Última hora
This content is not available in your region

Los vestigios del judaísmo en Alemania declarados Patrimonio Mundial por la Unesco

euronews_icons_loading
Patrimonio judío en Alemania
Patrimonio judío en Alemania   -   Derechos de autor  EV - Euronews
Por Carmen Menéndez
Tamaño de texto Aa Aa

La herencia dejada por la comunidad judía medieval en las ciudades alemanas de Espira, Maguncia y Worms, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Estas tres localidades se consideran la cuna del judaísmo europeo. Fueron importantes centros de erudición, en los que se dio forma a la cultura, la religión y la jurisprudencia de la diáspora judía en Europa Central y Oriental.

"Conmemoramos los aspectos brillantes, pero también los sombríos. Tenemos que aprovechar la oportunidad que nos brinda el mensaje de vida judío para oponernos al odio", dice la presidenta del Comité Alemán de la Unesco, Maria Boehmer.

Cuna del judaísmo europeo

Durante 900 años, la presencia judía dejó su impronta en estas ciudades. Destacan lugares como los antiguos cementerios judíos de Maguncia y de Worms o el Judenhof de Espira, un conjunto de sinagogas y baños rituales.

En la Edad Media, los judíos de estas tres ciudades del Rin se unieron para formar la comunidad de ShUM.

"Políticamente, socialmente, es una señal muy importante", estima la alcaldesa de Espira, Stefanie Seiler.

Este es el primer Patrimonio de la Humanidad judío en Alemania. Testimonios de un rico pasado, que consiguieron sobrevivir a la destrucción de los pogromos antijudíos, la guerra y el nazismo.