This content is not available in your region

Perú | La crisis crónica del Gobierno de Castillo provoca su tercera remodelación en seis meses

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
El presidente peruano, Pedro Castillo, toma juramento al nuevo primer ministro, Héctor Valer
El presidente peruano, Pedro Castillo, toma juramento al nuevo primer ministro, Héctor Valer   -   Derechos de autor  AP Photo

Perú no levanta cabeza. El país sigue inmerso en una profunda crisis política. El presidente Pedro Castillo se ha visto forzado a llevar a cabo la tercera remodelación de su Gobierno en poco más de seis meses, tras la dimisión del ministro del Interior y, después, de la primera ministra, Mirtha Vásquez, en medio de sonoras disensiones internas.

El nuevo jefe de Gobierno es el congresista Héctor Valer. Cambian nueve ministros del Gobierno, entre ellos, una de sus figuras más destacadas, el titular de Economía Pedro Francke, que ha sido sustituido por Óscar Graham.

Carlos Jaico denuncia la existencia de un "gabinete en la sombra" en su carta de renuncia

Muestra del ambiente tóxico dentro del Gobierno, ha sido la carta de renuncia del secretario de la presidencia, Carlos Jaico, publicada en Twitter, en la que denuncia "la ausencia de un sistema organizado de trabajo" en el Gobierno y la nociva influencia en sus decisiones de lo que denomina como un "gabinete en la sombra".

Twitter
Carta de renuncia del Secretario de Presidencia, Carlos Jaico, en la que denuncia la existencia de un "gabinete en la sombra"Twitter

La oposición plantea someter a Pedro Castillo a un juicio político

Así las cosas, la oposición de derechas se plantea someter al presidente Castillo a un juicio político para intentar destituirlo. La tercera vicepresidenta del Congreso, Patricia Chirinos, del partido Avanza Perú, informó que presentará una acusación constitucional contra el mandatario por "sus permanentes infracciones constituciones", su "incapacidad flagrante" y la corrupción de su Gobierno.

Incluso el Partido Morado, de centro-liberal, que hasta hace poco era cercano al Gobierno, busca modificar la Carta Magna para ampliar las causales por las que un gobernante puede ser acusado durante su mandato. Ya en noviembre pasado se planteó una moción contra Pedro Castillo, que finalmente no prosperó.