This content is not available in your region

Japón desarrolla una novedosa y eficiente espuma contra incendios a base de jabón

Por Damon Embling  & Euronews
euronews_icons_loading
Japón desarrolla una novedosa y eficiente espuma contra incendios a base de jabón
Derechos de autor  euronews

"Cada año, graves incendios forestales destruyen hogares y consumen vastas extensiones de entornos naturales. La prevención es clave, al igual que minimizar su impacto. Vamos a ver cómo una espuma antiincendios ecológica, fabricada en Japón a base de jabón, podría cambiar el panorama mundial", explica el periodista de Euronews, Jeremy Wilks. Euronews ofrece la oportunidad de descrubrirlo en el reportaje realizado por Damon Embling y por sus equipos, en Japón e Indonesia, para el programa Global Japan.

Los incendios forestales asolan muchas partes del mundo. Y, con las predicciones de un clima más cálido y seco, podríamos ver cómo aumentan en número, en el futuro.

El año pasado, la ciudad japonesa de Kitakyushu sufrió 10 incendios forestales. Fue en ella, donde el servicio de bomberos ideó una espuma contra incendios. Originalmente, se concibió para reducir la cantidad de agua necesaria para apagar las llamas en edificios, tras el devastador terremoto de Kobe de 1995.

"En aquel terremoto se produjeron muchos incendios. En ese momento, las bocas de incendio y las cisternas contra incendios fueron destruidas por el terremoto y no pudimos almacenar agua", declara Sakamoto Masaaki, director de la Oficina de Gestión de Incendios y Desastres de la ciudad de Kitakyushu.

En colaboración con una universidad de la ciudad y una empresa de jabones, los bomberos han perfeccionado la espuma. Se crea mezclando en el agua, una solución hecha con jabón de origen natural. No contiene productos químicos, es biodegradable y su función es la de interrumpir la formación de gotas de agua.

"Cuando el agente extintor se mezcla, la gota de agua no puede formarse y se vuelve pegajosa. De esta manera, se absorbe bien en las aberturas de los tejidos o de la madera", afirma Sakamoto Masaaki, director de la Oficina de Gestión de Incendios y Desastres de la ciudad de Kitakyushu.

El éxito de la espuma, elaborada en una fábrica de jabón, centra la atención de los investigadores en cómo podría utilizarse en los incendios forestales.

Entretanto, una investigación de la Universidad de Kitakyushu muestra que es hasta 266 veces menos dañina que otras versiones sintéticas.

"Hay datos que demuestran que el consumo de agua puede reducirse a menos de una decimoséptima parte. Y, en cuanto al rendimiento medioambiental, es mucho menos tóxica para los peces y otras formas de vida acuática, que los agentes extintores sintéticos. Además, como los microorganismos del entorno la descomponen totalmente, no quedan residuos en el medio ambiente", señala el doctor Kawahara Takayoshi, director del Departamento de Investigación y Desarrollo de Shabondama Soap Company Limited.

"En todo el mundo se organizan conferencias académicas internacionales sobre los incendios forestales. Participamos en ellas con profesores universitarios y personal del Departamento de Bomberos de la ciudad de Kitakyushu. Algunas personas se interesaron por nuestro agente extintor ecológico", explica Morita Hayato, presidente de la empresa de jabones Shabondama Soap Company Limited.

La espuma ha llegado hasta aquí, a la isla de Borneo. Hogar de densos bosques y vías fluviales, los incendios en las turberas son un problema particular en esta zona.

Investigadores universitarios indonesios han probado la espuma en una serie de experimentos. Incluido, un incendio de prueba. Diez meses después, comprobaron que la vegetación había vuelto a crecer.

Damon Embling
Grabación del reportaje para Global Japan, en la isla de Borneo.Damon Embling

"Por mis experiencias anteriores, apagar el fuego solamente con agua es muy difícil. Pero usando esta espuma, en poco tiempo, obtenemos muy buenos resultados", declara Kitso Kusin, coordinador de campo del Laboratorio de Turberas CIMTROP de la Universidad de Palangka Raya.

Cuando la turba se incendia, las brasas pueden seguir ardiendo bajo tierra durante mucho tiempo, liberando gases nocivos. La espuma japonesa, a base de jabón, penetra en el suelo y las apaga. Una cualidad que resultó de un valor incalculable aquí, en 2019, durante un incendio forestal.

"Después de apagar el fuego, al día siguiente, volvió a avivarse. Por suerte, en ese momento, contábamos con una reserva de espuma de jabón Shabondama, que había quedado de las pruebas de campo anteriores y que utilizamos para apagar las llamas. Aunque no nos quedaba mucha espuma, consideramos que los resultados fueron muy eficaces para lograr apagar los incendios restantes", añade Kitso Kusin, coordinador de campo del Laboratorio de Turberas CIMTROP de la Universidad Palangka Raya.

De vuelta a Japón, la ciudad de Kitakyushu, que destaca por su mentalidad ecológica, planea probar la espuma en la ciudad tailandesa de Chiang Mai. Así, se aprovechan las colaboraciones entre la universidad y la industria, y se contribuye a reducir las emisiones mundiales de CO₂.

"Esperamos que, con el uso de este extintor de espuma, podamos controlar un poco las emisiones de CO₂ y contribuir, en gran medida, a las acciones que se llevan a cabo en la lucha contra el cambio climático", concluye Arita Yuichi, director de la Oficina de Medio Ambiente de la ciudad de Kitakyushu.