Última hora
This content is not available in your region

¿Con Afganistán al borde del abismo está Europa cerca de una nueva crisis de refugiados?

Access to the comments Comentarios
Por Sandrine Amiel
ARCHIVO - El 11 de noviembre de 2020 un migrante se encuentra fuera de un campamento de refugiados después de un incendio en la isla
ARCHIVO - El 11 de noviembre de 2020 un migrante se encuentra fuera de un campamento de refugiados después de un incendio en la isla   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Cuando el experto en política exterior Kemal Kirişci advirtió en abril de "un éxodo masivo de refugiados que huyen de Afganistán que podría desencadenar otra crisis migratoria", su investigación recibió poca atención.

Ahora, mientras los talibanes avanzan rápidamente en su territorio antes de la retirada militar de Estados Unidos y la OTAN a finales de mes, sus predicciones pueden haber empezado a materializarse.

Se calcula que unas 270.000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares desde principios de año, según la agencia de refugiados de las Naciones Unidas.

Las organizaciones de ayuda han dado la voz de alarma sobre lo que podría ser sólo el comienzo de una crisis humanitaria mucho mayor, con consecuencias devastadoras para los civiles afganos, incluido el 65% de los niños.

"Estamos alarmados por el aumento de la violencia que hemos visto en los últimos meses y las consecuencias que vemos, en particular en los niños", dijo Anita Bay Bundegaard, directora de Save the Children Europa, a Euronews.

La organización benéfica afirma que 80.000 niños se han visto desplazados en los últimos dos meses y un número récord de muertos o heridos.

A medida que más y más afganos intentan refugiarse del conflicto y la violencia, muchos líderes europeos temen que una nueva ola de refugiados llegue al Viejo Continente.

La Unión Europea aún está marcada por la crisis migratoria de 2015-16, en la que llegaron cientos de miles de personas procedentes de Siria. El episodio desencadenó intensas disputas en el seno del bloque de 27 países sobre el reparto de la carga migratoria entre ellos, con partidos populistas en algunas partes de Europa emergiendo del sentimiento antiinmigración.

La canciller Angela Merkel, que acogió masivamente a los refugiados sirios en Alemania en 2015 bajo su famoso lema "Podemos hacerlo", ha cambiado de tono. Abordó el tema de los refugiados afganos en una conferencia de prensa el mes pasado diciendo: "No podemos resolver todos estos problemas acogiendo a todos".

"No puede ser que Austria y Alemania solucionen el problema de Afganistán por la UE", dijo a los periodistas el ministro austriaco del Interior, Nehammer, al quejarse del aumento de la inmigración irregular este año.

Las autoridades turcas dijeron el mes pasado que estaban vigilando de cerca la afluencia de inmigrantes afganos, con más de 27.000 atrapados cruzando la frontera iraní en lo que va de año. La frontera iraní-turca ha sido durante mucho tiempo una ruta de contrabando popular para los migrantes afganos que buscan entrar en Turquía antes de continuar su viaje a Europa.

Además de Turquía, recientemente se ha abierto una nueva ruta migratoria hacia la UE a través de Bielorrusia, y Lituania acusa a Minsk de organizar cruces fronterizos ilícitos en las últimas semanas como parte de una "guerra híbrida" contra la UE. En una reciente entrevista, el Ministro de Asuntos Exteriores lituano afirmó que varios afganos ya utilizaban esta ruta.

Pero, aunque todos los ingredientes para una gran crisis de refugiados están ahí, los expertos dijeron a Euronews que el enfoque de Europa en tratar de disuadir una hipotética ola de migrantes afganos estaba fuera de lugar.

¿Europa ya está viendo una afluencia de migrantes afganos?

Las cifras muestran que no ha habido una afluencia masiva de migrantes afganos en Europa en los últimos meses hasta ahora.

En el primer semestre de 2021 se registraron alrededor de 3.200 cruces irregulares de fronteras por parte de ciudadanos afganos en las fronteras exteriores de la UE, dijo un portavoz de la Comisión Europea a Euronews en una declaración escrita.

"Este número representa una disminución del 41% en comparación con el año anterior", añadió la Comisión, señalando que "las restricciones fronterizas y de viaje relacionadas con la pandemia de coronavirus tuvieron un impacto en las cifras del año pasado".

Aunque es "muy probable" que un gran número de afganos necesite protección como refugiados en los próximos meses_, "esta crisis masiva no significa que la gente llegue a Europa"_, dijo Gerald Knaus, presidente fundador de la Iniciativa Europea de Estabilidad (ESI), un grupo de reflexión.

"Para llegar a Europa hay que cruzar muchas fronteras que hoy son mucho más difíciles de cruzar que hace unos años", prosiguió el experto en migración, señalando las supuestas políticas griegas de rechazo en sus fronteras terrestres y marítimas, que Atenas niega.

Petros Giannakouris/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Una mujer afgana con sus tres hijos camina fuera del perímetro del campo de refugiados en el puerto de Vathy en la isla de Samos, Grecia, el 11 de junio de 2021Petros Giannakouris/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

En los últimos años, la UE ha invertido importantes recursos para reforzar sus fronteras exteriores y disuadir a los inmigrantes. En 2016, el bloque acordó pagar a Turquía 6.000 millones de euros para evitar que los solicitantes de asilo sirios crucen a Grecia.

"En cuanto a los hechos, todavía no vemos un gran número de afganos que lleguen a Turquía y menos a Europa. Y no está claro cuántos podrán salir de Afganistán: Pakistán afirma que puede proteger la frontera", señaló Knaus.

"En 2015, en seis meses más de 500.000 personas llegaron espontáneamente desde Turquía a Grecia. A modo de comparación, ahora, en los últimos seis meses, el número total de personas que llegaron desde Turquía a Grecia, no solo afganos sino todo el mundo, fue de unas 4.000. Así que es 125 veces menos", insistió.

Cuando se trata de la ruta de Bielorrusia, las cifras son aún más bajas. "Hasta ahora han sido unos 3.000, así que son menos que los 4.000 que llegaron a Grecia", dijo Knaus. De estos 3.000, la mayoría eran iraquíes.

"Así que hay una histeria sobre las grandes cifras y la realidad es que muy poca gente cruza las fronteras".

"Esto es alarmismo y populismo. Si nos enfrentamos a esto y decimos: 'No, la verdadera crisis es otra'. Es que en nuestras fronteras estamos infringiendo las leyes de la UE, y en Afganistán hay mucha gente que necesita protección. Son personas con las que hemos luchado y por las que hemos reconstruido el país durante 20 años, y las hemos abandonado", dijo Knaus.

Kirişci, que es miembro no residente del centro de estudios Brookings, dijo que un gran número de afganos "sigue llegando a Turquía a través de Irán", citando las cifras de ACNUR. Pero ambos expertos coincidieron en una cosa: a los inmigrantes afganos les resultará muy difícil entrar en la UE.

"Va a haber una crisis humanitaria masiva en la frontera [Grecia-Turquía], el tipo de crisis que va a dañar la reputación de la Unión Europea a nivel internacional, ya que el mundo va a ver cómo la Unión Europea se resiste a que los refugiados entren en el espacio Schengen", dijo Kirişci a Euronews.

¿Cómo ha respondido Europa hasta ahora?

Bruselas dice que su enfoque actual es prevenir una escalada en Afganistán para evitar desplazamientos masivos.

"Nuestros esfuerzos y nuestro compromiso como Unión Europea, junto con nuestros socios internacionales y regionales, se centran en contribuir a la estabilización de la situación en Afganistán. Esto también ayudará a evitar situaciones que obliguen a la gente a marcharse", dijo un portavoz de la Comisión Europea a Euronews.

Estados Unidos anunció esta semana que ampliaba su programa de refugiados para ciudadanos afganos en situación de riesgo. Entre las personas que pueden acogerse a él se encuentran ahora los empleados actuales y antiguos del Gobierno estadounidense y de la OTAN, las organizaciones de noticias con sede en Estados Unidos, las agencias de ayuda y otros grupos de socorro que reciben financiación estadounidense.

Knaus dijo que los europeos deberían pensar en un programa similar, "dando al menos la opción de tener acceso a Europa a aquellos que han depositado su confianza en el trabajo con nuestras instituciones en los últimos 20 años y que podrían estar en riesgo real".

Aunque hasta ahora no se han hecho anuncios de este tipo a nivel europeo, varios países de la UE siguen deportando a afganos a los que se les denegó el asilo en su país, a pesar de la escalada de violencia en el mismo.

En julio, Afganistán instó a Europa a detener las deportaciones durante tres meses, como habían hecho Finlandia, Suecia y Noruega.

Alemania, Dinamarca y Austria son algunos de los países que aún no han suspendido las expulsiones de afganos. En el caso de Alemania, estas deportaciones son sólo para los inmigrantes que han cometido un delito.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) pidió a Austria que aplazara la deportación de un afgano esta semana.

Varias ONG, entre ellas Save the Children, han pedido a la UE y a sus países miembros que suspendan las deportaciones de afganos.

"Pedimos a todos los Estados miembros de la UE que suspendan las devoluciones, en particular las de niños, a Afganistán, porque hay que proteger a los niños ahora y no devolverlos a un país donde ponemos sus vidas en peligro", dijo Bay Bundegaard a Euronews.

"Y pedimos a la Comisión Europea que anime a los Estados miembros a no hacerlo, y también que se abstengan de coordinar estos retornos", añadió el directivo de Save the Children.

¿Cuáles son las opciones para hacer frente a la crisis?

"Hay muchas personas que podrían estar en grave riesgo de persecución en Afganistán y que no encontrarán protección a menos que la política occidental encuentre la manera de que salgan regularmente", dijo Knaus a Euronews.

Tanto Kirişci como Knaus dijeron a Euronews que la UE y otros países occidentales deberían responder a la crisis con un amplio programa de reasentamiento, a la escala de lo que se hizo con los refugiados vietnamitas en los últimos años de la década de 1970 y 1980.

"En la crisis de los refugiados procedentes de Vietnam después de 1979, hubo una coalición de países que habían luchado en Vietnam, o que estaban conmocionados por la catástrofe humanitaria de la gente que salía en barcos hacia Malasia, Indonesia, Tailandia y Filipinas y que dijeron: traeremos a la gente a nuestros países mediante el reasentamiento de forma ordenada".

El programa estadounidense anunciado la semana pasada no va tan lejos, ya que los solicitantes deben salir de Afganistán sin ningún tipo de ayuda para iniciar el proceso de adjudicación que puede durar entre 12 y 14 meses en un tercer país.

La Comisión Europea dijo a Euronews que apoyaba "firmemente" el reasentamiento, incluso "a través de la provisión de fondos de la UE."

"Desde 2015, los programas de reasentamiento de la UE han proporcionado protección a los refugiados más vulnerables (más de 81.000 reasentamientos hasta ahora)".

El mes pasado, el bloque lanzó un foro de reasentamiento de la UE para movilizar fondos para el reasentamiento de 30.000 refugiados hasta finales de 2022.

Pero, como señala la Comisión Europea, "el reasentamiento es un esfuerzo voluntario para los Estados miembros; la decisión de participar en el reasentamiento y las decisiones individuales de admisión corresponden a los Estados miembros."

"Creo que sería un error hacer de esto una cuestión europea en el sentido de que son los 27. No se pondrán de acuerdo en nada, eso está claro porque los gobiernos no lo hacen. Pero la incógnita es realmente para Francia, Alemania, España e Italia y los países individuales que lucharon en Afganistán", dijo Knaus.

¿Qué significa esto para las relaciones entre la UE y Turquía?

En un momento en que Europa está preocupada por una nueva crisis de refugiados procedentes de Afganistán, es probable que su espinosa asociación con Ankara en materia de migración vuelva a estar en el punto de mira. A menudo, cuando la UE tiene un desencuentro con Ankara, el presidente Recep Tayyip Erdogan amenaza con dejar de impedir que los refugiados se dirijan a Europa.

Kirişci predijo que como las fuerzas de seguridad griegas tratarán de impedir la entrada de migrantes afganos desde Turquía, podría producirse una importante "crisis humanitaria y posiblemente política entre Turquía y Grecia."

Según él, Erdogan podría intentar utilizar la crisis con "fines internos para mostrar cómo la gloriosa Unión Europea no está a la altura de sus propias normas y cómo Turquía recibe con los brazos abiertos a las personas vulnerables, especialmente de los estados musulmanes".

AP/1975 AP
Gente esperando a un barco en Vietnam en abril de 1975AP/1975 AP

Sin embargo, señaló, "una de las consecuencias de la llegada de estos refugiados afganos a Turquía es que ha puesto de manifiesto el creciente resentimiento público de los refugiados en general en Turquía".

"El hecho de que la economía turca vaya de mal en peor está exacerbando estos sentimientos en la opinión pública", añadió.

No está claro si Erdogan intentará "negociar" con la UE como hizo su Gobierno en 2015-16 cuando negoció su paquete migratorio de 6.000 millones de euros, añadió el experto.

Pero la UE parece dispuesta a mantener el flujo de dinero. "La UE seguirá apoyando a sus socios que protegen a los refugiados y a las personas que necesitan protección internacional y apoyan a los países de acogida", dijo el portavoz de la Comisión Europea.

Fuentes adicionales • AP, JUAN CARLOS DE SANTOS (VERSIÓN EN ESPAÑOL)