This content is not available in your region

Talibanes y Occidente negocian en Oslo sobre la crisis humanitaria en Afganistán

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued  con EFE
euronews_icons_loading
Talibanes y Occidente negocian en Oslo sobre la crisis humanitaria en Afganistán
Derechos de autor  AFP

La crisis humanitaria en Afganistán es objeto de neociación este domingo en Noruega entre representantes de alto nivel afganos y de varios países.

Hablarán de ayuda humanitaria, política, educación y cuestiones económicas mientras la pobreza agrava la supervivencia de miles de personas en pleno invierno. Una situación que no ha dejado de deteriorarse desde la llegada de los talibanes al poder y la consiguiente detención drástica de la ayuda humanitaria internacional.

El hambre amenaza ahora a 23 millones de afganos, el 55% de la población, según Naciones Unidas, que afirma que necesita 5.000 millones de dólares de los países donantes este año para hacerle frente.

Una delegación talibán llegó a Oslo el sábado para las primeras conversaciones oficiales que el Gobierno afgano realiza con Occidente en suelo europeo desde su toma de Afganistán.

La reunión ha sido criticada por algunos manifestantes que se han reunido frente a las oficinas del Ministerio de Asuntos Exteriores en Oslo para expresar su rechazo, dicen, como voz de los afganos que no pueden alzar su voz.

Durante su estancia de tres días en Oslo, los islamistas se reunirán con representantes estadounidenses para discutir sobre los activos congelados, el fin de la lista negra y las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Para los fundamentalistas, este encuentro es "muy importante" para intentar conseguir el apoyo de la comunidad internacional en asuntos relacionados con "ayuda humanitaria, cuestiones económicas, relaciones bilaterales", señala el portavoz oficial del Gobierno talibán, Bilal Karimi. 

La visita a Oslo por parte de los talibanes se produce en un momento clave para el Gobierno talibán, después de que el pasado miércoles en una conferencia económica a la que también asistió la enviada de Naciones Unidas para Afganistán, Deborah Lyons, culpasen a la comunidad internacional de la actual crisis económica y humanitaria que vive Afganistán por la suspensión de fondos para la reconstrucción del país.