This content is not available in your region

Lava, cenizas y sismos de pesadilla

Access to the comments Comentarios
Por Escarlata Sánchez
euronews_icons_loading
Lava, cenizas y sismos de pesadilla
Derechos de autor  LUISMI ORTIZ/AFP

El volcán Cumbre Vieja permanece en erupción con un nuevo episodio sísmico de magnitud 4,9 tras el derrumbe del cono principal. Mientras los vecinos de La Palma recogen toneladas de cenizas, que con la lluvia aumentan de peso y podrían dañar estructuras y hasta hundir tejados. Limpiar las calles es esencial pues la lava, resistente al agua, puede provocar inundaciones repentinas al atascar el alcantarillado.

Lluvia y cenizas, una farragosa combinación

"Entre la lluvia y las cenizas, esto parece un chocolate", decía un vecino de La Palma.

"Con la lluvia se dificulta la tarea de quitar la ceniza porque se endurece como si fuera cemento", comentaba una agente de la limpieza de la isla de La Palma.

69 millones de euros de ayuda inmediata

El presidente Pedro Sánchez ha prometido agilizar la entrega de 69 millones de euros de ayuda inmediata: "Quiero decirles que no caigan en la desesperanza, que no abandonen la esperanza, que la solidaridad del conjunto del pueblo español está aquí en la isla de La Palma, que el Gobierno de España está aquí en la isla de La Palma y que el Gobierno de España va a estar aquí todos los días que dure esta crisis y todos los días después de que termine de salir la lava", aseguró el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez.

Un volcán con cuatro bocas

El volcán mantiene una actividad incesante en sus cuatro bocas que derraman lava más fluída ensanchando las coladas, que han dañado unas 2.200 edificaciones y arrasado cerca de 900 hectáreas.