Última hora
This content is not available in your region

Islandia demuestra al mundo que reducir la semana laboral no solo es posible sino beneficioso

Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Islandia demuestra al mundo que reducir la semana laboral no solo es posible sino beneficioso
Derechos de autor  Кадр из видео AP
Tamaño de texto Aa Aa

¿Es realmente posible trabajar solo cuatro días a la semana? Según los resultados llegados desde Islandia, sí. El proyecto llevado a cabo en este país durante cuatro años ha probado que reduciendo la jornada laboral a cuatro días la productividad de los trabajadores y la prestación de servicios no solo se mantienen sino que, en algunos casos, mejoran. La clave, la reducción del estrés.

Las pruebas consistían simplemente en reducir las horas de trabajo semanales de 40 a 35 horas, por supuesto sin reducción de salario. Fueron llevadas a cabo entre 2015 y 2019 con cerca de 2800 trabajadores, lo que supone el uno por ciento de la población islandesa.

Los resultados fueron soprendentes. Más bienestar y misma productividad. Los sindicatos se han puesto a trabajar con estos datos en la mano, y muy pronto el 86 por ciento de la fuerza laboral islandesa gozará si así lo desea de un horario reducido.

España apuesta por el cambio

Otros países o ciudades trabajan ya en experimentos similares, como es el caso de España, donde el Gobierno anunciaba en marzo su intención de poner a prueba la semana laboral de cuatro días. En su caso, se trata de experimentar con 32 horas en un espacio de tres años. Nueva Zelanda o Alemania también cuenta con firmes defensores de esta idea, con la que además se lucha contra el cambio climático.

Según los últimos datos, en 2019 los habitantes de la Unión Europea trabajaron una media de 36,2 horas a la semana. Ese mismo año, los empleados de Rumanía fueron los poseedores de la semana laboral más larga, 40 horas y media de media. En Países Bajos, por su parte, se trabajó 29,3 horas.

En Bélgica, por su parte, se registró la mayor diferencia entre empleados y autónomos a tiempo completo, empleando estos casi 53 horas a la semana. Indudablemente, toca seguir trabajando.