Última hora
This content is not available in your region

El G20 avanza en su 'Pacto de Roma' hacia un acceso a las vacunas posible en todo el mundo

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
El G20 avanza en su 'Pacto de Roma' hacia un acceso a las vacunas posible en todo el mundo
Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

El esperado acuerdo internacional con el que garantizar la entrega en todo el mundo de vacunas contra la COVID-19 parece estar más cerca de alcanzarse.

Según informaba el ministro de Salud italiano, Roberto Speranza, tras la reunión del G20, el llamado 'Pacto de Roma' sigue dando pasos firmes a su puesta en marcha, para beneficio, sobre todo, de los países más pobres.

"El Pacto de Roma en el que estamos trabajando se compromete a que la vacuna sea un derecho de todos y no un privilegio de unos pocos", informaba Speranza. "Y este es un reto que todos los países comparten. Vamos a seguir trabajando con la esperanza de sacar adelante una declaración compartida".

En Reino Unido está previsto que para finales de septiembre los principales recinto del país soliciten, como sucede en Francia, el siempre controvertido pase sanitario. En ministro de Vacunas, Nadhim Zahawi, recuerda que se trata de una medida con la que se pretende garantizar que la economía británica siga rodando. Aún no hay una postura clara sobre si vacunar o no a los jóvenes de 12 a 15 años.

"Será a finales de septiembre", confirmaba Nadhim Zahawi, "cuando todo el mundo haya tenido la oportunidad de vacunarse por completo para acceder a grandes instalaciones". Zahawi recordaba también que se trata de lugares "en los que podría producirse un importante pico de infecciones y por eso necesitamos utilizar el proceso de certificación. Fijémonos en lo que ha hecho, brillantemente, la Asociación de Fútbol, comprobando las vacunaciones para reabrir los estadios. Eso es lo correcto".

En Ámsterdam, mientras tanto, miles de personas se manifestaron contra unas restricciones por el coronavirus que, más de un año y medio después, han terminado con la paciencia de muchos. La sensación de llevar mucho tiempo con restricciones solo es comparable a la de no saber cuánto tiempo más habrá que seguir cumpliéndolas.