This content is not available in your region

Ucrania | Anelise Borges en la línea del frente de un conflicto de 8 años entre rebeldes y Ejército

Access to the comments Comentarios
Por Anelise Borges  & Euronews
euronews_icons_loading
Anelise Borges, Avdiivka, Ucrania
Anelise Borges, Avdiivka, Ucrania   -   Derechos de autor  EURONEWS

Nuestra enviada a Ucrania, Anelise Borges, reportó desde la ciudad de Avdiivka el testimonio de una de las víctimas del conflicto ucraniano.

Estamos a las afueras de la ciudad de Avdiivka y a menos de un kilómetro de una de las múltiples líneas de frente en lo que ya es un conflicto de 8 años entre el Ejército ucraniano y los separatistas que han estado controlando una bolsa de territorio ahora llamada República Popular de Donetsk.

En esta zona se puede ver el daño que ha causado el conflicto. Por allí se ven algunos restos de esta guerra... como un vehículo quemado y también otras piezas de equipo militar... hay un edificio destruido a mi derecha y eso es lo que ocurre en todos los lugares por los que se pasa por aquí. Justo delante de mí hay un puesto de control militar, un puesto que no podemos mostrar, el soldado que está posicionado allí nos ha pedido que no revelemos su ubicación - es información clasificada.

Esta es una zona muy diferente de la capital, Kiev. Aquí se puede percibir realmente lo tensa que es la situación y que ha sido durante casi una década. La gente de esta región dice que sigue muy de cerca los últimos acontecimientos, que sigue a los líderes europeos, lo que dice el presidente de Estados Unidos y, por supuesto, lo que dice el presidente ruso... saben, por ejemplo, que la ministra de Asuntos Exteriores alemana va a venir a esta zona para ver por sí misma cómo está la situación.

Pero tienen la sensación de que el mundo entero está pasando por alto que, aunque por supuesto temen la posibilidad de una incursión rusa, que la guerra en Ucrania ya comenzó hace casi una década.

"Nadie quiere que esta agresión militar continúe"

Para Galina Dzjucik, el conflicto entre los separatistas apoyados por Rusia y el ejército ucraniano ha sido personalmente devastador.

Su hijo, Viktor Dzjucik, de 34 años, fue visto por última vez en en 2017, un puesto de control en territorio controlado por los rebeldes.

Galina descubrió después que había sido detenido y acusado de espionaje y terrorismo. Y condenado a 16 años de prisión. Desde entonces no ha recibido llamadas de su hijo, y sigue sin saber nada de él.

La existencia de prisiones secretas en la zona es uno de los aspectos menos conocidos del conflicto, pero las autoridades han incluido el intercambio de detenidos en un conjunto de acuerdos destinados a poner fin a la guerra.

"Hemos tenido tres intercambios (de prisioneros) desde 2017, pero no ha sido confirmado en las listas. Dan papeles con sus firmas sus sellos confirmando que está allí, pero después de tres intercambios... ya ves... no está en casa", se lamentó Galina.

"He preguntado a todas las organizaciones aquí en Ucrania, incluyendo la oficina del Presidente y de Denisova, nuestro defensor del pueblo, los servicios secretos, etc. E incluso obtuve respuestas de ellos... aquí están los papeles..."

Galina dice que el actual aumento de las tensiones entre Rusia y Ucrania es obviamente una mala noticia para todos aquí.

Pero es particularmente doloroso para algunas familias como la suya, que temen que el aspecto militar de la crisis eclipse su situación

"Ya no necesitamos esta guerra. Sin embargo, he vivido mucho y hemos sufrido como nadie. Creo que nadie quiere que esta agresión militar continúe".

P: ¿Cree que repercutirá en el caso de su hijo?

"Creo que sólo retrasará la resolución de su situación"