This content is not available in your region

La cultura automovilística de Catar: cómo los vehículos de motor han moldeado un país

Por Miranda Atty y Scheherazade Gaffoor
euronews_icons_loading
La cultura automovilística de Catar: cómo los vehículos de motor han moldeado un país
Derechos de autor  euronews

Empezamos este episodio de _Q_atar 365, dedicado al poder de los coches, en el Qatar Racing Club, organizador de los campeonatos nacionales de drag and drift.

Estas carreras son un deporte serio: los coches pueden alcanzar velocidades de más de 500 kilómetros por hora y cruzar la línea de meta en segundos.

Y ahora mismo, los pilotos se están preparando para las Finales Nacionales de Street Drag.

Estas carreras, que enfrentan a dos coches y sus pilotos, son uno de los deportes de motor más emocionantes del mundo. Y son enormes en Catar.

Los mecánicos trabajan duro para preparar cada coche de alto rendimiento para la carrera. Los comisarios se encargan de que las condiciones de la pista sean seguras.

"Es más emocionante que cualquier otra carrera"
Mustapha Atat
piloto de Al Anabi Performance

"Las drag racing requieren mucha experiencia. Se trata sobre todo de la seguridad y la preparación de la pista. Es más emocionante que cualquier otra carrera", explica Mustapha Atat, piloto de Al Anabi Performance.

Miranda Atty también ha querido experimentar algo de esa emoción:

_"¡Vaya, ha sido un subidón de adrenalina! Y aunque para mí ha sido un viaje increíble, para los pilotos como el señor Atat, se trata de mucho más. Bien, ¿vamos a dar otra vuelta?". _

Los conductores tienen mucho en qué pensar: construir tracción, trucos de suspensión y lograr un comienzo lo suficientemente rápido como para poder cruzar la línea de meta en primer lugar. Pero más allá de las habilidades técnicas, parece que los mejores corredores de drag necesitan algo más, señala Mustapha Atat:

"En las carreras de drag racing se trata de que lo tengas o no. Se trata de sentir. No puedes traer a alguien y enseñarle si no tiene el sentimiento para eso".

Para los Atat, las drag racing son una historia de familia.

"Empecé cuando tenía 16 años, cuando presentaron el equipo junior de drag racing en el Qatar Racing Club. Y mis hermanas y yo fuimos las primeras mujeres en empezar aquí en las carreras de Catar. Fue muy emocionante", cuenta Sabrina Atat, operadora de la torre de control del Qatar Racing Club.

Pero el club no solo organiza competiciones de drag. Abdullah Al Mothaseb dirige el equipo Brothers para Drift. Ha estado haciendo derrapes desde 2016 y compite regularmente en el Qatar Racing Club y en toda la región.

Los pilotos son juzgados por su capacidad para mantener la línea, el ángulo del coche, la delicadeza de conducción y la velocidad.

"Cuando estás al volante, tus sensaciones deben ser del 100% con cada parte del coche. Tienes que sentirlo con los neumáticos, con el motor, con el volante, con la palanca de cambio de marchas", afirma Abdullah Al Mothaseb, equipo Brothers de Drift.

Abdullah también es dueño de una tienda de coches, donde repara los vehículos antes y después de las competiciones.

Dice que las condiciones climáticas de Catar hacen que el mantenimiento sea vital:

"Tenemos algunos problemas con el sobrecalentamiento del coche. Este es uno de los puntos más importantes en el que debemos centrarnos cuando conducimos en la pista".

Y tanto para los pilotos como para los espectadores, las carreras drag and drift ofrecen un viaje emocionante como ningún otro.

Catar da la bielvenida a la Fórmula 1

La Fórmula 1 anunció un contrato de diez años y varias carreras para que Catar albergue regularmente las competiciones a partir de 2023.

El Circuito Internacional de Losail ha celebrado los campeonatos de motociclismo de MotoGP desde 2004, pero ¿cómo se ha adaptado para tener coches de carreras en la pista?

Para averiguarlo, he hablado con Amro Al-Hamad, director ejecutivo de la Federación de Motor y Motocicletas de Catar, parte del equipo inicial que negoció el acuerdo:

"Los cambios en el circuito en sí o en el diseño no se han modificado, solo mejoramos algunas de las características de seguridad para cumplir con los estándares de la Federación Internacional de Automóviles".

Miranda Atty: Y hay mucho más que la propia carrera. ¿Qué más se ofrece a los aficionados?

Amro Al-Hamad: "Hemos tenido zonas de fans, espectáculos aéreos. Muchos fuegos artificiales… Y ha sido más una experiencia que un simple evento deportivo para que la gente asistiera".

Miranda Atty: ¿En su opinión, qué es lo que distingue a la Fórmula 1 y la convierte en uno de los deportes más emocionantes del mundo?

Amro Al-Hamad: "Yo lo llamaría una celebración más que un deporte. Hay muchos aspectos involucrados. Y diría que algunas series que han salido últimamente, como la de Netflix 'Drive to Survive', le han dado un sentido más humano, sentimientos humanos, a los espectadores sobre lo que pasa tras la línea de meta. En el pasado, la gente solo veía las carreras en la pista y se relacionaban solo con los pilotos que conducían coches. Así que diría que los deportes de motor o la Fórmula 1 ahora se celebran más que un simple deporte".

Miranda Atty: Espera inspirar a la próxima generación con una academia de karting en Catar. Háblenos de ello.

Amro Al-Hamad: "Incluso antes de conseguir el acuerdo con la Fórmula 1 para albergar la carrera en Catar, investigamos las bases del automovilismo. Y la manera de traer al próximo Nasser Al Attiyah bajo los focos. Hemos iniciado una nueva rama que es la Academia de Karting, y estamos reuniendo a muchos aficionados a una edad más temprana para entrenarlos o trazar el camino para que se conviertan en pilotos de carreras profesionales en el futuro".

'Rápidos y furiosos' al estilo de Catar

Desde Ferraris hasta McLarens, ver superdeportivos exclusivos en las calles de Doha se ha convertido en algo habitual. Pero, ¿qué impulsa la pasión detrás del coleccionismo de coches de lujo? Scheherazade Gaffoor nos lo cuenta.

Un club de élite que se reúne en eventos especiales como éste, con los modelos más rápidos del mercado.

Hablamos con un amante del Lamborghini, Mohammed Al Kubaisi, fundador de Elite Supercars, para saber más.

Scheherazade Gaffoor: Mohammed, dígame, ¿qué hay debajo de esta cubierta?

Mohammed Al Kubaisi: "Es un Lamborghini Countach ’89".

Scheherazade Gaffoor: ¡Guau!

Mohammed Al Kubaisi: "Uno de los coches más raros de Doha".

"Cuando era pequeño, adoraba los coches. Me gustaban los Lamborghinis, Ferraris, así que tengo una pasión, un buen pasatiempo. Quería hacer un club en Doha, y comencé Elite Supercars en 2014", cuenta.

Mohammed es solo uno de los muchos amantes de los coches en un país cuyo pasatiempo es coleccionar superdeportivos raros y exóticos. Ahora, vamos a conocer a otros coleccionistas.

Sheikh Saif Bin Nasser Al-Thani está al volante de un Ferrari SF90 Stradale 2022. Quedó cautivado por sus avances tecnológicos, un modelo híbrido aerodinámico propulsado por un motor V-8 biturbo y tres motores eléctricos.

"Mi primer superdeportivo fue un BMW M5. Siento que conduzco un coche potente, me encanta escuchar el sonido del motor... __Estábamos pensando en ir a Europa, América, Asia, viajar por el mundo… dar la vuelta al mundo", dice.

Y pronto, más de estos impresionantes coches deportivos llegarán a los circuitos.

"Somos el minorista oficial de McLaren en Doha. Estamos en el mercado de Catar. Estamos avanzando mucho. Y no es solo para los compradores o propietarios de coches. Es mucho más. Hay muchos elementos de diseño, mucha ingeniería interesante, y siempre es bueno compartirlo con todo el mundo. Personas mayores, jóvenes, niños", explica assim Al Emadi, director ejecutivo de McLaren Doha.

Y no solo para los propietarios... Está claro que estos veloces superdeportivos también alegran a sus ávidos admiradores, que sueñan con tener uno algún día.

Un viaje en el tiempo sobre cuatro ruedas

Los automóviles siempre han sido una parte importante de la cultura de Catar. Desde el amor por los clásicos estadounidenses de los 60 y los 70 hasta un giro cada vez mayor hacia la reducción de emisiones y el conocimiento de las normas de seguridad, la evolución de la industria del motor aquí dice mucho. Y hay algunos lugares que ofrecen un verdadero viaje hacia los recuerdos y una visión de los coches y del propio Catar.

El museo del Sheij Faisal bin Qassim Al Thani tiene más de 600 coches. Desde algunos de los primeros vehículos motorizados, como un Benz Ideal de 1900, hasta algunos de los más caros de su época. Caminar por el museo es la mejor lección de historia.

"Los coches simbolizan el ingenio humano de las personas que fabrican el coche, para hacer qué, para acortar distancias entre lugares, entre personas y, lo más importante, para crear puentes entre civilizaciones", declara Claudio Cravero, director del museo.

Hay un Chrysler que fue personalizado con características especiales de seguridad para conducir al cuarto gobernante de Catar. Y un Dodge Power Wagon, que fue un vehículo de caza común en la década de 1940.

Y están los coches que brindan información sobre un pasado mucho más reciente.

"Lo que se destaca aquí es que el automóvil se convirtió en el símbolo de la resiliencia en Catar. Sabemos que Catar se vio afectado por el bloqueo en 2017 y el museo decidió dejar que el público firmara este coche", dice Claudio Cravero, director del museo.

Y estos clásicos inspiran a muchos otros coleccionistas, como Essa Nasser Al Kaabi, que construyó este museo en la granja centenaria de su familia.

"Mi difunto padre me compró este coche en 1991, cuando era joven. Lo vendí hace años y luego lo volví a comprar cuando lo encontré. No me había dado cuenta de lo raro que era tener un Range Rover impecable y funcional", cuenta.

"A lo largo de los años, los fabricantes de automóviles desarrollaron sus medidas de seguridad: cinturones, airbags... pero muchos de los vehículos aquí ni siquiera tienen cinturones de seguridad. Lo interesante es que, independientemente de eso, cuanto más antiguo es el coche, más caro se vuelven", asegura.

"Incluso como extranjero en este país, puedes ver que su historia significa mucho para ellos y mirar estos coches siempre trae un poco de historia", señala Bernice Thornhill, voluntaria del museo.

Como puente de un siglo, hay vehículos antiguos en estos museos, así como modelos personalizados únicos. Y cada automóvil tiene algo que decirnos, desde las evoluciones tecnológicas y el cuidado de la seguridad hasta el diseño.

Hemos aprendido mucho sobre la escena del motor en Catar. Desde la dedicación y el duro trabajo que se necesita para convertirse en un campeón de drag and drift hasta la pasión detrás de mantener viva la cultura del automóvil para las nuevas generaciones.

Si tiene alguna pregunta, puede hacerla con nuestro #Qatar365. Para más información: www.euronews.com