This content is not available in your region

Orbán busca alianzas con la ultraderecha francesa de Marine Le Pen

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con AFP
euronews_icons_loading
Orbán busca alianzas con la ultraderecha francesa de Marine Le Pen
Derechos de autor  ATTILA KISBENEDEK/AFP or licensors

El primer ministro de Hungría Viktor Orbán sigue buscando alianzas por Europa con líderes ultranacionalistas como Marine Le Pen. El primer ministro húngaro elogió a la presidenta de la Agrupación Nacional Francesa por haber defendido a Hungría en varias ocasiones en el Parlamento Europeo. Con la visita de Le Pen a Budapest, Orbán quiere lanzar un mensaje de que la derecha necesita renovarse.

Viktor Orbán Primer Ministro húngaro destacaba: "Lo que ocurre ahora en Europa no es una representación de la voluntad de los pueblos de Europa. Las alianzas de partidos que se han formado en los últimos 30 o 40 años han perdido fuerza. Viene una nueva era. Y estoy buscando socios con los que podamos trabajar juntos en esta nueva era. Y aquellos que nos han apoyado, como la señora Le Pen y su partido, son aliados potenciales para nosotros. "

Cuando le preguntaron a Marine Le Pen si estaba de acuerdo con la política de Hungría en cuestiones ideológicas como la ley contra el colectivo LGTBI y la llamada ley de pederastia, la política francesa ha señalado:

"No busco clones, sino aliados. Estoy básicamente comprometida con la soberanía de los pueblos, y no se me ocurriría dar lecciones a otros pueblos, como los húngaros, sobre sus decisiones."

Le Pen también ha extendido su apoyo a Polonia, que mantiene una batalla similar con el bloque. La semana pasada, se reunió con el presidente polaco Mateusz Morawiecki, otro aliado clave de Orbán.

Hace sólo dos años que Viktor Orbán descartó por completo negociar con Marine Le Pen, pero hoy ambos han dejado claro que quieren trabajar juntos y actuar contra el que consideran super-Estado europeo. La prensa francesa que cubrió el evento se sorprendió de ver que Viktor Orbán recibiera a Le Pen con el respeto que normalmente sólo se muestra a los jefes de Estado.