This content is not available in your region

Resistir, dimitir y ganar tiempo: Los sanitarios franceses que no quieren la vacuna de la COVID

Access to the comments Comentarios
Por Sandrine Amiel
Enfermeras sostienen pancartas mientras marchan durante una protesta contra el pase sanitario en París, el sábado 17 de julio de 2021.
Enfermeras sostienen pancartas mientras marchan durante una protesta contra el pase sanitario en París, el sábado 17 de julio de 2021.   -   Derechos de autor  Michel Euler/AP

Gaëlle Faure, una enfermera de 23 años de un hospital de Burdeos, se enfrenta a una dura elección: o se vacuna contra la COVID-19, sobre lo que tiene dudas, o es suspendida de un trabajo que le gusta.

Es una de las miles de trabajadores sanitarios franceses que han salido a la calle en las últimas semanas para protestar contra las nuevas políticas de vacunación del Gobierno.

Mientras Francia entraba en la cuarta oleada de coronavirus alimentada por las variantes, el Gobierno intervino de forma controvertida para dar un impulso a los esfuerzos de vacunación.

La zanahoria para que los franceses se vacunaran fue una medida para dificultar el acceso a restaurantes, cafés y bares a quienes no estuvieran vacunados -aproximadamente el 30% de la población adulta, con un 69% totalmente vacunado a partir del 10 de agosto-.

El palo fue decir a los trabajadores sanitarios que debían vacunarse antes del 15 de septiembre. Los que se negaran se enfrentarían a una suspensión de su contrato sin sueldo.

Ambas medidas han provocado protestas masivas en las últimas semanas, con lemas como "¡Mi cuerpo, mi elección!", "¡El derecho a decir no!" y "¡No a la vacunación obligatoria!", que se escuchan a menudo.

"No soy una persona acostumbrada a manifestarse, en general soy más del tipo de persona que se doblega. Pero el pase sanitario y la vacunación obligatoria me han empujado a protestar", declaró Faure a Euronews, calificando las nuevas medidas como "una forma de desprecio a los cuidadores que tanto se implicaron -y se siguen implicando- en la lucha contra la pandemia".

Gaëlle Faure
En esta foto sin fecha, la enfermera Gaëlle Faure, a la izquierda, posa con una antigua compañera con el equipo de protección COVID-19 en el hospital CHU de Burdeos, Francia.Gaëlle Faure

Dijo que su enfado no hizo más que aumentar cuando la policía le disparó gases lacrimógenos a la cara mientras protestaba pacíficamente el pasado fin de semana. "No me lo tomé bien. Me pareció muy violento", dijo a Euronews.

El Gobierno de Emmanuel Macron dice que es un deber moral que los profesionales de la salud se vacunen para proteger a los pacientes vulnerables que tienen a su cargo. El objetivo de la ley, según declaró el ministro de Sanidad francés Olivier Véran a la prensa la semana pasada, es que "los cuidadores, los que tratan, no sean los que se arriesguen a infectar a las personas, que no han pedido en absoluto enfermar".

Las nuevas normas no solo afectan a los profesionales de la medicina, sino a todos los que trabajan con poblaciones vulnerables, incluidos los bomberos.

La mayoría de las organizaciones profesionales están de acuerdo, y muchas de ellas firmaron el mes pasado un texto con el Gobierno en apoyo de la vacunación obligatoria.

La gran mayoría de los profesionales médicos franceses se han vacunado al menos una vez: el 88% de los médicos privados y el 77% de los trabajadores de las residencias, según las últimas cifras publicadas por la agencia de salud pública francesa.

Sin embargo, una considerable minoría sigue resistiendo a la decisión del Gobierno de hacer obligatoria la vacunación para sus profesiones.

Euronews ha hablado con estos profesionales para conocer las razones de su movilización y el impacto que tendrá, tanto a nivel individual como para los sectores sanitario y social, ya escasos de personal.

¿Por qué algunos sanitarios franceses están en contra de la vacunación obligatoria?

"Consideramos que tenemos el mismo derecho que cualquier ciudadano a decidir si nos vacunamos o no, y cuándo lo hacemos", afirma el bombero Abdellah Chaouch, que dirige una sección local del sindicato CGT-SDIS en Seine-et-Marne, cerca de París.

Abdellah Chaouch
En esta foto sin fecha, el bombero Abdellah Chaouch posa junto a su vehículo profesional.Abdellah Chaouch

"No entendemos la decisión del Gobierno de no dejar a los bomberos la capacidad de decidir", declaró Chaouch a Euronews, calificando la nueva política de "liberticida".

Dominique Chave, auxiliar de enfermería, y Rodolphe Verger, enfermero, ambos miembros de la rama sanitaria de la CGT, negaron que su movimiento fuera antivacunas.

"No tenemos un punto de vista sobre si esta vacuna es buena o no", dijo Verger a Euronews.

"En algunos discursos se acusa a los profesionales de la salud, la gente dice: 'ellos saben, así que deberían dar ejemplo'. Esa es la cuestión, ellos saben y conocen lo que significa una autorización de comercialización condicional. Si es condicional, significa que el medicamento presenta riesgos que no han sido evaluados en su totalidad", afirmó la enfermera. "Así que lo que defendemos es el respeto a la libertad de elección dado el estado actual de las pruebas".

Hay muchos bomberos que ahora están de baja, que se niegan a ser vacunados.

La Agencia Europea del Medicamento ha concedido la autorización condicional de comercialización a cuatro vacunas frente la COVID-19 desde diciembre del año pasado, afirmando en todos los casos que los beneficios superaban con creces los riesgos de los posibles efectos secundarios.

Según los sindicalistas de CGT, muchos profesionales de la salud se sienten frustrados al ser vilipendiados por negarse a la vacunación después de haber sido tratados como héroes durante la primera oleada de la pandemia.

"Hace apenas un año, nos enviaron a trabajar sin ningún equipo de protección. Incluso cuando decíamos que teníamos la COVID-19, nos decían que fuéramos a trabajar y nos negaban la baja por enfermedad, sabiendo que existía el riesgo de infectar a los pacientes porque estábamos enfermos y porque no teníamos protección. Así que la misma gente hoy nos dice: '¿cómo es que no queréis vacunaros? Sois unos irresponsables, os arriesgáis a infectar a los pacientes'. Esto enfurece a todo el mundo, incluso a los que se vacunaron espontáneamente", dijo Verger.

La CGT afirma que, aunque los profesionales de la salud estuvieron "sobreexpuestos al virus al principio de la pandemia debido a la negligencia del Estado en la gestión de los equipos de protección personal", no se puso en marcha ninguna encuesta de salud pública para medir la tasa de inmunidad colectiva en la profesión.

En un comunicado publicado la semana pasada, el sindicato también criticó las sanciones impuestas a los empleados que se resisten a la vacunación.

"Suspender a un empleado de toda actividad o impedirle la contratación es discriminatorio e inaceptable. También es escandaloso privar a un agente de su salario o de una renta de sustitución", dijo la CGT. "Los trabajadores más pobres serán los más afectados".

La rama sanitaria de SUD, otro sindicato, también ha llamado a los trabajadores a unirse a las protestas contra el pase sanitario, calificándolo de "atentado contra el derecho laboral". Dijo que su movilización no tenía "nada que ver con las concentraciones iniciadas por la extrema derecha y los conspiranoicos, a las que nos oponemos".

¿Qué opciones tienen los trabajadores que se niegan a la vacunación obligatoria?

Los trabajadores que se resisten a la vacunación pueden intentar ganar tiempo hasta que deje de aplicarse la nueva normativa, según los profesionales entrevistados por Euronews.

"La mayoría tiene la intención de ganar tiempo hasta que no tengamos esta vacunación obligatoria como un espectro sobre nuestras cabezas", dijo Chave, señalando que la legislación actual está programada para aplicarse hasta mediados de noviembre, aunque posiblemente se pueda prorrogar.

Una de las formas de hacerlo es pedir la baja por enfermedad o las vacaciones anuales.

"Hay muchos bomberos que ahora están de baja por enfermedad, que se niegan a vacunarse. Pueden ocupar su puesto de trabajo, pero han cogido sus vacaciones anuales o están de baja por enfermedad", explica Chaouch a Euronews.

Dimitir es otra opción para los profesionales que se resisten a la vacunación obligatoria.

"Ya estamos viendo renuncias", dijo Chave. Para estos trabajadores, la vacunación obligatoria es "la gota que colma el vaso", explicó. "Incluso antes de esta crisis sanitaria, las condiciones laborales e incluso salariales ya eran bastante penosas. La pandemia no ha hecho más que agravar la falta de recursos".

La mayoría tiene el ánimo de ganar tiempo hasta que no tengamos esta vacunación obligatoria como un espectro sobre nuestras cabezas.

Otra categoría de trabajadores se apoyará en el hecho de que las sanciones pueden ser difíciles de aplicar, dijo Verger a Euronews.

"Algunos colegas dicen 'voy a llegar hasta el final y ver qué hace el director'. Porque una cosa es decir que es sancionable y otra aplicar realmente las sanciones".

"Creo que todas las direcciones de los hospitales se preguntan cómo hacerlo", dijo, invocando los principios del secreto médico en la función pública y las normas vigentes para sancionar la mala praxis profesional.

"Si se juntan todas estas categorías, se obtiene un buen número de personas", dijo.

Faure declaró a Euronews que, aunque no se planteaba dimitir, aún no estaba segura de sus próximos movimientos.

"Estoy esperando a ver cómo se desarrollan las cosas. Si un número importante de cuidadores no se vacunan, ¿quizás podamos hacer frente común? No sé cómo va a resultar, pero por ahora, sigo siendo fiel a mis creencias y no estoy dispuesta a vacunarme", dijo.

Según la enfermera, alrededor del 30% de sus colegas en su hospital de Burdeos no estaban vacunados hasta la semana pasada, aunque cree que muchos podrían haber "cedido a la presión".

¿Cuáles son las consecuencias para la asistencia sanitaria y los servicios sociales?

Chaouch explicó a Euronews que el impacto de la nueva legislación ya se está notando en muchos parques de bomberos.

En su distrito de Seine et Marne, unos 350 bomberos están normalmente de guardia a diario, pero en este momento "nos faltan casi 100 efectivos de guardia", dijo.

"Por supuesto, también están las vacaciones de verano, que afectan a la disponibilidad de los voluntarios. Pero creo que la vacunación obligatoria no ha ayudado. Esto es enorme", dijo.

Chave señaló que la contratación de profesionales sanitarios era ya un reto en muchos centros de salud, especialmente en las residencias.

Todos los centros sanitarios, ya sean hospitales públicos o privados, se enfrentan actualmente a una enorme escasez de profesionales sanitarios.

"Todos los centros sanitarios, ya sean hospitales públicos o privados, se enfrentan actualmente a una enorme escasez de profesionales sanitarios (...) Y creo que la vacunación obligatoria va a tener necesariamente un impacto adicional. No lo necesitábamos, claramente. "

La misma situación se da en los parques de bomberos.

"Ya tenemos problemas de contratación, independientemente del pase sanitario. Nunca he visto tantas renuncias y solicitudes de permisos prolongados". ¿Cree que el pase vacunal mejorará la situación? Desde luego que no", dijo Chaouch.

AP Photo/Christophe Ena
ARCHIVO: Los bomberos marchan durante una manifestación por mejores salarios, el martes 28 de enero de 2020 en París.AP Photo/Christophe Ena

Varios sindicatos, entre ellos CGT y SUD, han convocado "huelgas ilimitadas" contra la vacunación obligatoria al entrar en vigor la nueva ley esta semana.

Preguntado por el impacto de la huelga, Chave dijo que era "un poco pronto para hablar de ello hoy, ya que nuestro preaviso de huelga era del 9 de agosto".

Para los bomberos, el impacto será limitado si se tiene en cuenta que la mayoría de los huelguistas son "requisados" para trabajar de forma casi sistemática para garantizar la continuidad del servicio público, dijo Chaouch.

En declaraciones a la prensa la semana pasada, el ministro de Sanidad, Olivier Véran, mostró la determinación del Gobierno de aplicar las nuevas normas a pesar de las protestas. "La ley se aplicará", insistió.

"Llegará el momento en que estas personas ya no podrán hacer huelga, ya que, por definición, se aplicará esta obligación de vacunación", dijo.

¿Qué dice exactamente la normativa?

Hasta el 15 de septiembre, los profesionales del sector sanitario y asistencial que no se hayan vacunado en su totalidad tienen la posibilidad de presentar un certificado de recuperación o una prueba negativa realizada en un plazo de 72 horas. Para muchos profesionales, esto significa que tendrán que hacerse la prueba varias veces a la semana para ir a trabajar.

Desde el 15 de septiembre hasta el 15 de octubre, tendrán que demostrar que han recibido al menos la primera vacuna y mostrar un test negativo. Después del 15 de octubre, deberán estar completamente vacunados.