This content is not available in your region

Francia apuesta por la tercera dosis y Reino Unido impone la vacunación a los sanitarios

Access to the comments Comentarios
Por Evelyn Laverick  & Blanca Castro  con Agencia EFE
euronews_icons_loading
Una foto de la UCI del hospital regional de Kharkiv, Ucrania, el 15 de octubre de 2021.
Una foto de la UCI del hospital regional de Kharkiv, Ucrania, el 15 de octubre de 2021.   -   Derechos de autor  AP / Evgeniy Maloletka vía UNICEF

Emmanuel Macron ha vuelto a dirigirse a los franceses para recordar que la pandemia no ha terminado. El presidente informó que la incidencia semanal de la covid-19 en Francia aumentó un 40 %, Por lo que ha decidido que la tercera dosis será obligatoria para las personas mayores de 65 años, y amplía su administración para los mayores de 50. El operativo de refuerzo comenzará en diciembre.

"Las personas menores de 65 años también ven cómo la protección de la vacuna disminuye con el tiempo. Además, mientras les hablo, más de 80 personas que están en cuidados intensivos tienen más de 50 años. Por eso, a partir de principios de diciembre se lanzará una campaña para nuestros compatriotas de 50 a 64 años", dijo el mandatario y detalló que estas personas necesitarán la tercera dosis a partir del 15 de diciembre para renovar el pase sanitario, un código QR generado con una pauta completa de vacunación necesario para entrar en lugares públicos.

Aunque felicitó a sus compatriotas por su sumarse a la campaña de vacunación (75 % con la pauta completa) y al pase sanitario, hizo un llamamiento para que los 6 millones de franceses que aún no se han inmunizado lo hagan.

Macron acogió también con preocupación "la relajación" de los ciudadanos en la lucha contra la pandemia.

"El respeto de los gestos de distanciamiento será observado con celo. Todos nos hemos relajado, es normal, pero hay que retomar los hábitos", indicó.

Reino Unido impone la vacunación obligatoria a los trabajadores sanitarios

Europa se surmege en una quinta ola de contagios debido al invierno, que contribuye a que el virus circule más en zonas cerradas.

En ese contexto, Reino Unido ha decidido que todos los trabajadores sanitarios deberán vacunarse obligatoriamente a partir del 1 de abril, de lo contrario correrán el riesgo de perder su trabajo. La decisión ha sido acogida con cierta preocupación en el sector.

"Nos preocupa mucho que la adopción de este criterio obligatorio pueda desmoralizar a los trabajadores sanitarios, podría obligarlo a abandonar el servicio de salud en un momento en que estamos muy necesitados de personal", explica Stuart Tuckwood, enfermero y responsable del sindicato nacional de enfermería Unison.

El rechazo a la vacunación dispara los contagios en Ucrania y Letonia

Mientras tanto, Ucrania ha batido otro récord de muertes diarias por coronavirus -más de 800- en medio de un pico de contagios alimentado por la reticencia de la población a recibir las vacunas.

Aunque hay cuatro vacunas disponibles en el país -Pfizer-BioNTech, Moderna AstraZeneca y Sinovac-, solo el 18 % de la población se ha vacunado.

Por su parte, Letonia, país donde también persiste el rechazo a las vacunas, espera que la vuelta del confinamiento del mes pasado genere mejores resultados en la tasa de infecciones.