This content is not available in your region

Un bebé y un niño de cuatro años, en cuidados intensivos por COVID-19 en Austria

Access to the comments Comentarios
Por euronews  con ORF, Der Standard
Tests para niños en Austria. Archivo.
Tests para niños en Austria. Archivo.   -   Derechos de autor  JOE KLAMAR/AFP or licensors

En Austria los hospitales están al borde del colapso, no sólo debido a los numerosos adultos enfermos graves de COVID-19, también por varios casos de niños que están siendo tratados en unidades de cuidados intensivos por coronavirus o enfermedades relacionadas como el Síndrome Inflamatorio Multisistémico o SIM.

Der Sandard informa de un niño de 15 meses de la Alta Austria que tuvo que ser internado en cuidados intensivos a causa de la COVID-19.

Christian Dopler, jefe de anestesia de la Salzkammergut-Klinikum Vöcklabruck, explica que el niño tuvo "una grave insuficiencia pulmonar" como consecuencia de la combinación de Corona y con el Virus Respiratorio Sincital.

El VRS es común en los bebés y niños pequeños y causa infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores.

En Salzburgo, una niña de cuatro años también enfermó gravemente de SIM. El Síndrome Inflamatorio Multisistémico (en inglés PIMS por "Pediatric Inflammatory Multisystem Syndrome"), es un síndrome inflamatorio post-viral en el que el sistema inmunológico reacciona de forma exagerada.

Los primeros síntomas del SIM suelen ser fiebre, dolor abdominal, vómitos y diarrea.

Un niño de cinco años también tuvo que ser tratado en la unidad de cuidados intensivos pediátricos de Salzburgo, según informó la ORF.

Cuantas más personas en total estén infectadas por el coronavirus, mayor será el riesgo de que los niños enfermen gravemente de COVID-19. Esto ya ocurrió en la primera oleada del coronavirus.

El jefe de anestesia de Vöcklabruck dice: "Soy consciente de que los niños pequeños aún no pueden ser vacunados. Pero si tenemos una tasa de vacunación del 90%, podemos protegerlos. El riesgo de que los bebés no vacunados enfermen gravemente de corona es entonces incomparablemente menor".

Europa se acerca peligrosamente a una quinta ola del coronavirus, o ya ha entrado en ella, pero la incidencia en Austria es alarmante. También en Holanda.

La Agencia de Salud y Seguridad Alimentaria austriaca sitúa ahora la incidencia de 7 días en 971,0 (a 17 de noviembre).

Salzburgo es la más afectada, con una incidencia de 1.595,1, seguida de la Alta Austria, con 1.455,9. La menor incidencia de 7 días se da en Viena, con 499,2, y en Burgenland, con 621,3.

La provincia de Viena es la única región de Europa en la que se está vacunando a los niños a partir de 5 años contra la COVID-19. Las inscripciones se llenaron en pocas horas el lunes.

El número de infecciones entre niños y adolescentes en Austria ha aumentado de forma espectacular, pero las enfermedades graves siguen siendo muy poco frecuentes. Según la Agencia Austriaca de Salud y Seguridad Alimentaria la incidencia de 7 días entre los niños de 5 a 14 años es la más alta de todos los grupos de edad, con algo menos de 2.300.

En estos países más afectados el número de fallecimientos progresa, pero a un ritmo mucho menor.

En cambio en la tasa de fallecimientos por número de casos otros países como Alemania y sobre todo España salen peor parados.