Última hora
This content is not available in your region

Todo lo que necesitas saber sobre un posible referéndum de independencia en Escocia

Access to the comments Comentarios
Por Chantal Da Silva
La primera ministra de Escocia y líder del Partido Nacional Escocés, Nicola Sturgeon tras depositar su voto en las pasadas elecciones
La primera ministra de Escocia y líder del Partido Nacional Escocés, Nicola Sturgeon tras depositar su voto en las pasadas elecciones   -   Derechos de autor  Scott Heppell/AP
Tamaño de texto Aa Aa

El Gobierno del Reino Unido ha sido advertido: un referéndum de independencia en Escocia es una "cuestión de tiempo”.

La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, hizo la advertencia al primer ministro británico, Boris Johnson, en una llamada telefónica después de que su formación, el Partido Nacional Escocés (SNP) ganara sus cuartas elecciones consecutivas a Holyrood.

La líder del SNP le aseguró que un segundo referéndum sobre la independencia del Reino Unido será inevitable tan pronto como Escocia empiece la recuperación tras la pandemia.

¿Por qué ahora?

En su programa electoral, el SNP prometió celebrar un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia si conseguía otra victoria electoral.

Consiguió 64 de los 129 escaños del Parlamento escocés, uno más que en las anteriores elecciones, pero uno menos de los necesarios para obtener la mayoría.

Sin embargo, los partidos independentistas siguieron dominando el parlamento y los Verdes escoceses obtuvieron ocho escaños.

Aunque Sturgeon ha mantenido que su gobierno se centra actualmente en la lucha contra la pandemia, ha mantenido que la promesa de su partido se cumplirá en los próximos años. Ahora, según los expertos, no tiene más remedio que cumplir.

"No hay manera de que Nicola Sturgeon pueda escapar", explica el politólogo Sir John Curtice a Euronews.

"[Las elecciones] crearon una mayoría que está abrumadoramente a favor de la independencia y la gente que está a favor de la independencia está mayoritariamente a favor de celebrar un referéndum. Así que no hay manera de que pueda evitar seguir con el tema".

¿Por qué los escoceses están divididos sobre la independencia?

Hay una serie de argumentos a favor y en contra de la independencia de Escocia, y el Brexit no ha hecho más que echar leña al fuego.

Durante años, los partidarios de la independencia han argumentado que la separación de la UE daría a Escocia más poder de decisión. Pero más del 62% de los escoceses han votado en contra de abandonar la Unión Europea.

Ahora, la presión para volver a formar parte de la UE como país independiente se ha convertido en un grito de guerra para el movimiento independentista.

Otros argumentos a favor son que la independencia daría a Escocia más control sobre la economía y el gasto del país, así como sobre los recursos nacionales, concretamente el petróleo. Pero la independencia económica puede ser un arma de doble filo.

"El argumento a favor de la permanencia junto al Reino Unido está siendo muy mal articulado", cuenta el politólogo y profesor de Política Escocesa en la Universidad de Aberdeen Michael Keating.

"Los argumentos son casi exclusivamente económicos, como que Escocia depende del Reino Unido y el Reino Unido proporciona un mercado más amplio para los productos escoceses, y eso es esencialmente todo".

También preocupa cómo podría Escocia mantener su nivel de gasto público sin aumentar los impuestos, e incluso qué moneda utilizaría el país. Los partidarios de la permanencia también señalan los vínculos históricos de Escocia con el resto de Gran Bretaña.

¿Cuándo se celebraría un referéndum?

Sturgeon ha dejado claro que el calendario de cualquier futuro referéndum dependerá en gran medida de cómo se desarrolle la pandemia de coronavirus.

Pero la líder del SNP también ha dicho que el proceso podría comenzar tan pronto como a principios del próximo año si el COVID-19 está bajo control para entonces.

Para seguir adelante con un segundo referéndum, Escocia necesitaría primero la luz verde del gobierno del Reino Unido. Para ello, Escocia tendría que solicitar formalmente una orden de la Sección 30 en virtud de la Ley de Escocia.

La Sección 30, el mismo mecanismo utilizado para poner en marcha el referéndum de independencia escocés de 2014, permite al Gobierno del Reino Unido transferir temporalmente el poder de legislar un referéndum al Parlamento escocés.

Si se rechaza ese recurso, Sturgeon ha dicho que seguirá adelante con la legislación para una votación a pesar de todo y desafiará al Gobierno del Reino Unido para que lo bloquee en los tribunales.

El Gobierno escocés ya presentó un proyecto de ley de referéndum de independencia en marzo y, si la legislación se aprueba en el Parlamento, obligaría a una segunda votación.

Sturgeon ha dicho que no descartaría la posibilidad de que la legislación llegue al Parlamento escocés a principios del próximo año.

Sin embargo, si Escocia siguiera ese camino, el Gobierno británico podría llevar el asunto al Tribunal Supremo, lo que podría bloquear el proyecto de ley.

¿Intervendrá el Gobierno del Reino Unido?

Johnson ya ha dejado clara su postura, tachando de "irresponsable e imprudente" cualquier conversación sobre "destrozar nuestro país" en medio de la pandemia.

Al invitar a Sturgeon a conversar tras su victoria electoral, Johnson dijo que creía que "el pueblo de Escocia está mejor servido cuando trabajamos juntos".

AP Photo
El primer ministro del Reino Unido, Boris JohnsonAP Photo

No ha dicho si el gobierno del Reino Unido acudirá a los tribunales, pero hay otras opciones en caso de que Johnson quiera jugar duro.

La Dra. Kirsty Hughes, directora del Centro Escocés de Relaciones Europeas (SCER), explica a Euronews que el Gobierno podría simplemente cambiar la ley en Westminster para que sea claramente ilegal celebrar el referéndum.

Sin embargo, señala que en recientes entrevistas, el ministro del Gabinete, Michael Gove, ha dejado claro que el Reino Unido es una unión voluntaria, lo que debería significar que Escocia puede marcharse si lo desea.

"Se ve que lo ha dicho porque no quiere los titulares de la prensa escocesa de que se trata de una unión coaccionada, pero si dices que es voluntaria y no permites un referéndum, entonces tienes que asumir la publicidad negativa", explica la experta.

Sturgeon ya ha advertido al Reino Unido de que no bloquee el referéndum en los tribunales, argumentando que sería "completamente indignante" que se interviniera en contra de la voluntad del pueblo escocés.

Curtice asegura que pedir a Escocia que deseche los planes para un segundo referéndum sería "el equivalente a pedir a Boris Johnson que abandone el Brexit. No se puede".

"Lo crucial en este momento para un Gobierno no es lo que piensa la sociedad en su conjunto. Es lo que la gente que te ha votado espera que cumplas", explica.

¿Podrían los escoceses celebrar un referéndum al estilo catalán?

La presión de Escocia por la independencia ha provocado comparaciones con la lucha de Cataluña por la independencia de España.

En octubre de 2017, un referéndum de independencia prohibido fue clausurado por una severa represión de la policía española. Más tarde, Madrid impuso un Gobierno directo en Cataluña.

AP Photo
Manifestantes independentistas marchan mientras participan en una manifestación en Girona, España, el martes 1 de octubre de 2019AP Photo

Desde entonces, ha habido protestas anuales por el frustrado referéndum de independencia, y la disputa representa la mayor crisis política del país en décadas.

Pero incluso si el gobierno británico bloqueara un segundo referéndum en Escocia, el SNP ha dado pocas pistas de que vaya a seguir el camino catalán.

Sturgeon ha mantenido que piensa seguir el proceso legal para el reconocimiento internacional de la independencia escocesa, que requeriría el acuerdo del Reino Unido.

Existe la posibilidad de que, si se cierra en los tribunales, el gobierno escocés pueda celebrar un referéndum "consultivo".

Pero en última instancia, dijo Hughes, si Escocia quiere el reconocimiento internacional como Estado independiente, necesita un acuerdo con Gran Bretaña.

"No creo que vaya a pasar lo mismo [que con Cataluña] con Nicola Sturgeon como primera ministra", dijo. Pero, igualmente, no cree que el Estado británico responda con las mismas tácticas de mano dura que en España si Escocia celebrara un referéndum ilegal.

"No creo que se vea a la policía disolviendo manifestaciones o viendo presos políticos en Escocia", afirma. Keating está de acuerdo. Si Escocia siguiera adelante, el Reino Unido probablemente ignoraría el resultado. Para el gobierno escocés, eso supondría un "callejón sin salida" político, asegura.

¿Qué ocurre si se da luz verde a un referéndum?

Si se da luz verde a un segundo referéndum y se hace efectivo, la Ley de Referendos (Escocia) de 2020 establecería las normas para la votación, según el Instituto para el Gobierno.

La Comisión Electoral tendría un papel estatutario, supervisando el desarrollo de la votación y probando la propia pregunta del referéndum.

El Gobierno escocés ya ha propuesto que utilizará la misma pregunta del referéndum realizada en 2014: "¿Debe Escocia ser un país independiente?", con el "Sí" y el "No" como opciones.

En virtud de la Ley de Elecciones Escocesas (Franquicia y Representación) de 2020, cualquier persona mayor de 16 años que resida legalmente en Escocia, independientemente de su nacionalidad, y que esté inscrita en el censo electoral del obierno local escocés, tendrá derecho a votar. Esto incluye también a los presos que cumplen condenas de menos de 12 meses, según los cambios introducidos por la legislación de 2020.

Si los escoceses votasen "Sí" en un referéndum considerado legítimo por ambas partes, seguirían las negociaciones entre los gobiernos del Reino Unido y Escocia.

Los dos gobiernos tendrían que elaborar los términos del divorcio, incluida la división de los activos y pasivos del Reino Unido y cómo sería la relación entre los dos países.

¿Se repetirá la historia?

El Gobierno del Reino Unido permitió que un referéndum sobre la independencia de Escocia siga adelante en el pasado.

Londres accedió a lo que se calificó como un referéndum "único en una generación" en 2014 después de que el SNP ganara la mayoría en el Parlamento escocés.

En ese referéndum, los escoceses votaron en un 55% contra un 45% a favor de seguir formando parte del Reino Unido.

Sin embargo, desde 2016, después de que Gran Bretaña votara a favor de abandonar la Unión Europea, ha aumentado el apoyo a una segunda oportunidad de abandonar el Reino Unido.

En los últimos años, los sondeos de opinión han mostrado que Escocia está más o menos dividida entre el apoyo a la permanencia en el Reino Unido y la independencia.

En una reciente encuesta previa a las elecciones de Holyrood, los votos a favor de la independencia estaba dividida al 50%.

Sin embargo, sólo el 42% de los encuestados en el sondeo de opinión para Sky News dijo que creía que el referéndum debería celebrarse en los próximos cinco años, frente al 50% que piensa que no debería celebrarse.

Así que, aunque el apoyo a la independencia puede estar dividido, el momento del referéndum también podría ser un factor clave.

Curtice cree que, aunque Sturgeon no tiene más remedio que seguir adelante con el referéndum, es una apuesta para el SNP dados los estrechos márgenes entre unionistas y partidarios de la independencia.

"Está claro que el país está absolutamente dividido por la mitad", dijo.

Hughes cree que lo ideal sería que los partidos independentistas consiguieran un apoyo a la independencia de al menos el 60% antes de celebrar una votación.

Curtice dijo que la pandemia podría dar al SNP el tiempo necesario para hacerlo, razón por la cual Sturgeon se ha empeñado en subrayar que no se puede celebrar un referéndum hasta que se resuelva la crisis del COVID-19.

"¿Por qué los unionistas están tan desesperados por retrasar un referéndum? "Porque saben que corren el riesgo de perder", explica.

AP Photo
Una bandera escocesa y una bandera de la Unión ondean frente a una tienda de recuerdos escoceses en Edimburgo, Escocia, el jueves 13 de febrero de 2014AP Photo

¿Cuál sería el impacto económico?

A pesar de que Sturgeon sigue adelante con los planes para un referéndum, todavía hay muchas incógnitas en torno a cómo podría ser una Escocia independiente.

Ahora que han pasado las elecciones, el SNP tendrá que empezar a dar respuestas sobre el impacto que tendrá para los escoceses la salida del Reino Unido, especialmente en lo que respecta a la economía.

"Es necesario ver al SNP [...] explicar los argumentos económicos a favor de la independencia", cuenta Hughes: "¿Cuál es el argumento general de hacia dónde iría la economía bajo la independencia y cómo lo gestionaría [el partido]?".

Ahora mismo, dijo Hughes, "la falta de sustancia es un problema. Tienen que hacer algo al respecto".

En febrero, un informe de la London School of Economics y de la City University de Hong Kong advertía de que la economía de Escocia podría reducirse en al menos 11.000 millones de libras al año si abandonaba el Reino Unido.

Si se consideran únicamente las repercusiones del aumento de los costes comerciales, los investigadores advirtieron que la separación de la economía del Reino Unido podría afectar a la economía escocesa dos o tres veces más que la decisión de Gran Bretaña de abandonar la UE, basándose únicamente en las repercusiones en el comercio.

En el informe, el Centro de Rendimiento Económico de la LSE advirtió que lo peor del impacto económico de la independencia tardaría décadas en manifestarse.

No obstante, el centro afirmó que tanto el Reino Unido como la UE reducirían la economía de Escocia entre un 6,3% y un 8,7%.

El resto del Reino Unido es actualmente el mayor socio comercial de Escocia, ya que representa el 61% de sus exportaciones y el 67% de sus importaciones, y los investigadores afirmaron que es poco probable que esto cambie tras la independencia.

"Es probable que los cambios en los patrones comerciales escoceses tras la independencia se produzcan gradualmente, a lo largo de una generación o más", subrayaba el texto, que continuaba: "En consecuencia, en las primeras décadas tras la independencia, el resto del Reino Unido seguirá siendo el mayor socio comercial de Escocia".

En una entrevista con Euronews, el profesor David Bell aseguró que cree que es demasiado prematuro pronosticar el efecto que podría tener, porque aún no se conocen las condiciones económicas en las que podría producirse la independencia.

"Hay muchas incógnitas", dijo. "Algunas de ellas son problemáticas, me parece. Pero cuál sería su efecto global es, creo, en este momento, incierto".

Pero Bell coincidió en que, siendo el Reino Unido el mayor socio comercial de Escocia, el país podría enfrentarse a dificultades en el futuro, sobre todo si intentara entrar en la UE.

"Si Escocia acabara entrando en la UE, la frontera entre Escocia e Inglaterra sería también una frontera entre la UE y un tercer país. Y de ser así, habría que realizar controles reglamentarios, aduaneros y todo este tipo de regulaciones".

"Eso podría ser problemático porque podría dificultar el comercio entre Escocia e Inglaterra", dijo.

Otro problema para Escocia, dijo, es que en el gasto público, Escocia gasta más de lo que recauda en impuestos.

"Ciertamente, eso se puede arreglar cambiando las políticas sobre las que de momento Escocia no tiene control, como lo que se gasta en defensa", dijo Bell.

"[Pero] eso aún no sería suficiente para afectar al déficit del gasto público", advirtió, sin embargo. "Entonces, hay una gran cuestión sobre el endeudamiento y si la nueva Escocia independiente podría pedir prestado y en qué condiciones podría hacerlo en el mercado" continuaba el experto.

La tercera cuestión para Escocia es qué moneda utilizaría si los residentes votaran a favor de la independencia.

Recientemente, Sturgeon dijo que el país probablemente seguiría con la libra esterlina durante algún tiempo antes de pasar a su propia moneda nacional.

Si se adhiriera a la UE, Bell dijo que creía que sería un paso necesario. "No creo que la UE esté dispuesta a aceptar que Escocia pase de tener la libra esterlina como moneda directamente a la UE y se comprometa a adoptar el euro", dijo.

"Tendría que tener su propia moneda durante ese periodo intermedio tras dejar el Reino Unido pero antes de entrar en la UE".

AP Photo
Manifestantes anti-Brexit se reúnen frente al parlamento escocés en Edimburgo, el viernes 31 de enero de 2020.AP Photo

¿Cuándo podría Escocia reincorporarse a la UE?

El SNP se ha comprometido a buscar la reincorporación a la UE "lo antes posible".

En su manifiesto, el partido sostiene que "la mejor manera de construir una Escocia más próspera e igualitaria es ser un miembro totalmente independiente de la UE".

"El SNP cree que la pertenencia a la UE ofrece muchos beneficios sociales, económicos y culturales para los individuos, las empresas y las comunidades de toda Escocia", dice.

Aunque el SNP reconoce que "el Brexit cambia indudablemente la forma en que Escocia se relaciona con la UE", afirma que "no cambiará la importancia de la UE para Escocia, ni nuestro compromiso de reincorporarnos a la UE lo antes posible."

"Al reincorporarnos a la UE crearemos empleo y recuperaremos el pleno acceso al mercado único europeo, que es siete veces mayor que el del Reino Unido", afirma el SNP.

Keating dijo que cree que una Escocia independiente podría ingresar en la UE con facilidad, afirmando que "podría ser bastante rápido porque Escocia acaba de salir del mercado único hace sólo unos meses y cumple todos los criterios para la sucesión en la UE".

Tras destacar el largo proceso al que se han enfrentado algunos países candidatos a la UE, como Serbia, que ha tenido dificultades para sacar adelante su solicitud debido a su tensa relación con Kosovo, Keating dijo que el caso de Escocia "no es como el de los países que nunca han estado en la UE y están intentando entrar".

"Tienen que pasar por toda una serie de capítulos de cumplimiento de los criterios. Escocia ya cumple esos criterios, así que podría ser un proceso bastante rápido", dijo.

Por supuesto, Keating reconoció que seguirían existiendo algunos interrogantes, como si Escocia se comprometería a utilizar el euro y cómo negociaría su relación con el Reino Unido.

Y dada la incertidumbre en torno a cuándo podría celebrarse un referéndum, Hughes dijo que incluso si se celebraría una votación en, más o menos, 2023 y los escoceses votaran "sí" a la independencia, la pertenencia a la UE podría estar todavía a algunos años de distancia.

"[Sturgeon] ha hablado de la independencia en 2026. Por el análisis que he hecho, creo que [Escocia] podría volver a la UE en 2030", dijo.

En última instancia, aseguró: "Nada de esto va a ocurrir de la noche a la mañana. Las ruedas no girarán tan rápido como algunos quisieran".

Cada día de la semana, Uncovering Europe le trae una historia europea que va más allá de los titulares. Descargue la aplicación de Euronews para recibir una alerta diaria de esta y otras noticias de última hora. Está disponible en dispositivos Apple y Android.