Última hora
This content is not available in your region

LITUANIA | La UE critica a Minsk y enviará ayudas a Vilna tras la nueva ola migratoria

Access to the comments Comentarios
Por Yaiza Martín-Fradejas con AP
euronews_icons_loading
LITUANIA | La UE critica a Minsk y enviará ayudas a Vilna tras la nueva ola migratoria
Derechos de autor  Mindaugas Kulbis/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La frontera entre Lituania y Bielorrusia se ha convertido en los últimos días en un auténtico foco de tensión. Tras la llegada de más personas migrantes desde el lado bielorruso, las autoridades lituanas enviaron un mensaje de alerta: se ha llegado al límite de capacidad para acoger a nuevas personas que intenten acceder al país báltico. Esta ola migratoria ha provocado el rechazo de una parte de la población y ha hecho tambalear las relaciones diplomáticas entre la UE y Minsk.

La Comisión Europea acusa al Gobierno bielorruso de engañar a esta población con falsas esperanzas, haciéndoles creer que existen nuevas rutas de entrada. Ylva Johansson, Comisaria europea de Asuntos de Interior, se desplazó a la frontera para recalcar su apoyo a Lituania en la defensa de las fronteras externas europeas.

"Esto es una provocación del régimen de Lukashenko. Es inaceptable", afirmó Johansson. "Tenemos que dejar claro que no hay acceso libre al territorio europeo. Lituania, la Unión Europea y los países del espacio Schengen están obligados a impedir el acceso no autorizado a esta zona", concluyó la comisaria.

Cerca de 4.000 personas han intentado entrar en Lituania durante los últimos días, una cifra que contrasta con las 81 del año pasado. Más de dos tercios provienen de Irak. Con el fin de frenar la inmigración irregular, Lituania quiere construir un muro en la frontera con Bielorrusia, medida que sería en parte financiada con la ayuda de Bruselas, que anunció el envío de entre 20 y 30 millones de euros en 2022.

Tanto Vilna como Bruselas califican este aumento de llegadas como un arma de presión de Minsk a la Unión Europea. Alexandre Lukashenko, reelegido presidente hace un año en unos comicios cuestionados por Occidente, reprimió con violencia las protestas de la oposición en su país, y provocó el exilio de su principal contrincante electoral.