This content is not available in your region

Activistas de todo el mundo acuden a la COP26 que comienza este domingo en Glasgow

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Activistas de todo el mundo acuden a la COP26 que comienza este domingo en Glasgow
Derechos de autor  Alberto Pezzali/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

Es la hora de la verdad para que el mundo demuestre su verdadero compromiso con el cambio climático. Este domingo, un centenar de países acude a la Cumbre del Clima COP26 en Glasgow tras posponerse en 2020 por la pandemia.

El Acuerdo de París contempla que después de 5 años los países suscriptores tendrán que revisar si cumplen con los objetivos de reducción de emisiones de CO2 y avanzan a un futuro más limpio. A la ciudad escocesa han acudido activistas de todo el mundo, entre ellos la sueca Greta Thunberg, escoltada ante la aglomeración de seguidores que se acercaron a recibirla.

Más de 10 000 agentes se desplegarán cada día en la ciudad británica. En ella ya ha circulado una de las primeras manifestaciones de activistas. En sus pancartas reclaman "acciones, no palabras" o "basta de combustibles fósiles". Han estado dirigidos por miembros del grupo de acción directa Extinction Rebellion, que ha paralizado ciudades de todo el mundo con sus tácticas de protesta. Los activistas esperan una gran manifestación para el viernes.

Muchos de ellos consideran que esta cumbre de dos semanas, que comienza este domingo, es la última oportunidad que tiene el mundo para cambiar las tornas en la lucha contra el cambio climático.

Antes de la vigesimosexta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), que preside el Reino Unido, los 197 signatarios o "partes" deben anunciar una nueva Contribución determinada a nivel nacional (NDC, en inglés): su estrategia para frenar el alza de la temperatura global.

Reducción de emisiones a corto plazo

El primer desafío de la COP26, que se celebra hasta el 12 de noviembre, es conseguir que la suma de las NDC sirva para "mantener viva" la aspiración de los 1,5ºC, lo que implicaría que los Estados asumieran "drásticas reducciones antes de 2030", además de la neutralidad de carbono en 2050, indica a Efe Nick Mabey, director del centro de estudios sobre el clima E3G.

Aunque el Reino Unido, la Unión Europea o Estados Unidos, entre otros, han incrementado sustancialmente su ambición para esta década, se espera conocer la posición de grandes economías actualmente muy contaminantes como China, India o Rusia.

"Estamos en el filo de la navaja ", reconoce Mabey, que apunta sin embargo que todavía sería posible sumar reducciones por unas 8 gigatoneladas de CO2 equivalente. "Antes de las cumbres todo se ve muy negativo, pero luego hay presión para estar a la altura", afirma.

No aporta certidumbre el hecho de que importantes dirigentes, como el presidente chino Xi Jinping y el ruso, Vladimir Putin, no vayan a estar en persona en Glasgow -tampoco el papa Francisco-, pero Mabey considera que "la clave son los anuncios que hagan".

El propio primer ministro británico, Boris Johnson, ha reconocido que será "muy difícil" cerrar en Glasgow un pacto radical.

A fin de lograr las reducciones necesarias, el Gobierno británico insta a los países a erradicar el carbón, atajar la deforestación, adoptar vehículos eléctricos y aumentar la inversión en energías renovables.

Así, de la COP26 podrían salir acuerdos en estos puntos y también para reducir las emisiones de metano -procedentes del combustible fósil o la agricultura-, lo que, según la ONU, sería la manera más rápida de aminorar el calentamiento.

Incluso con todos estos compromisos, la meta de 1,5º C es aún lejana, por lo que se espera que de esta cumbre emerja también un plan de futuro para seguir batallando.

Herramientas y financiación para países en desarrollo

El éxito de la COP26, a la que han confirmado su asistencia unos 120 líderes, depende en segundo lugar de que los países desarrollados cumplan y extiendan el compromiso adquirido en 2009 de contribuir un total de 100.000 millones de dólares anuales para ayudar a los Estados en desarrollo a combatir el cambio climático.

Sin esta financiación, los países pobres, a los que cuesta obtener créditos bancarios, no solo no pueden reforzarse ante una situación que en general no crearon, sino que serán reacios a actuar para reducir sus emisiones.

En la misma línea, el tercer reto de la COP26 es hallar un consenso para compensar a los países que más sufren los efectos del clima -que se mantendrán aunque se reduzcan las emisiones-, a fin de que protejan los hábitats naturales, sin los cuales el mundo está en peligro.

Este apartado, conocido como "pérdidas y daños", "requerirá financiación", de modo que los afectados puedan restaurar ecosistemas, construir sistemas de alerta y fortalecer su infraestructura para evitar la pérdida de viviendas, fuentes de subsistencia o vidas, apunta Anna Aberg, experta del Real Instituto de Asuntos Internacionales.

El cuarto objetivo de la COP26 es finalizar el marco normativo para aplicar plenamente el Acuerdo de París, en particular en referencia al polémico artículo 6 sobre mercados internacionales de carbono, por el que países o empresas que hayan emitido más de la cuenta pueden pagar a otros para que reduzcan una cantidad de gases equivalente