This content is not available in your region

Así es, seis meses después, la vida de los afganos que tuvieron que huir a Europa

Access to the comments Comentarios
Por Hannah McCarthy
Recién llegados a Europa: Reza Omid (izq.), Zahra Haidari (c) y Atefa Hesary (der.) huyeron de Afganistán tras la toma del poder por los talibanes el 15 de agosto de 2021
Recién llegados a Europa: Reza Omid (izq.), Zahra Haidari (c) y Atefa Hesary (der.) huyeron de Afganistán tras la toma del poder por los talibanes el 15 de agosto de 2021   -   Derechos de autor  Euronews

Seis meses después de la toma de Afganistán por los talibanes, Euronews ha contactado con cuatro afganos que huyeron e hicieron de Europa su nuevo hogar.

Atefa, Reza, Zahra y Farid forman parte de las decenas de miles de personas que tuvieron que escapar del país después del 15 de agosto de 2021.

Ahora intentan adaptarse a la vida en algún rincón de Europa, mientras se preocupan por los que dejaron atrás en Afganistán.

Algunos de los que escaparon temen represalias contra sus familias por su colaboración con los gobiernos occidentales. Además, se está produciendo una crisis humanitaria cada vez más grave, con afganos que pasan hambre en medio de un invierno implacable.

El regreso de los talibanes hizo que miles de millones de dólares de ayuda internacional salieran del país, empujando a un país ya pobre y devastado por la guerra a un problema mayor.

Credit: Hannah McCarthy
Atefa HesaryCredit: Hannah McCarthy

Atefa Hesary, Francia

Atefa Hesary trabajó como artista para el Instituto Francés de Kabul hasta la toma del poder por los talibanes. Con la ayuda del Gobierno francés, fue evacuada 10 días después en un avión militar Abu Dhabi.

Ahora vive en Montreuil -en los suburbios de París- donde forma parte de un colectivo de artistas en el exilio. "Continúo mis ejercicios de teatro", explica Hesary a Euronews. "Los teatros de Francia me están ayudando".

"Los franceses son amables y adoran las artes", dijo. Pero como único miembro de su familia que vive en Francia, la vida, dice, no es fácil. "Echo de menos todo de Afganistán, mi familia, mis amigos, los recuerdos, las calles y todo lo que hay en todas partes", lamenta.

"Mi cuerpo está aquí, pero mi mente y mi corazón siguen en Afganistán" dice Hesary que mantiene que "es difícil dejar tu país, tu patria, tu familia y todo y venir a un nuevo país con un nuevo idioma y una nueva cultura".

"Mi cuerpo está aquí, pero mi mente y mi corazón siguen en Afganistán
Atefa Hesary

La experiencia de los solicitantes de asilo afganos en Francia ha variado considerablemente según cómo llegasen al país. A los afganos que fueron trasladados por aire desde Kabul se les ha acelerado su solicitud, mientras que muchos de los que han llegado a Europa por tierra -un viaje largo y peligroso- han acabado sin hogar, viviendo en campamentos improvisados.

"El empeoramiento de la situación humanitaria en Afganistán coincide con las crecientes amenazas al derecho de asilo en Europa, incluso para los ciudadanos afganos que necesitan protección", explicaba a The New Humanitarian Olivia Sundberg Diez, asesora de política y promoción del Comité Internacional de Rescate.

Credit: Hannah McCarthy
Reza OmidCredit: Hannah McCarthy

Reza Omid, Alemania

En Afganistán, Reza Omid trabajaba como responsable de seguimiento y evaluación para una ONG alemana. Este joven de 29 años pertenece a la comunidad minoritaria Hazara, oprimida bajo el anterior régimen talibán.

Cuando los talibanes tomaron el poder, su ONG les consiguió asilo en Alemania, pero no tuvieron la oportunidad de ser evacuados en avión antes de la retirada de Estados Unidos.

En su lugar, Omid y su esposa tuvieron que pagar a un contrabandista para que les ayudara a llegar a Pakistán por tierra. Mientras pasaba de contrabando por los múltiples puestos de control talibanes en la ruta hacia Pakistán, llevaba un burka para que no les pararan en los controles."Era muy peligroso", aseguraba a Euronews.

Pasaron un mes en Pakistán mientras esperaban que la embajada alemana les expidiera los visados. El 14 de octubre volaron de Islamabad a Alemania. Omid vive en el Estado alemán de Badan-Württermberg."Lo más importante es que me siento seguro", dice. "He recibido mucho respeto, apoyo y valor de amigos y personas alemanas en diferentes aspectos de mi nueva vida".

"He recibido mucho respeto, apoyo y valor de amigos y personas alemanas en diferentes aspectos de mi nueva vida
Reza Omid

Sin embargo, aún le preocupa la vida en su país: su hermano es un destacado activista de los derechos civiles y sigue en Afganistán. "Mi objetivo es abogar e intentar salvar a mi hermano, que está en grave peligro", dijo.

Alrededor de 20.000 afganos siguen esperando ser evacuados de Afganistán a Alemania, según la Oficina Federal de Migración y Refugiados. Muchos de ellos trabajaban para las fuerzas o agencias alemanas y ahora están en peligro bajo el nuevo régimen talibán.

"El nuevo ministro de Asuntos Exteriores tiene la obligación de ofrecer una ayuda clara y rápida", afirma Gökay Akbulut, diputado del partido de la izquierda (Die Linke).

Credit: Hannah McCarthy
Zahra HaidariCredit: Hannah McCarthy

Zahra Haidari, Irlanda

Zahra Haidari fue jueza en Kabul, donde llevó casos relacionados con la seguridad pública y la corrupción. Su tribunal fue responsable de encarcelar a varios miembros de los talibanes y del Estado Islámico.

Cuando los talibanes arrasaron el país, Haidari, que estaba embarazada, y su marido se escondieron en la provincia de Balkh, en el norte de Afganistán.

La pareja fue evacuada a Grecia con el apoyo de la Asociación Internacional de Abogados. En Grecia, las autoridades irlandesas expidieron visados para la pareja, que llegó a Irlanda a principios de diciembre.

A su llegada, recibieron asistencia de la Cruz Roja, así como del Colegio de Abogados de Irlanda y del Colegio de Abogados. Estos grupos representan a los profesionales del derecho en Irlanda y ofrecieron asistencia a un grupo de diez juezas afganas.

Haidari y su marido pasaron dos semanas en un hotel de Waterford antes de que les proporcionaran alojamiento en Dublín, donde ella dio a luz al primer hijo de la pareja en diciembre. Dice que lo más importante es que están en "un lugar seguro y tranquilo" y añade que "los irlandeses son muy amables y simpáticos".

Le gustaría seguir trabajando por la justicia en Irlanda, ya sea como "jueza o abogada o tal vez en derechos humanos y derecho internacional". Pero el resto de su familia sigue en Kabul y está muy preocupada por el riesgo que supone su trabajo como juez.

Rory O'Neill, del Consejo Irlandés para los Refugiados, habló con Euronews sobre los retos a los que se enfrentan los afganos recién llegados. "La vivienda y el acceso a la vida independiente son los principales problemas a los que se enfrentan los afganos recién llegados", dijo.

"Las demás barreras habituales, como el idioma, las aptitudes para el empleo y el acceso al mercado laboral, no deberían ser tan difíciles, ya que la mayoría tenía un empleo seguro de alto nivel, antes de los cambios".

Credit: Hannah McCarthy
Farid Ahmad RahmaniCredit: Hannah McCarthy

Farid Ahmad Rahmani, Reino Unido

Farid Ahmad Rahmani trabajaba como intérprete en la embajada británica cuando los talibanes tomaron Kabul el pasado agosto. Junto con su mujer y sus seis hijos, pasó 19 horas esperando en Camp Baron, una base militar utilizada por las fuerzas de la coalición cerca del aeropuerto de Kabul.

"La gente salía en estampida", explica a Euronews. "Todo el mundo quería entrar en el campamento. Fue realmente horrible". La familia fue trasladada en un helicóptero Blackhawk al aeropuerto de Kabul, donde esperaron y finalmente embarcaron en un vuelo militar del Reino Unido a Dubai. A continuación volaron a Birmingham y desde allí fueron trasladados a Manchester para pasar una cuarentena de dos semanas.

"Todo el mundo quería entrar en el campamento. Fue realmente horrible
Farid Ahmad Rahmani

Desde entonces, su familia se aloja en un hotel de Watford, a las afueras de Londres, a la espera de un alojamiento permanente. Sus hijos han comenzado en las escuelas locales: "estaban entusiasmados en su primer día".

"Los ingleses me parecieron muy generosos", dice Rahmani. "Cuando salimos de Afganistán no podíamos llevar nada y desde que llegamos nos han ayudado con todo lo que necesitamos".

Echa de menos a su familia, que sigue en Afganistán, incluidas su madre y su hermana, y donde la repentina retirada de la financiación occidental ha provocado un hambre masiva. "Yo era el único que les ayudaba con sus gastos", dice Rahmani.

Cada día de la semana, Uncovering Europe le trae una historia europea que va más allá de los titulares. Descargue la aplicación de Euronews para recibir una alerta diaria de esta y otras noticias de última hora. Está disponible en dispositivos Apple y Android.