sigue trayendo cola. El eslogan electoral de Boris Johnson en 2019 "Get Brexit Done”, “Culminar el Brexit” consiguió que ganase sus primeras elecciones en el Reino Unido y los británicos pudieron irse a finales de enero de 2020. Pero, ¿ha acabado el Brexit?

"El Brexit puede que haya terminado pero sus consecuencias nos mantendrán ocupados durante los próximos años o incluso décadas", cree el eurodiputado del PPE, David McAllister.

Una de las razones es el llamado Protocolo de Irlanda del Norte, parte del acuerdo comercial del Brexit que mantiene a la isla de Irlanda en el mercado único. Lo que se traduce en controles para muchos de los productos que llegan desde Gran Bretaña.

Para ayudar a los supermercados en la transición, se acordó un periodo de gracia de tres meses desde el inicio del año. Sin embargo, Reino Unido decidió de forma unilateral extender este período hasta octubre, algo que no gustó en Bruselas. Y, por ahora, el problema sigue sin resolverse. "Entendemos las dificultades en Irlanda del Norte. Estamos dispuestos a ser flexibles, pero si el Reino Unido continúa con una política de tomar medidas unilaterales sin discutir esto con la Comisión Europea y con la República [de Irlanda]. Entonces tendrá que haber una represalia rápida y firme proveniente de la Unión Europea", insiste McAllister.

Salir de la UE también ha traído más controles y trámites para las mercancías que llegan al continente. Por ello, el comercio entre el Reino Unido y la Unión Europea se ha resentido. Y como asegura un eurodiputado alemán, el daño es mucho menor para la UE. "Las cifras de exportación e importación son claras; el daño financiero es claro. Incluso los servicios financieros, el interés económico clave en Gran Bretaña, se han visto dañados. Creo que está muy claro dónde está el daño real", detalla Bernd Lange, del S&D.

Los derechos de los ciudadanos de la UE también se han visto afectados. A medida que la libertad de movimiento entre ambos lados ha llegado a su fin, cada vez más personas son rechazadas o detenidas a su llegada al Reino Unido, algo que Bruselas cree que debe solucionarse. “No creemos más obstáculos. Hagamos que esta relación funcione. Y esta relación no va solo comercio y negocios, va de personas que viven a ambos lados del canal, personas con sus familias que ojalá puedan seguir viviendo lo mejor posible a pesar de la decisión política”, asegura McAllister.

Muchos en el Reino Unido celebrarán el Brexit esta semana, pero al otro lado del Canal la respuesta probablemente será más débil.