Última hora
This content is not available in your region

Kristina Timanovskaya: "Mi abuela me llamó y me dijo que no volviera a Bielorrusia"

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Kristina Timanovskaya: "Mi abuela me llamó y me dijo que no volviera a Bielorrusia"
Derechos de autor  Czarek Sokolowski/The Associated Press
Tamaño de texto Aa Aa

Primera aparición pública de Kristina Timanovskaya tras llegar a Europa.

La atleta bielorrusa compareció este jueves en Varsovia ante los medios tras haberse convertido en cuestión de pocos días, a su pesar, en la nueva imagen de la oposición contra el régimen de Lukashenko y en la cara política de los Juegos de Tokio. Timanovskaya entraba el miércoles en Polonia gracias a un visado humanitario.

"Todavía no he pensado en el asilo político. Todo lo que quiero es seguir haciendo deporte y continuar con mi carrera aquí", reconocía la velocista, que revelaba en qué momento decidió no coger el avión a Minsk: "Mi abuela me llamó y me dijo, "no puedes volver a casa porque en la televisión dicen muchas cosas malas de ti, que tienes algunos problemas mentales, y que tal vez en Bielorrusia puedas acabar en un hospital o en la cárcel, no lo sabemos".

Lee: La atleta bielorrusa Kristina Timanovskaya pide asilo

Timanovskaya: "Solo me preocupa mi seguridad"

Timanovskaya era expulsada el pasado domingo de los Juegos por parte de su Comité Olímpico, liderado por el hijo del presidente Lukashenko, Viktor Lukashenko. La atleta había criticado en redes sociales a este estamento por obligarla a competir en la prueba de 4x400, para la que ella no estaba preparada.

Tras ser expulsada, Timanovskaya era obligada a volver a Bielorrusia, momento en el cuál decidió pedir ayudar a las autoridades japonesas, por temor a lo que pudiera pasarle de aterrizar en su país.

Timanovskaya se quedará en Polonia por tiempo indefinido. Lo hará junto a su marido y entrenador, que también ha optenido el visado humanitario polaco, al igual que otros 300 bielorrusos en lo que va de año, todos ellos huyendo de un Gobierno, el de Alexander Lukashenko, que ve como sus políticas y actuaciones siguen empeorando, cada vez más, su imagen internacional.