Última hora
This content is not available in your region

El canciller Sebastian Kurz repite como presidente del PP austriaco

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual con EFE
euronews_icons_loading
El canciller Sebastian Kurz repite como presidente del PP austriaco
Derechos de autor  Lisa Leutner/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

El canciller austriaco Sebastian Kurz ha sido reelegido como presidente del PP de Austria con el 99,4 % de los votos. Ha logrado 533 de los 536 votos emitidos en el congreso del partido que él refundó en 2017 y con el que ha ganado cómodamente dos elecciones desde entonces.

Para ser reelegido expuso un programa en el que prometió rebajas fiscales a los ingresos medios y bajos, aumentar la ayuda familias y mantener la dura política contraria a recibir inmigrantes y refugiados.

El canciller afirmó que Austria, con 8,8 millones de habitantes, ha acogido a más de 120.000 personas desde 2015.

"Pero, por encima de todo, también tenemos una responsabilidad con nuestro país que debemos cumplir. Porque, en última instancia, quién vive aquí y en qué cree la gente es crucial para una democracia. Para nosotros, eso significa no acoger a más personas de las que podemos integrar", aseguró.

Con el apoyo de hoy, Kurz logrado el respaldo más rotundo nunca recibido por un líder del partido democristiano, señala la agencia APA.

El político conservador se hizo con las riendas del partido en 2017 tras dirigir una revuelta interna, e impuso un cambio de estatutos que le da plenos poderes para decidir cargos, candidaturas y estrategias.

En una campaña para modernizar la imagen del ÖVP, cambió el color negro que lo identificaba desde 1945 por el turquesa y añadió el adjetivo "nuevo" al nombre de la formación.

Kurz rechazó mantener la gran coalición con los socialdemócratas y forzó elecciones anticipadas que ganó con el 31,7 % de los votos, siete puntos más que en 2013, rescatando al ÖVP de una deriva de pérdida de votos que duraba 15 años.

La coalición que dirigió con los ultranacionalistas del FPÖ, de los que tomó el duro discurso antiinmigración, terminó abruptamente en mayo de 2019 por un escándalo de corrupción de sus socios.

En las nuevas elecciones anticipadas ese año elevó sus apoyos al 38 % y pactó una nueva coalición, esta vez con Los Verdes, un partido ecologista y progresista en las antípodas del FPÖ, con el que gobierna desde entonces.