This content is not available in your region

Bruselas reabre el escabroso debate sobre la disciplina fiscal

Access to the comments Comentarios
Por Efi Koutsokosta  & Ana Lázaro
euronews_icons_loading
Bruselas reabre el escabroso debate sobre la disciplina fiscal
Derechos de autor  from AFP video

Se avecina tormenta en la Unión Europea.

Bruselas ha reabierto el difícil debate sobre la disciplina fiscal. O dicho de otro modo, sobre los límites de la deuda pública y el déficit en los Estados miembros.

Durante la pandemia las reglas quedaron suspendidas para dar margen a los Estados para gastar y hacer frente a la crisis.

Ahora se abre una consulta para decidir qué hacer con el llamado Pacto de Estabilidad a largo plazo.

"En general, el marco fiscal de la UE ha funcionado bien. Ha ayudado a mantener las finanzas públicas bajo control. Y durante la pandemia se vio que hay margen para la flexibilidad", ha explicado Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea. "Pero si observamos la situación bajo el prisma actual, las debilidades que identificamos hace casi dos años son incluso más relevantes".

El debate amenaza con reavivar el tradicional enfrentamiento entre los países del Norte, reacios a relajar las normas, y los del Sur, entre los que se cuenta España, que reclaman margen para la relanzar sus economías.

Según los expertos, para ciertos países no será fácil respetar las reglas. Por ejemplo, en Italia, la deuda alcanza el 160% del PIB y, en Grecia, el 200%.

"Los países del Sur de Europa tienen altos niveles de deuda. Algunos de ellos podrían estar cerca de una situación de riesgo, especialmente después de que el Banco Central Europeo termine la flexibilización cuantitativa porque los tipos de interés podrían subir", explica Zsolt Darvas, analista económico del Instituto Bruegel. "Hemos hecho algunos cálculos y hemos visto que algunos países del Sur necesitarían hacer un enorme ajuste fiscal del orden del 5-6% del PIB para respetar las reglas. Y eso es algo simplemente inconcebible. Es imposible que esos países puedan hacerlo. Entonces, muchos, muchos países violarán la regla que obliga a reducir la deuda".

Solo Dinamarca, Luxemburgo y Suecia escaparía al ajuste fiscal ya que su deuda es los suficientemente baja.

En este contexto, la Comisión plantea una reducción gradual del endeudamiento para que sea compatible con el crecimiento.

"Casi todos los demás países de la Unión Europea tendrán que hacer un ajuste fiscal. Asi pues, la pregunta principal es la velocidad de ese ajuste", añade Darvas. "Recomiendo y espero que la Comisión Europea haya aprendido la lección de la crisis anterior, la crisis financiera mundial y la crisis del euro: una consolidación fiscal demasiado rápida puede socavar la recuperación".

No se esperan propuestas concretas hasta 2022.