Última hora
This content is not available in your region

Vladímir Putin en cuarentena por "decenas de casos de COVID-19 en su entorno"

Access to the comments Comentarios
Por euronews con AFP
Una de sus últimas reuniones antes de aislarse fue con el presidente sirio Bachar el Assad, el martes
Una de sus últimas reuniones antes de aislarse fue con el presidente sirio Bachar el Assad, el martes   -   Derechos de autor  Mikhail Klimentyev/Sputnik
Tamaño de texto Aa Aa

'Cluster' en el Kremlin. El presidente ruso, Vladimir Putin, reveló el jueves que decenas de personas de su entorno padecían COVID-19, lo que le ha obligado a aislarse, en una cruda muestra de las dificultades del país para frenar la epidemia.

"Tuve que cancelar mi viaje en el último momento", dijo. "He tenido que cancelar mi visita a Dushanbe en el último momento, lo siento mucho", añadió.

Uno de sus últimos encuentros oficiales fue con el presidente sirio Bachar al Assad.

Putin, de 68 años, que está vacunado desde marzo, dijo que tendría que permanecer aislado durante "varios días más" debido al brote en el círculo íntimo del líder del Kremlin sin precedentes desde el comienzo de la epidemia.

El martes había indicado que tenía que aislarse, diciendo que había estado en "contacto muy estrecho" con sólo uno de sus colaboradores, que estaba vacunado pero contagiado.

Vladimir Putin, que lleva casi seis meses inmunizado con la vacuna rusa Sputnik V, dijo entonces que "espera que todo vaya como debe" y que la vacuna "demuestre realmente su alto nivel de protección".

Menos del 30% de los rusos vacunados

La irrupción de la COVID-19 en el círculo íntimo del presidente subraya las dificultades de Moscú para combatir eficazmente la epidemia, entre la lentitud de la vacunación y el respeto muy aleatorio de las normas de distanciamiento y de uso de mascarilla.

Rusia es uno de los países del mundo donde la pandemia ha causado más muertes, un fenómeno que se ha acelerado por la desconfianza entre la población hacia la vacunas nacionales como la Sputnik V.

El país se ha visto especialmente afectado por la variante Delta, que está causando estragos desde junio.

Según la agencia de estadísticas Rosstat, a finales de julio de 2021 habían muerto unos 350.000 rusos a causa de la COVID-19.

Según un recuento realizado por el sitio web Gogov, sólo el 27,5% de los rusos se han vacunado completamente hasta la fecha y desde diciembre de 2020.

Inicialmente, el Kremlin, que dispone de cuatro vacunas nacionales, se había fijado el objetivo de alcanzar el 60% de vacunación en septiembre.

Antes de anunciar su aislamiento, Putin recibió el lunes en Moscú al presidente sirio Bashar al-Assad. También se reunió con numerosos atletas paralímpicos que regresaban de Tokio pero en este caso fue por videoconferencia.

Putin aislado en un fin de semana de elecciones

El señor del Kremlin había reanudado recientemente los actos públicos, protegido hasta entonces por un drástico dispositivo para evitar cualquier contacto con el nuevo coronavirus.

Hasta hace unas semanas, la inmensa mayoría de sus compromisos eran por vídeo y las pocas personas que podían reunirse con él tenían que someterse a un periodo de aislamiento de catorce días.

Desde una estricta contención en abril y mayo de 2020, durante la primera ola de la epidemia, las autoridades rusas se han negado a introducir nuevas medidas restrictivas para preservar una economía frágil.

El aislamiento de Vladimir Putin se produce también en vísperas de las elecciones parlamentarias de este fin de semana, del viernes al domingo, que están programadas en tres días para espaciar el voto y limitar el riesgo de contaminación en los colegios electorales.